El trabajo en las inferiores de “Decanos” y “Santos”

20 Junio 2022

Las divisiones inferiores en Atlético y San Martín, los dos clubes más importantes de la provincia, siempre fueron un tema sensible. Cómo son encaradas, cuánta importancia verdadera se le da y cuáles son los resultados al proyecto que aborda cada equipo.

A esta altura, con uno de ellos en Primera hace siete años y el otro que no baja de Segunda hace incluso más tiempo, parece ser obligatorio un debate futbolístico sobre cómo se están haciendo las cosas en 25 de Mayo y Chile y Ciudadela.

El primer análisis es el de las formaciones de sus equipos de Primera, al menos en el último fin de semana. En el 0-0 ante Chacarita, San Martín tuvo apenas tres jugadores de inferiores en la convocatoria, los tres en el banco. Ante Huracán, Atlético tuvo sólo dos, pero uno de ellos fue titular.

Ambos planteles tienen en Primera a varios jugadores de inferiores, pero no siempre los utilizan. El discurso de muchos de los hinchas suele variar al respecto: cuando los refuerzos foráneos no funcionan, prefieren jugadores del club antes que aquellos. Cuando el clima se enrarece y las cosas no van bien, piden “cuidar” a los más chicos y dejar que los más experimentados “se hagan cargo”.

Atlético quizás tenga una ventaja respecto de su eterno rival dado que en 2024 se cumplirán 10 años desde que el “Decano” decidió poner a competir a sus divisiones inferiores al más alto nivel. Se trata de los Torneos de Inferiores de AFA de los que cada fin de semana participan los equipos del “Decano” de Novena (13-14 años) a Cuarta (17-18). Los entrenadores de esas divisiones siempre avisan que los resultados en ese tipo de competencias no reflejan fielmente el camino que transitan. Atlético se consagró en una Copa Competencia en Novena apenas comenzó su incursión. De esa categoría surgieron jugadores como Tomás Cuello y Ramiro Ruiz Rodríguez. El primero fue vendido en más de dos millones de dólares al fútbol brasileño y el segundo es el más “asentado” en Primera. Parte de una cosecha sembrada con ese proyecto. El propio Cuello ratificó esa figura con una importante donación al club en las últimas semanas: desde Brasil mandó una heladera con freezer, una TV de 60 pulgadas, colchas, platos, cubiertos y calefactores, entre otras cosas.

La aparición de Ignacio Maestro Puch como centro delantero “decano”, sus convocatorias a la Selección Nacional y sus primeros minutos fuertes en Primera ilusionan.

San Martín todavía no tiene su equipo en esos torneos, pero también apuesta a sus valores más jóvenes. El debut de Mauro Verón hace un par de fechas ante Defensores de Belgrano representa un momento importante. Es que en Ciudadela dicen que se trata de la promesa más importante en los últimos años.

El valor del “Santo” y sus inferiores en estos tiempos parece ser la coherencia y el proyecto futbolístico unificado: “La idea es que todas nuestras categorías jueguen con el mismo estilo de Primera”, prometió Rubén Moiselló, presidente. “Tener una Identidad es el presente y también el futuro”, escribió el entrenador Pablo De Muner en su cuenta de Twitter, adjuntando un gol del equipo de la Liga con muchos toques y a ras del piso, un estilo muy similar al de su equipo en la Primera Nacional.

Cada uno a su manera, pero intentando sacar provecho de sus recursos naturales. El debate, lejos de terminar aquí, debe seguir a fondo y terminar de advertir si en materia de inferiores se está haciendo todo o todavía falta.

Comentarios