Se entregó el hombre que dejó a su ex pareja herida en una clínica

La mujer ya está fuera de peligro. Hoy Osvaldo Darío More conocerá qué delitos se le imputarán por el escandaloso hecho.

SECUENCIA DEL VIDEO. Desde un bar, un testigo grabó con el celular el tenso momento que protagonizó el acusado con la Policía, en 9 de Julio al 200. SECUENCIA DEL VIDEO. Desde un bar, un testigo grabó con el celular el tenso momento que protagonizó el acusado con la Policía, en 9 de Julio al 200. IMAGEN CAPTURA DE VIDEO

Luego del escándalo protagonizado a tres cuadras de plaza Independencia, el hombre que dejó a su ex pareja herida por un arma blanca en una clínica se entregó ayer a primera hora en la comisaría de San Pablo. Tras abandonar a la joven, escapó a bordo de un auto Renault Sandero poniendo en riesgo la vida de los efectivos policiales que intentaron detenerlo.

La víctima, que ya se encuentra fuera de peligro, se recupera de un corte en el cuello que no habría llegado a comprometer su vida. Si la herida hubiese sido más profunda los médicos no habrían podido hacer nada al respecto.

El sospechoso fue identificado como Osvaldo Darío More y hoy se conocerá la calificación legal por la que será imputado. La causa está en manos de la Unidad Fiscal de Violencia Familiar y de Género que es subrogada por Ignacio López Bustos durante la feria.

Caos en 9 de Julio al 200

El hecho ocurrió el martes a las 13.30. Según se informó, More fue hasta una clínica de 9 de Julio al 200 junto con una ex pareja que ingresó con una herida de arma blanca en el cuello. El estado de la joven ensangrentada causó conmoción entre los pacientes y las familiares que esperaban en la sala de espera y en el ingreso a la guardia. Minutos después ingresó el sospechoso, que había ido a estacionar el vehículo en una guardería ubicada al frente del centro asistencial. Según se informó, el guardia de la clínica, al ver que llegaba como acompañante de la joven, le pidió sus datos pero More se habría negado a responder y prefirió retirarse.

El empleado de seguridad, al sospechar que podían estar en presencia de un caso de violencia de género, dio aviso al 911. Los efectivos Geraldine González y Claudio Cruz, que hacían recorridos preventivos por la zona céntrica, llegaron rápidamente a la clínica, donde el guardia les dio a descripción del acusado. Al salir del nosocomio los policías reconocieron al sospechoso cuando salía de la guardería a bordo de un Renault Sandero.

Al grito de ¡Alto, Policía!, los agentes rodearon el vehículo y le pidieron al automovilista que bajara. El hombre no accedió al reclamo. González se acercó a la ventanilla del conductor y, tras reiterarle que se bajara, habría visto que el sospechoso tomó con su mano derecha un arma de fuego. La uniformada desenfundó su arma en ese momento.

Según se ve en un video que fue grabado por un transeúnte, Cruz, que estaba en frente del vehículo, se acercó también a la ventanilla y fue entonces que el agresor aceleró para escapar. González, en un intento por disuadir el escape, realizó un disparo apuntando hacia la rueda izquierda.

Escape

La Policía, alertada sobre la persecución, inició un operativo “cerrojo” en la zona pero no tuvieron tiempo de frenar la huida. El agresor siguió por calle 9 de Julio hasta la esquina con General Paz, donde dobló hacia el este. La ciclopolicía Ana María Aguirre, que escuchó por radio el pedido de colaboración de sus compañeros, puso su bicicleta para detener el tránsito en el cruce de avenida Sáenz Peña y General Paz. Según informó la Policía, en ese momento vio que el automovilista venía a gran velocidad, sin respetar semáforos y, al ver el corte de tránsito, no dudó en subir a la vereda y continuar su escape, doblando por la avenida hacia el sur.

En simultáneo, los investigadores le tomaron declaración a la víctima, que les contó que había sido agredida en su casa de Lules.

Ayer por la mañana, en absoluto silencio, More se entregó en la comisaría de San Pablo y puso el auto que habría utilizado a disposición de la Justicia.

Una baraja de delitos

Hasta el cierre de esta edición, las fuentes judiciales no podían precisar qué calificación legal se le imputará hoy a More. “Lo que sí es seguro, es que la causa se enmarcará con perspectiva de género, lo que implicará un agravante por la agresión, más allá de qué gravedad tuvo la lesión causada”, precisó una fuente. Además, se tendrá en cuenta como otro agravante la desobediencia a la autoridad policial.

Hasta anoche, el fiscal López Bustos analizaba a fondo el legajo con sus auxiliares para determinar sí se acusará el delito de lesiones (graves o leves) o una calificación aún peor. Tampoco se descarta que el ataque pueda haber estado ligado a una tentativa de abuso sexual. Todos esos interrogantes se responderán hoy, luego de que se conozcan los detalles de la acusación, la versión defensiva del acusado y la determinación que tome la Justicia sobre el caso.

Comentarios