En 2022 llegará el derecho de admisión a los clubes de rugby de Tucumán

La Unión de Rugby de Tucumán comunicó que a partir de la próxima temporada se implementará una medida inédita en la disciplina a nivel país, con el objetivo de frenar la violencia.

24 Dic 2021 Por Federico Espósito
2

POR UN RUGBY MEJOR. En Tucumán Rugby tuvo lugar una reunión con capitanes y referentes de primera y de divisiones juveniles para hablar sobre la necesidad de erradicar los episodios de violencia.

El rugby ha tenido en el último tiempo una presencia mayor a la habitual en los diarios y portales de noticias: a la cobertura de la actividad estrictamente deportiva se la han sumado una preocupante serie de hechos de violencia protagonizados por jóvenes que, casualmente o no, practican la disciplina. Cada uno de estos episodios ha reavivado el eterno debate sobre si existe una relación de causalidad entre la práctica del rugby y esta clase de comportamientos violentos perpetrados en masa. Esto es: ¿hasta qué punto tiene que ver el rugby en esto? A la vez que algunos no dudan en calificarlo de deporte violento y atribuirle total responsabilidad, otros lo desligan por considerar que esas acciones están en las antípodas de lo que se enseña en los clubes y que estos no pueden suplantar la educación parental. O sea, que el rugby pero no puede enderezar lo que ya viene torcido desde la casa.

A partir de la tragedia de Fernando Báez Sosa, patoteado hasta la muerte en Villa Gesell por un grupo de jóvenes entre los cuales había varios rugbiers, el rugby argentino decidió tomarse en serio la cuestión y optar por una mirada mas autocrítica. Parte de ese cambio fue la puesta en marcha por parte de la UAR del programa “Rugby 2030”, que pretende abordar la problemática desde una óptica integral con el propósito de lograr una transformación palpable a largo plazo. Sin embargo, en estos últimos dos años transcurridos desde el homicidio de Báez Sosa, los hechos de violencia que involucran a rugbiers no han cesado de aparecer cada cierto tiempo en los portales de noticias y redes sociales, por lo que el tema nunca llega a perder actualidad.

Dos de los más recientes ocurrieron en Tucumán e involucraron a jugadores de Universitario y Huirapuca. Ambas instituciones repudiaron de manera pública tales hechos. No obstante, el tema quedó instalado, y llevó a la Unión de Rugby de Tucumán a tomar una decisión sin precedentes: implementar el derecho de admisión en los clubes a jugadores que se vean envueltos de alguna forma en esta clase de hechos. Así lo dio a conocer a través del siguiente comunicado:

En atención a los hechos de violencia que se vienen sucediendo, y como un modo de contribuir a la erradicación de tales conductas, la URT ha resuelto ejercer el derecho de Admisión para aquellos jugadores que participaren en episodios violentos tanto individuales como colectivos en su carácter de autores, participes, cómplices etc. Velamos por una sociedad justa, solidaria, inclusiva y pacífica, por tanto repudiamos de manera enérgica actos y hechos que alteren dichos preceptos.

Medida inédita

La implementación del derecho de admisión implica un paso más allá en materia de sanciones, hasta ahora restringidas al ámbito deportivo. Se trata de una medida inédita en el país en materia de rugby, no obstante existir casos de sanciones internas en clubes por comportamientos indebidos ocurridos fuera de sus instalaciones (cabe citar el caso de un club en Santa Fe que suspendió a 10 jugadores de M17 y por ello perdió el campeonato en el que iba puntero). En este supuesto, la decisión viene de la propia Unión, con el acuerdo de los clubes.

“En virtud de estos acontecimientos desagradables que ocurrieron en este último tiempo, veníamos pensando qué podíamos hacer para tratar de combatir esto. Por eso, el lunes a la noche se hizo una reunión de clubes en Tucumán Rugby (ver texto apartado) con los capitanes de las primeras divisiones y de divisiones juveniles, a fin de bajar una línea sobre lo que implican estos hechos de violencia, ya sea participando, fomentando o absteniéndose de evitarlos”, explicó Marcelo Corbalán Costilla, presidente de la URT.

“En consonancia con esto, el Consejo Directivo tomó la determinación de que a partir de 2022 se va a implementar un derecho de admisión a todos aquellos jugadores involucrados en hechos de violencia. Sabemos que habrá padres que se quejen de que sus hijos se vean afectados por esta medida en supuestos en los que su culpabilidad aún no ha sido probada. Lo que buscamos es generar una consciencia en los jóvenes de que esto no puede seguir ocurriendo. Que no es gratuito ejercer violencia sobre otro”, se explayó el directivo.

Es posible que el derecho de admisión no sea la única medida que tome la URT para tratar de disuadir esta clase de episodios que ponen al rugby en el ojo de las críticas. “Estamos viendo la posibilidad de establecer un curso obligatorio que los jugadores deban hacer antes de inscribirse, como sucede con el de aptitud de primeras líneas (APL) o el de dopaje”, anticipó.

Por otro lado, Corbalán Costilla remarcó que la cuestión de la violencia va más allá del deporte: “el rugby es una célula de acción dentro de la sociedad. La responsabilidad mayor viene del hogar. En muchos casos tiene mucho que ver la permisividad de los padres con el comportamiento de sus hijos, tolerando y a veces hasta siendo cómplices del consumo excesivo de alcohol y otras actitudes irresponsables. Contra esa falta de límites, el rugby no puede hacer mucho”.

Reunión de clubes para hablar sobre la violencia

El lunes por la noche se llevó a cabo en Tucumán Rugby una reunión que contó con la presencia de capitanes y subcapitanes de las divisiones M16 y M17, capitanes y referentes de primera división, presidentes y dirigentes de los clubes de Tucumán. En la mesa se trató el tema de los episodios de violencia que vienen teniendo como protagonistas a jugadores de rugby en la provincia.

Durante la reunión, el titular de Jockey Club, Guillermo Frontini, esaltó el espíritu y los valores del rugby que los clubes buscan inculcar. Luego, los capitanes y referentes de primera pasaron al frente, cada uno con sus respectivas camisetas en la mano, y le brindaron a los juveniles un mensaje de consciencia, recordando que en su comportamiento están representando a sus clubes y al rugby mismo”. También resaltaron que “la violencia no ayuda, al contrario, destruye los valores que nos treataron de inculcar desde chicos”. Entre los capitanes y referentes de primera que hablaron estuvieron Federico Lazarte (Los Tarcos), Tomás Delpero (Universitario), Máximo Zerda (Tucumán Rugby), Gabriel Herrera (Huirapuca), entre otros. Tras la reunión, los jugadores y dirigentes compartieron un tercer tiempo.

Al cabo de la reunión, los presidentes de los clubes publicaron el siguiente comunicado: “los clubes de Rugby de Tucumán queremos hacer llegar a toda la Familia de nuestro Deporte el saludo por las Fiestas de Fin de Año, convencidos de que con solidaridad, pasión, disciplina y respeto desde el rol que nos toca ocupar, tratamos de hacer nuestro aporte para intentar tener una sociedad mejor. Es por ello que en esta reunión de Camaradería, queremos hacer llegar a través de nuestros capitanes el compromiso firme de transmitir estos valores a toda nuestra comunidad deportiva”.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios