Elecciones universitarias: el Consejo Superior, nuevo escenario de disputa

El jueves se definirán los representantes de los docentes, de los graduados y de los alumnos para este órgano de Gobierno de la UNT

SESIÓN CLAVE. En su última reunión, el Consejo Superior saliente completó la integración de la Junta Electoral. LA GACETA / FOTO DE DIEGO ÁRAOZ SESIÓN CLAVE. En su última reunión, el Consejo Superior saliente completó la integración de la Junta Electoral. LA GACETA / FOTO DE DIEGO ÁRAOZ

La elección del Rector es el momento más importante del proceso de renovación total de autoridades de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT). Se trata de la carrera más importante, dentro de un programa que incluye otras. Pero, al igual que en una jornada hípica, no es la última.

El jueves, los consejeros directivos por los docentes, por los graduados y por los estudiantes de cada una de las 13 Facultades se reunirán en sendos colegios electorales para votar por sus representantes para el Consejo Superior -el miércoles, los no docentes habían elegido a Graciela Navarro para esta función-.

El Consejo Superior es uno de los órganos de gobierno de la UNT. Se trata de un cuerpo legisferante presidido por el Rector, quien no forma quorum y solo vota en caso de empate. Está integrado por los Decanos de las 13 unidades académicas -en su ausencia deben ser remplazados por los Vicedecanos-, por nueve docentes -tres titulares, tres asociados o adjuntos y tres jefes de trabajos prácticos (JTP) o auxiliares-, por seis estudiantes -tres por la mayoría, dos por la primera minoría y uno por la segunda minoría-, por dos egresados y por un no docente -cuenta con voz y con voto únicamente en asuntos administrativos y en otros que le competan al estamento-.

En los hechos, es el ámbito en el cual la oposición puede intentar, de alguna manera, contrapesar las medidas con las que no esté de acuerdo, de las que busque implementar el Ejecutivo. Las elecciones de los consejeros superiores se realizarán durante la mañana del jueves. Debido a eso, no queda mucho margen antes de comenzar a militarlas.

El sector que resultó vencedor de la elección de Rector -el espacio que impulsaba la candidatura de la fórmula integrada por Sergio Pagani y por Mercedes Leal- rápido deberá espabilarse de la resaca del triunfo para comenzar a trabajar en los nombres que sentarán alrededor de la mesa ubicada en el centro de la sala Juan B. Terán, donde los segundos y cuartos martes de cada mes sesiona el cuerpo. Lo mismo deberán hacer los miembros del espacio Reencuentro Universitario, que impulsaba las candidaturas de José Luis Jiménez y de Hugo Fernández, como Rector y como Vicerrector, respectivamente.

Debido a cómo finalizó la elección del jueves, 87 a 69, en favor de la dupla Pagani-Leal, cabe señalar que ambos sectores lograrán una representación importante. La mayoría, sin dudas, recaerá en manos del oficialismo rectoral. Pero el espacio de “Pío” podrá contar con un número importante de escaños.

Los consejeros superiores de cada estamento se eligen mediante elecciones de las cuales solo participan, reunidos en un colegio electoral, los consejeros directivos de ese estamento -a excepción del no docente, que es elegido mediante elección directa de la cual participan todos los agentes-. Por lo general, las tres votaciones se realizan en dependencias del Rectorado o de edificios cercanos. Los alumnos deben confeccionar listas; no así los docentes y los graduados, que pueden votar a cualquier par.

Los 78 docentes se dividen en tres colegios electorales -26, de los titulares; 26, de los asociados y adjuntos, y 26 de los JTP y auxiliares-; los 39 estudiantes, directamente en un solo grupo, al igual que los 13 graduados.

Incógnita

Más allá de los integrantes del futuro Consejo Superior, otra incógnita sobrevuela la casona de Ayacucho 491: los nombres del gabinete rectoral. En algunos casos se darán cambios obligados; por ejemplo, María Inés Gómez dejó de ser secretaria de Posgrado para asumir como Decana de la Facultad Bioquímica. Pero cabe esperar, también, que el flamante Rector ponga hombres de su estricta confianza; al menos en áreas consideradas clave. Por otro lado, los integrantes del actual gabinete trabajaron para la elección de Pagani y cuesta pensar que eso no pese a la hora del armado del futuro equipo.

Sea como fuere, esa lista está guardada en una caja bajo siete llaves. Por el momento, todavía restan pasos administrativos para que se formalice la llegada de Pagani el Rectorado. La asunción, por caso, se dará el lunes 30 del mes en curso. Y un día después, él será el encargado de poner en funciones a los consejeros superiores que resulten electos. Ese día quedará oficialmente cerrado el proceso electoral de renovación total de autoridades de la UNT.

Comentarios