Guía para no bloquearte ante un accidente doméstico de tus hijos

Primeros auxilios en bebés y niños. Qué es la RCP; cómo se hace y qué tenés que saber en casos graves.

PRIMEROS AUXILIOS. La capacitación en los clubes y escuelas, una herramienta clave. ARCHIVO LA GACETA PRIMEROS AUXILIOS. La capacitación en los clubes y escuelas, una herramienta clave. ARCHIVO LA GACETA

Su hija de cinco años está jugando en una plaza. De repente, un banco de columpio, con otro niño encima, la golpea en la nariz. Entonces todo se vuelve confuso: llantos, sangre y corridas. Si cree que lo mejor que puede hacer en ese momento es ponerle algodón y recostarla, quizás le convenga conocer sobre primeros auxilios. Las guías al respecto recomiendan siempre que no se incline la cabeza hacia atrás porque eso puede provocar que la sangre baje por la parte posterior de la garganta. Pero este ejemplo introductorio se oye amable. Con los chicos, el abanico de accidentes es amplio e incluye ahogamientos en piletas; cortes; atragantamientos; caídas de altura; etcétera. Por ello, saber qué hacer y saber reanimación cardiopulmonar puede servirle para cambiar el destino de una tragedia.

"La Reanimación Cardiopulmonar Básica (RCP) es el conjunto de maniobras que permiten identificar si un niño está en una situación de paro cardiorrespiratorio. Y a través de las mismas realizar las funciones del corazón y del pulmón, sin ningún equipamiento específico hasta que el sistema de emergencia acuda al lugar", explica la pediatra Gabriela Salomón.

Estas maniobras consisten en una combinación de compresiones torácicas y de respiración artificial, que permiten proveer de oxígeno y mantener la sangre en circulación para lograr reestablecer el ritmo cardíaco, prosigue la médica. "En concreto, se deben realizar 30 compresiones (100 por minutos, con profundidad de uno o dos centímetros) y dos ventilaciones", enseña.

- ¿Es necesario saber hacer una reanimación cardiopulmonar?

- Sí. La PCR puede salvar una vida. Además, saber qué hacer durante un ahogamiento, un accidente de tránsito, una asfixia, una quemadura o una intoxicación, por ejemplo, reduce la ansiedad e incrementa la sensación de control por parte de los adultos.

- ¿Por qué es importante iniciar de inmediato las maniobras?

- Cuanto más tiempo transcurra sin que la sangre que contiene oxígeno sea bombeada al cerebro, mayor es la probabilidad de que el niño muera o sufra un daño cerebral (a los cinco minutos ya empieza a ocurrir). Por ello también es importante continuar hasta que vuelva el latido del corazón y la respiración o hasta que llegue la ayuda médica.

- ¿Quién debe hacerla?

- La importancia de la RCP radica en que cualquier persona que conozca la técnica puede realizarla en cualquier sitio. De hecho, el bajo porcentaje de supervivencia durante un paro cardiorrespiratorio extrahospitalario se debe a que la gente ignora cómo practicar una reanimación.

- ¿Ante qué síntomas hay que actuar?

- Los síntomas a los que tenemos que estar alerta son cuando el niño no reacciona o no responde y cuando no respira.

- ¿Qué se debe hacer en los casos de atragantamiento?

- La maniobra de Heimlich se usa para desobstruir a alguien que se sofoca con un cuerpo extraño en la vía aérea. En los chicos chiquitos es muy frecuente porque se meten todo el tiempo cosas en la boca. Consiste en acostar al bebé boca abajo sobre una pierna y golpearle el tórax. Si se trata de niños mayores de un año, se deben dar golpes en la espalda o tomarlo del abdomen por detrás, con los brazos cruzados.

- ¿En qué tenemos que pensar o cómo debemos enfocarnos para no bloquearnos ante un accidente doméstico?

- Muchas personas quedan paralizadas ante estas situaciones y otras se precipitan. Los accidentes son una de las principales causas de muerte de niños. Por eso su abordaje y tratamiento requieren inmediatez. Para no bloquearnos, es crucial saber qué hacer.

- ¿Cómo proceder ante una herida abundante de sangre?

- En el caso de hemorragias, lo primero que se hace es comprimir por arriba de la herida (el hecho sangrante) con lo que tengamos a nuestro alcance, como una soga o una tela. El miembro afectado, si es un brazo o una pierna, debe levantarse. Después de eso, debemos acudir de inmediato a un centro de emergencias pediátrico; es decir, que cuente con cirujanos pediátricos, como el Hospital de Niños; el Hospital Avellaneda; la Clínica Mayo; el Sanatorio 9 de Julio y el San Lucas.

- ¿Cómo tenemos que actuar ante las convulsiones febriles?

- Las convulsiones febriles no tienen una temperatura que las predisponga: pueden ocurrir con 37° o 40°. Los padres tienen mucho miedo cuando ocurren y hacen un montón de cosas que no corresponden, como meter al niño en la bañera con hielo, colocarlo boca abajo o darle un antitérmico por boca cuando se encuentra inconsciente. Lo que deben hacer, en cambio, es fijarse la hora de comienzo y observar las características hasta que llegue el sistema de emergencia. En promedio, las convulsiones duran unos dos o tres minutos.

Finalmente, además de conocer las metodologías, en los talleres que dicta periódicamente Salomón enfatiza que el primer eslabón de la cadena de supervivencia es la prevención. Por informes, se puede acudir al Centro Médico 9 de Julio de Yerba Buena.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios