Moscú responderá si la OTAN sigue acercándose a sus fronteras

Finlandia planea su ingreso a la OTAN y Putin señala que sería un error.

Vladimir Putin, presidente de Rusia. Vladimir Putin, presidente de Rusia.
14 Mayo 2022

“Será necesario responder... Siempre tomando las medidas de precaución adecuadas que aseguren la viabilidad de la disuasión”, fue la amenaza lanzada por Alexander Grushko, viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia. La alerta gira en torno al plan de Finlandia de solicitar el ingreso en la OTAN -anunciado el jueves- y la expectativa de que Suecia lo siga. Esto provocaría la expansión de la alianza militar occidental que el presidente ruso Vladimir Putin pretendía impedir.

La respuesta de Moscú a la posible expansión de la OTAN dependerá, según la declaración del Kremlin, de qué tan cerca la alianza mueva los activos militares hacia Rusia y qué infraestrucura implemente. Sin embargo, Grushko agregó que Moscú no tiene intenciones hostiles hacia Finlandia y Suecia y no ve razones reales para que esos dos países se unan a la alianza de la OTAN.

Asimismo, el presidente ruso le advirtió a su homólogo finlandés, Sauli Niinisto, que abandonar la neutralidad y unirse a la alianza militar sería un error que podría dañar las relaciones entre ambos países. “Putin subrayó que el fin de la política tradicional de la neutralidad militar sería un error, ya que no hay ninguna amenaza para la seguridad de Finlandia”, informó el Kremlin sobre la conversación telefónica entre ambos líderes.

Moscú describió la llamada como un franco intercambio de puntos de vista, mientras que Niinisto dijo: “la conversación fue directa y se llevó a cabo sin agravantes. Se consideró importante evitar las tensiones”.

Además, el líder finlandés le remarcó a Putin cuánto han alterado el entorno de seguridad de Finlandia las demandas rusas de fines de 2021 para evitar que los países se unieran a la OTAN y la invasión masiva a Ucrania en febrero de 2022.

El conflicto hoy

El alcalde de Jarkov, la segunda ciudad más importante de Ucrania, indicó a BBC que las fuerzas invasoras rusas se fueron del área, aunque alertó a la población que todavía no es seguro regresar. El Kremlin no confirmó este retroceso sino que, por el contrario, el Ministerio de Defensa ruso informó que suministraron 50 toneladas de ayuda humanitaria a los residentes de la región de Jarkov.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, subrayó la noche del viernes que más de 1.000 localidades de la región fueron desocupadas. Las autoridades ucranianas creen que el Kremlin redirigirá las tropas hacia el sureste, a la ciudad de Izium, ubicada a dos horas de Jarkov. Aseguran que esta ciudad se convirtió en un centro de operaciones crucial para Rusia.

Comentarios