El destierro de “Excelencias” y “Señorías”

Un juez propone modernizar el lenguaje.

TRIBUNALES. Sede de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán. Foto de archivo LA GACETA TRIBUNALES. Sede de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán. Foto de archivo LA GACETA
17 Enero 2022

Un juez propone poner en práctica una resolución de la Corte Suprema de Justicia porteña en la que se insta a los miembros del Poder Judicial a desterrar las terminologías “Su Señoría (S.S.)”, “Su Excelencia (S.E.)”, “Vuestra Señoría (V.S.)”, entre otros usos acostumbrados del trato a los miembros dell Poder Judicial. Se trata de un fallo que fue firmado el 15 de diciembre en La Plata.

“A fines de extirpar los resabios monárquicos que perduran en la Argentina en nuestro servicio de Justicia, donde se tiene la costumbre de tratar a los magistrados como Su Señoría o Su Excelencia, tomaré la siguiente decisión. Basándome en el antecedente sentado por la Corte Suprema de Buenos Aires en diciembre, es una buena oportunidad de empezar a sentar este precedente en nuestra provincia para que a futuro se prescinda, a menos ante este magistrado, porque no puedo hacerlo extensivo a otros jueces, del uso de esa terminología”, explicó el juez Federico Moeykens durante una audiencia de ayer, en la que el defensor Manuel Pedernera, basándose en esa misma resolución, le planteó al magistrado cómo prefería ser llamado.

“Las expresiones deben armonizarse con el principio republicano de gobierno y de Estado democrático, donde la Justicia está al servicio de la ciudadanía y el ciudadano debe sentir que la Justicia está cerca. A futuro, refiéranse a mí sólo como señor juez. Esto es con el propósito de modernizar la terminología a los principios republicanos y al contexto actual”, argumentó Moeykens.

La audiencia en cuestión era sobre un caso de amenazas en la que una mujer denunciaba a su pareja, con quien llevaba conviviendo 19 años. El acusado, que no tenía antecedentes por violencia de género, se salvó de la prisión preventiva al prometer que dejaría el hogar y daría por finalizada la relación, algo que será monitoreado por la Justicia mediante un dispositivo electrónico y otras medidas de menor intensidad.

Al final, la pareja terminó discutiendo por la división de bienes, por lo que el juez aclaró que eso deberán resolverlo en el fuero civil. En principios, el imputado se mudará con su hija y se llevaría sólo una moto Honda Wave y algunas herramientas de herrería, pero la víctima reclamó que antes de llevarse las cosas debía pagarle un dinero que le debía.

“Al no haber denuncias previas, una preventiva es excesiva. Hay otras medidas que pueden alcanzar para la solución del problema. Llevan 19 años de matrimonio y ambos manifiestan la intención de terminar la relación”, fundamentó Moeykens al ordenar la prohibición de acercamiento y el control por dispositivo electrónico.

Las partes aceptaron lo resuelto, pero antes de que se diera por finalizada la audiencia, Pedernera, quien fue magistrado, valoró “la valiente decisión del juez de dejar atrás la época monárquica. Es hora de empezar a mostrar que los jueces también son de carne y hueso, son parte de la sociedad, y también que no hacen falta ascensores privados ni otros tratos preferenciales de ese tipo. Usted (al juez) está tomando el buen camino que debe tener un magistrado de la democracia”.

Comentarios