Herbicidas: cómo acertar en la elección - LA GACETA Tucumán

Herbicidas: cómo acertar en la elección

Especialistas de la Eeaoc dieron algunos consejos que se deben considerar.

20 Nov 2021
1

DATO. El control de malezas es clave.

“La adecuada elección de los herbicidas es un aspecto fundamental a la hora de definir los manejos. Se deben buscar herbicidas que sean efectivos para las diferentes especies dominantes en cada lote”, afirmaron técnicos de la sección Manejo de Malezas de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc).

Añadieron que en lotes muy problemáticos, normalmente será necesaria la combinación de dos o más activos herbicidas, que tengan efecto, tanto sobre malezas de hoja ancha como sobre gramíneas. “Por otro lado, será necesario planificar la sucesión de herramientas que se utilizarán a lo largo de la para ir controlando las diferentes especies y sus camadas, para evitar repetir herbicidas del mismo modo de acción”, dijeron.

Indicaron que además de elegir un producto efectivo para la maleza, es crítico realizar su aplicación en el momento recomendado en el marbete, ya que existen momentos de mayor susceptibilidad de las plantas. “En este sentido, aun el mejor herbicida puede resultar inútil si es aplicado en malezas que se encuentran fuera de ese estadío. Además, en la situación actual, deben optimizarse aun más las dosis, y la mejor forma de hacerlo es garantizando la actividad del herbicida al aplicarlo en la condición ideal para su desempeño”, puntualizaron los técnicos.

Ante la escasez de alternativas, aconsejaron priorizar aquellos modos de acción y activos de amplio espectro, que provean tanto un efecto posemergente sobre maleza nacida, como una actividad residual que permita mantener los lotes libres de emergencias por el mayor tiempo posible. “Es importante recordar que, si se busca posicionar un residual en el suelo, no debe haber más de un 30% de materia verde en el lote. Típicamente, la cobertura verde evita que el residual pueda distribuirse uniformemente, pero, además, se corre el riesgo de que una proporción importante de este sea metabolizado por la maleza nacida, aun cuando este no tenga actividad herbicida sobre aquella”, dijeron.

Otro aspecto importante es evitar la realización de mezclas de herbicidas que puedan ser antagónicas; es decir que disminuyan la efectividad de uno o de ambos componentes de la mezcla. “Si hablamos de optimizar el funcionamiento de cada activo, deberá considerarse en ciertos casos la necesidad de realizar aplicaciones separadas de aquellos productos que son afectados por su combinación”, señalaron. Precisaron que los ejemplos más típicos son las mezclas de 2,4-D con graminicidas, graminicidas con herbicidas ALS, o glifosato con quemantes como el paraquat.

“Por el contrario, existen mezclas que se denominan ‘sinérgicas’, que se caracterizan por tener mayor efecto que la sumatoria de los activos individuales, un aspecto deseado para optimizar el uso de ciertos activos. Entre estas podemos citar la combinación de paraquat con triazinas, glufosinato de amonio con herbicidas PPO y también con triazinas, o los inhibidores de la síntesis de carotenoides en mezcla con triazinas”, cerraron.

Comentarios