Un soldado ruso de 21 años, a juicio por crímenes de guerra

Ucrania comenzó el proceso contra un comandante de la región de Moscú, acusado de dispararle en cabeza a un civil. Se esperan decenas de miles de acusaciones más

ANTE LA JUSTICIA. Vadim Shishimarin, sospechoso de haber violado las leyes de la guerra,se presentó en Kiev. ANTE LA JUSTICIA. Vadim Shishimarin, sospechoso de haber violado las leyes de la guerra,se presentó en Kiev. REUTERS
13 Mayo 2022

KIEV, Ucrania.- Un tribunal ucraniano inició el proceso de juzgamiento de crímenes de guerra cometidos por militares rusos, con una audiencia preliminar en la que se presentó a un soldado ruso, acusado del asesinato de un civil de 62 años.

Decenas de periodistas abarrotaron la sala de la capital ucraniana, Kiev, donde el acusado compareció en un cubículo de cristal. El juicio atrajo la atención internacional por las repetidas acusaciones de atrocidades cometidas por parte de las tropas rusas. El caso, además, tiene una enorme importancia simbólica para Ucrania. El gobierno de Kiev acusa a Rusia de asesinatos, torturas y violaciones a civiles durante la invasión que comenzó el 24 de febrero, y sostiene que ha identificado más de 10.000 posibles crímenes de guerra.

Rusia niega haber atacado a civiles o haber participado en crímenes de guerra y dice que Kiev inventa escenarios para desprestigiar a sus fuerzas. El Kremlin dijo a los periodistas ayer que no tenía información sobre un juicio por crímenes de guerra.

El acusado dijo al tribunal que era Vadim Shishimarin, de 21 años, nacido en la región rusa de Irkutsk, y confirmó que era un militar ruso en una breve audiencia preliminar.

El tribunal volverá a reunirse el 18 de mayo. En una fecha posterior, el acusado comunicará si niega o no la acusación, dijo su abogado Viktor Ovsyannikov.

Con la cabeza afeitada y aspecto asustado, Shishimarin llevaba una remera con capucha azul y gris y fue conducido a la sala por la policía. Si es declarado culpable, se enfrenta a una pena de cadena perpetua por el asesinato cometido el 28 de febrero, en la localidad ucraniana de Chupakhivka, al este de la capital, Kiev.

La fiscalía general ucraniana dijo que Shishimarin era un comandante de tanques de la división Kantemirovskaya de la región de Moscú. “Las ruedas de la justicia han empezado a girar y este proceso dará resultados”, escribió la fiscal general Irina Venediktova en Twitter.

En un comunicado previo a la audiencia, la fiscalía general dijo que el soldado y otros cuatro militares rusos dispararon y robaron un coche privado para escapar después de que su columna fuera blanco de las fuerzas ucranianas.

El comunicado dice que los soldados rusos se adentraron en el pueblo de Chupakhivka, donde vieron a un residente desarmado, montando en bicicleta y hablando por teléfono. Según el mismo texto, otro militar ordenó al acusado que matara al civil para evitar que informara de la presencia de los rusos, y que entonces Shishimarin hizo varios tiros por la ventana abierta del coche, con un rifle de asalto, directo a la cabeza del civil, que murió en el acto.

En el juzgado, Shishimarin fue interrogado por un juez que se dirigió a él en ucraniano y en ruso. Le acompañaba un intérprete. “Este es el primer caso de hoy. Pero pronto habrá muchos de estos casos”, dijo Synyuk a los periodistas tras la vista.

El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas aprobó , el jueves, por una amplia mayoría de votos que incluyó a Argentina, que se inicie una investigación sobre las denuncias que señalan a las tropas rusas.

La resolución fue adoptada por 33 votos a favor, 2 en contra y 12 abstenciones. Los únicos países que se pronunciaron en desacuerdo fueron China y Eritrea, dos aliados del Kremlin, mientras que se abstuvieron Armenia, Bolivia, Camerún, Cuba, India, Kazajstán, Namibia, Pakistán, Senegal, Sudan, Uzbekistán y Venezuela. Argentina volvió a acompañar en el foro internacional de Naciones Unidas la postura de cuestionar el ataque militar del gobierno de Vladimir Putin.

Antes había apoyado la suspensión de Rusia como miembro del Consejo de Derechos Humanos, tras la masacre ejecutada contra la población civil de Bucha, suspensión que impulsó la titular de ese organismo, la chilena Michele Bachelet.

La resolución votada el jueves pide a la comisión internacional de la ONU sobre Ucrania que lleve a cabo una pesquisa sobre las graves violaciones de derechos humanos cometidas en las regiones de Kiev, en Chernígov, Kharkiv y Sumy entre finales de febrero y marzo de 2022, para “pedir que los responsables rindan cuentas”.

Comentarios