Persiste la crisis de abastecimiento, pero los ingenios muelen

Los cañeros chicos y medianos siguen sufriendo la faltante de gasoil; en el sur las estaciones venden hasta no más de 100 litros

INGENIO ÑUÑORCO. Es la única fábrica del sur de la provincia que no muele por problemas técnicos. INGENIO ÑUÑORCO. Es la única fábrica del sur de la provincia que no muele por problemas técnicos. LA GACETA / FOTO DE OSVALDO RIPOLL

La escasez de gasoil continúa siendo una pesada dificultad para numerosos cañeros chicos y medianos que les resulta complicado adquirir el combustible. Las estaciones de servicios venden hasta no más de 100 litros, privilegiando el abastecimiento a clientes. Y, además, el precio supera los $ 200.

De todos modos, los ingenios azucareros muelen con normalidad, según se informó. La mayoría se asegura el abastecimiento de la materia prima suministrando gasoil propio a los productores. Los que padecen el inconveniente son los cientos de cañeros chicos que dependen de los surtidores para cosechar.

Ausencia de federalismo

El Ñuñorco era el único ingenio que permanecía sin moler por problemas técnicos. Pero este fin de semana volvió a poner en marcha su producción. El titular de la Unión Cañeros Independiente de Tucumán (UCIT), Sergio Fara, advirtió que lo que sucede con el gasoil evidencia la notable ausencia de federalismo que padecen las provincias del interior.

“Es increíble que en Buenos Aires al combustible se lo adquiera a $ 120 y aquí hasta por encima de los $ 200. Y hay una empresa estatal que está de por medio y que debería contribuir a contrarrestar esa asimetría. Pero eso no sucede”, planteó el dirigente. “Si el problema que se está dando con el combustible no es peor, es merced a las gestiones que viene realizando ante la Nación el gobernador, Osvaldo Jaldo”, aseguró.

Fara insistió que en estos momentos la economía de los cañeros, que viene castigada por los bajos precios del azúcar, se profundizó con el incremento del gasoil y de los insumos. “Antes una bolsa de azúcar estaba igual que una de abono. Ahora una de esta última se consigue con tres de azúcar”, apuntó. Observó que de cara a la próxima zafra la situación del sector se exhibe preocupante ante el pesado costo de producción. “La cuestión es que muchos productores venimos castigados por la caída en los niveles de producción a causa de la sequía. Y ahora estamos ante una carrera contra el tiempo ante los pronósticos de heladas. Eso va a impactar también en los registros productivos”, señaló.

Así las cosas, observó que el repunte que se dará en la cotización del azúcar, va a ir de la mano con la merma de la producción. “La cuestión es asegurar el consumo interno y el resto para el bioetanol. Por eso es importante que en estos momentos los ingenios muelan normalmente ante el acecho de las heladas. Estamos ante una carrera contra el tiempo”, remarcó.

En ese sentido Fara coincidió con el panorama trazado por Otto Gramajo, titular del Centro de Agricultores Cañeros de Tucumán (CACTU), en recientes declaraciones a LA GACETA. Este dirigente estimó que las heladas podrían elevar las pérdidas que arrastra la actividad por la seca a más del 30% de las plantaciones.

Comentarios