Jóvenes con enfermedades propias de mayores

Aumentan las consultas por males cardiovasculares, diabetes y cáncer en menores de 45 años. La mala alimentación es una de las principales causas por la que estas patologías están quemando etapas.

Vivimos a mil. Estamos estresados. Pasamos demasiado tiempo sentados, frente a las pantallas. Les restamos horas al sueño. Y no somos tan amigos de la comida casera y saludable. Esta rutina ha impactado tanto en nuestra salud que hoy patologías que eran propias de la tercera edad avanzan entre personas más jóvenes.

Los médicos consultados no dudan: muchas de las enfermedades no transmisibles se están adelantando entre menores de 45 años como consecuencia de una nutrición inadecuada y del sedentarismo, entre otros factores. La Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer (IARC) advierte desde hace años sobre la alimentación y su incidencia en el cáncer. Las otras patologías que también están aumentando su incidencia entre los más jóvenes son la diabetes, la obesidad, la hipertensión, los infartos y los accidentes cerebrovasculares (ACV), propias de personas de más edad.

Hasta no hace mucho tiempo, no eran pocos los menores de 50 años que se consideraban inmunes a esas enfermedades. Pero lo cierto es que hoy a los profesionales de la salud ya no les sorprende diagnosticar, por ejemplo, males cardiovasculares a esa edad.

¿Qué es lo que está ocurriendo? Los problemas comienzan en la infancia y se hacen fuerte en la adolescencia. La obesidad es la consecuencia más inmediata y evidente de una mala alimentación, que se suma a otros hábitos de vida perjudiciales, como la inactividad física. La prevalencia es alarmante en nuestro país. Según la última Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (Ennys) realizada en 2019, el 13,6% de niños y niñas argentinas de 0 a 5 años tienen problemas de sobrepeso u obesidad. A partir de los 17 años, la prevalencia es del 41%. Y los médicos calculan que esas cifras aumentaron como consecuencia de la pandemia y los confinamientos.

Infarto, hipertensión y ACV

El cardiólogo Luis Aguinaga, presidente de la Federación Argentina de Cardiología, explica que el infarto es cada vez más frecuente en menores de 45 años. “Esto es porque aumentaron los factores de riesgo cardiovasculares, que ya arrancan desde la niñez como consecuencia de los malos hábitos alimentarios y el sedentarismo. Las placas de colesterol que afectan las arterias comienzan a aparecer desde temprano y eso va dejando una marca; luego esto empeora en la adolescencia y se van sumando otros factores de riesgo, como el tabaquismo y el estrés”, explica el profesional.

“Todo eso hace que haya más infartos, más ACV y más hipertensión”, apunta. El problema de esta última patología, que conocemos como “presión alta”, es que suele pasar desapercibida y, como no se trata durante mucho tiempo, en la mayoría de los casos va provocando daños en los órganos.

Si no se trata, puede provocar enfermedades cardíacas en el futuro y es la principal causa de ACV. Es por eso que, según los experto, incluso los jóvenes deben estar atentos a los síntomas. Los trastornos del sueño, los dolores de cabeza y los mareos son algunos de los indicios que apuntan a que se puede estar padeciendo esta patología.

La prevención es muy importante. La primera recomendación es disminuir el consumo de sal y también el de productos procesados. Se estima que dos tercios de lo que ingerimos de sodio proviene de los productos procesados o envasados, y no de la sal que agregamos a las comidas.

Diabetes

Otra enfermedad que está aumentando su incidencia es la diabetes, de acuerdo a la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo. La patología afecta al 12,8% de la población adulta y registró un aumento significativo respecto del 9,8% de 2013. Además, dos de cada 10 personas presenta alto riesgo de desarrollar diabetes mellitus tipo 2, que es la que aparece mayormente asociada al sobrepeso y la obesidad. Los médicos recomiendan hacerse un análisis de sangre común para detectar a tiempo la enfermedad. Y, de nuevo, recalcan la importancia de mejorar la alimentación y la actividad física para prevenir esta dolencia.

El cáncer

¿Qué pasa con el cáncer? ¿Es cierto que aumenta la incidencia de esta enfermedad entre personas jóvenes?

Un reciente informe de la Mayo Clinic señala que en todo el mundo se incrementan las tasas de cáncer colorrectal entre las personas menores de 50 años. El doctor Jeremy Jones, oncólogo de esta institución en Jacksonville (Florida), describe los factores de riesgo que deben evitarse y las señales de advertencia que hay que tomar con seriedad a toda edad. Beber mucho alcohol, consumir una alimentación alta en grasas y baja en fibras o no hacer ejercicio son conductas que pueden favorecer la aparición de la patología, señala.

“Tomar medidas para evitar el cáncer colorrectal no significa dejar completamente de comer carne, cuando es algo que uno disfruta. Es muy importante moderarse para prevenir un cáncer de colon”, apunta. Y agrega que existen también otros factores de riesgo que están más allá del control de una persona, puesto que hay enfermedades heredadas que pueden llevar a que los miembros de una familia tengan cáncer colorrectal en la juventud, asegura Jones.

¿Qué rol ocupa la genética y cuál el estilo de vida en la incidencia de los tipos de cáncer más frecuentes en nuestra provincia? El doctor Juan José Zarbá, jefe del Servicio de Oncología del hospital Néstor Kirchner, sostiene que si bien es cierto que el cáncer de colon está aumentando su incidencia en el mundo, la mayoría de los casos se ven en personas de más de 50 años. Las causas de esto son, según el profesional, la mayor expectativa de vida, la mala alimentación (principalmente el aumento de la obesidad y el sobrepeso en la población) y el consumo de alcohol. Estos factores también se asocian a otros tipos de tumores, aclara.

En Tucumán, el cáncer de mama es el más frecuente en las mujeres. Le sigue el de cervix y en tercer lugar el de colon. En los hombres, el más habitual es el de próstata, le siguen el de pulmón y el de colon-recto.

Según el Ministerio de Salud de la Nación, el cáncer de mama hereditario representa sólo alrededor del 5-10% de todos los casos de este tipo de cáncer. “Hemos visto en Tucumán una mayor incidencia de cáncer de mama en jóvenes, pero no se sabe por qué. Es necesario estudiar más a fondo”, señala Zarbá. En el caso del cáncer de colon, advierte que cuando hay pacientes de menos de 50 años tienen más peso los genes que los factores ambientales o externos. Igualmente para prevenir todo tipo de tumores, el profesional recomienda en primer lugar hacer una dieta saludable y ejercicios, y reducir el consumo de alcohol. Luego, es esencial el diagnóstico precoz (hacer los controles de rutina) porque si se detecta a tiempo la enfermedad hoy hay mejores tratamientos que aumentan las posibilidades de sobrevida.

Tamaño texto
Comentarios