La Justicia local juzga por primera vez a un ex fiscal - LA GACETA Tucumán

La Justicia local juzga por primera vez a un ex fiscal

Albaca rendirá cuentas sobre su proceder en el caso de Lebbos. Es el tercer enjuiciamiento de agentes estatales que debían esclarecer el crimen.

23 Nov 2021 Por Irene Benito
1

EL EX FISCAL EN UNA AUDIENCIA DE ORDEN. Carlos Albaca en un acto de preparación del juicio oral y público. LA GACETA / FOTO DE ANALÍA JARAMILLO

La Justicia de Tucumán dará un paso histórico hoy a las 9: por primera vez juzgará a un ex fiscal de la casa por la supuesta comisión de delitos durante el ejercicio de su cargo. El imputado es Carlos Albaca, quien rendirá cuentas sobre su proceder en la causa del homicidio de Paulina Lebbos. Es la “pata judicial” de la saga de juzgamientos de los agentes estatales que debían esclarecer el crimen. Este tercer y último juicio vinculado a los hechos acaecidos el 26 de febrero de 2006 presenta un cambio de caras. Ocurre que la hija mayor de edad de la víctima, Leticia Victoria Lebbos, sustituirá a su abuelo Alberto Lebbos al frente de la querella.

Las audiencias escenificarán las instancias previas y concomitantes al desplazamiento de Albaca de la instrucción del homicidio, que nunca pudo ser dilucidado, pese a las condenas por encubrimiento y falsificación de instrumentos públicos impuestas ya a ex policías y ex funcionarios públicos del área de Seguridad. Los esfuerzos de la familia Lebbos por quebrar la protección brindada a los homicidas sólo llegaron a determinar malas praxis institucionales. Este martes será el turno del Ministerio Público Fiscal, cuya actuación alimentó la controversia de entrada cuando el primer fiscal de la causa, Alejandro Noguera, fue fotografiado mientras salía de la residencia del ex gobernador y senador saliente José Alperovich.

El revuelo que generó la reunión entre Noguera y el ex mandatario llevó a que el entonces jefe de los fiscales, Luis De Mitri (fallecido), resolviera colocar a Albaca y a su par Daniel Marranzino al frente de la investigación de la muerte violenta de Lebbos. Pero en los hechos -y es algo que probablemente sea materia de debate durante el juicio- sólo Albaca asumió la dirección del proceso y, durante casi siete años, el ex titular de la Fiscalía de Instrucción en lo Penal N°2 de esta ciudad aplicó el máximo secretismo a las actuaciones.

El hermetismo cedió cuando, como consecuencia de las quejas de Alberto Lebbos, la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación resolvió el envío de un veedor. El informe del abogado Bernardo Lobo Bugeau corroboró las sospechas de inacción y morosidad que desembocaron en el apartamiento de Albaca y en su reemplazo por Diego López Ávila, el fiscal que ordenó la causa y dio lugar al segundo juzgamiento.

Los acontecimientos dieron pie a que la Corte Suprema de Justicia de Tucumán, que en ese momento controlaba en forma directa la disciplina del Ministerio Público Fiscal, abriera el sumario administrativo contra Albaca que practicó su colega, Marta Ignacia Jerez de Rivadeneira. En 2014, la Corte concluyó que el fiscal N°2 debía ser investigado por la presunta comisión de delitos y solicitó su destitución ante la comisión de Juicio Político de la Legislatura. Este pedido de expulsión confluyó con otros, pero Albaca logró frenar el procedimiento. ¿Cómo? En el frenesí de los cuestionamientos, Alperovich aceptó la renuncia condicionada y el fiscal accedió a la jubilación con el beneficio del 82% móvil.

Técnicamente la causa cuyo debate quedará abierto hoy empezó cuando Albaca era fiscal y disponía de fueros. En esa fase, el ex juez Juan Francisco Pisa -fue destituido el jueves por su actuación en uno de los expedientes de la joven asesinada Paola Tacacho- anuló un requerimiento de pesquisa. Ya fuera de Tribunales, Albaca debió someterse como un ciudadano cualquiera a la investigación que instruyó su ex colega Juana Prieto de Sólimo.

Por las circunstancias del caso, el juzgamiento a cargo de los magistrados Wendy Kassar, Fernanda Bähler y Raúl Cardozo podría convertirse en una vidriera de reproches hacia las autoridades intervinientes. De hecho trascendió que Albaca -tiene como codefensor a Macario Santamarina- solicitó por derecho la nulidad total del proceso mediante un escrito atiborrado de críticas hacia la comunidad judicial (se informa por separado). Más allá de las justificaciones que esgrima el ex fiscal, también está previsto que algunos de sus ex compañeros y el propio Alperovich declaren -por escrito- como testigos. La ronda de testimonios posiblemente sea iniciada por Alberto Lebbos, cuya conducta resultó decisiva para sentar a Albaca en el banquillo de los acusados.

Planteos: Albaca hizo un último intento para impedir su juzgamiento

Al filo del comienzo del enjuiciamiento de su desempeño en la causa del homicidio de Paulina Lebbos, Carlos Albaca, ex fiscal de Instrucción en lo Penal N°2 de la capital, formuló objeciones susceptibles de derribar el proceso. El imputado articuló dos planteos por derecho propio: uno para excluir las pruebas derivadas del acta del hallazgo de los restos de la víctima, entre ellas la extracción de muestras para tests genéticos y la autopsia, y otro para anular por completo las actuaciones. Ambos pedidos serán resueltos en la audiencia que celebrarán los magistrados Wendy Kassar, Fernanda Bähler y Raúl Cardozo. Pero bastaría que prospere la exclusión de la prueba para generar un tembladeral puesto que, por ejemplo, a Albaca se le atribuyen irregularidades en la peritación de los cabellos encontrados en el cuerpo de la víctima. El argumento principal para sacar esas pruebas se fundaría en que el acta original fue declarada falsa en el juicio que determinó condenas para los policías que la labraron: Enrique García, Manuel Yapura y Roberto Lencina. El planteo más extenso sostendría que el Poder Judicial violó derechos humanos fundamentales del imputado, como las garantías del debido proceso y del juez natural. Las fuentes consultadas indican que Albaca habría ventilado información incómoda para sus ex superiores y ex compañeros del Ministerio Público Fiscal. En particular, Albaca habría objetado que Alejandro Noguera, primer fiscal de “Lebbos”, no haya sido perseguido en sede penal, pese a que un sumario detectó irregularidades en su accionar.

Testigos: están convocados autoridades y funcionarios

José Alperovich, ex gobernador y senador saliente, volverá a declarar en un juicio vinculado al homicidio de Paulina Lebbos. Al igual que en la primera ocasión, el ex mandatario se acogerá al beneficio de prestar testimonio por escrito. La lista de 18 testigos incluye a tres fiscales: Diego López Ávila, quien sustituyó a su ex par imputado Carlos Albaca en la investigación del crimen; Marta Ignacia Jerez de Rivadeneira, quien instruyó el sumario contra su ex colega, y Daniel Marranzino, quien debía actuar en conjunto con el acusado. Con la excepción de López Ávila, todos declararían por escrito.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios