San Martín tuvo las oportunidades más claras, pero no le alcanzó y se tuvo que conformar con un empate

Fue un partido de ida y vuelta. El equipo tucumano mereció más. Pero con merecer no alcanza.

San Martín busca la victoria ante Instituto San Martín busca la victoria ante Instituto LA GACETA/FOTO DE FRANCO VERA
09 Mayo 2022

Con la victoria ante Sacachispas, San Martín comenzó a sacudirse del porrazo. Tenía, ante Instituto, la posibilidad de ponerse de pie y redimirse ante sus hinchas.

Pero no pudo hacerlo. No del todo: el Santo consiguió un empate con gusto a poco en la Ciudadela.  

El empate lo alejó más del puntero. Belgrano, tiene 34 puntos y San Martín suma 28. El equipo de Córdoba empieza a sentirse inalcanzable.

Por el lado de Instituto, uno de los mejores equipos del torneo, pisar La Ciudadela también es una buena oportunidad de recuperar el terreno perdido. Con Lucas Bovaglio como DT, la "Gloria" se mantuvo en los primeros puestos pero en la fecha 11 quedó libre, en la 12 perdió el invicto en Carlos Casares, ante Agropecuario, y en la 13 debió suspender su partido ante Tristán Suárez por un problema en la iluminación de su estadio. 

Primer tiempo

San Martín salió con todo, para no defraudar a su público. Fue más, tuvo más oportunidades, pero Instituto tampoco fue un equipo que, en este primer tiempo, dejó en claro que está dispuesto a jugar de igual a igual.
De hecho, la primera jugada de gol más clara fue para la Gloria. A los nueve minutos, luego de un rebote dentro del área, Gabriel Graciani remató de aire pero sin problemas contuvo Darío Sand.
Dos minutos después, la tuvo el  Santo. Federico Jourdan remató fuerte al primer palo, pero la pelota dio en la parte externa de la red.
Pasados los 20 minutos la sensación fue más la de un partido parejo: el Santo y la Gloria no se sacan ventajas.

A los 33 minutos, el Santo volvió a estar cerca. Tino Costa remató de primera y la pelota se fue desviada por muy poco del arco defendido por Carranza.
Segundo tiempo

La jugada más clara del segundo tiempo y de todo el partido se dio a los 31 minutos: Hernán Lópes ganó de cabeza dentro del área, la pelota pegó en el travesaño, picó en la línea y salió. Para muchos, había sido gol. El grito se llegó a escuchar en la Ciudadela.

Hubo un par más, aunque no de esa claridad.

Los cinco minutos extras que marcó el árbitro sirvieron de poco. 

Una vez más, San Martín mereció ganar. Pero con merecer no alcanza.  

Comentarios