Combo ideal para descansar: aguas tibias y playas casi desiertas - LA GACETA Tucumán

Combo ideal para descansar: aguas tibias y playas casi desiertas

Recorriendo sólo 100 km más que hasta Villa Gesell, tenés varias opciones en Río Negro. Atardecer en el mar.

07 Nov 2021 Por Claudia Nicolini

Cuando aquí en el Norte pensamos en una playa argentina, automáticamente nos vamos con la mente a un “pedacito” de la a Costa Atlántica; es más: es un pedacito del pedacito bonaerense, ese que se extiende entre San Clemente del Tuyú y Necochea, donde, efectivamente, se concentra la oferta más masiva. En no muchas semanas más, ya antes de que cambie el año, comenzará el desfile de autos (llegarán a ser miles por día) que tratarán de arribar cuanto antes a los balnearios. Las ciudades verán de pronto multiplicada su población invernal y la dinámica urbana se replicará hasta en las más chicas. Y para mucha gente esto parece ser muy placentero.

Pero también hay también quienes quisieran poder huir de algo así... y no conocen demasiadas alternativas. Para esa gente es esta nota.

Las ventajas

Pero el litoral atlántico argentino tiene 4.725 kilómetros, y nuestra propuesta de hoy es que te aventures más al Sur, y llegues hasta las playas de Río Negro. Sucede que justo, justo cuando “empieza” la provincia (el último tramo del río Negro marca límite con Buenos Aires) la costa, que en nuestro imaginario -al menos, el norteño- siempre mira hacia el Este, gira casi 90°, da la cara al Sur y comienza a formar el golfo de San Matías. Este giro genera un hecho muy poco frecuente: la posibilidad de disfrutar la lenta caída del sol en los brazos del mar. Y por si no te parece ya importante, te damos más razones

• Primer dato: distancia

Aunque te pueda parecer extraño, la diferencia entre manejar hasta Villa Gesell o llegar a las primeras (hablando de Norte a Sur) playas de Río Negro son sólo 100 kilómetros. Eso se debe a que “bajás” casi en línea recta. Además de manejando, es posible viajar directo en ómnibus (más info en www.romerio.com).

• Segundo dato: temperatura

También, por raro que pueda parecer, las aguas más tibias están en Río Negro. Más concretamente: a lo largo de los más de 150 kilómetros de la costa del golfo de San Matías. Sucede por una combinación de las mareas con la salinidad de las aguas (marcada por la evaporación) y el sentido de la circulación de las corrientes, que hace que una misma masa de agua se recicle y circule repetidas veces en el sistema, manteniendo la temperatura más elevada, explica en www.patagonia.com.ar.

• Tercero dato: tranquilidad

Imaginemos que te acercás a la zona (más adelante te sugerimos cómo). Seguramente oíste hablar de Las Grutas... Bueno, fue un lugar tranquilo; ahora ya se parece una gran ciudad. Pero hay cerca bahías calmas, pueblos mínimos y, aunque cueste creerlo, playas casi vírgenes.

PUNTA PERDICES. Es ideal para pasar el día y ver cómo varía el paisaje con la subida y bajada del mar FOTO TOMADA DE INFORMATIVOHOY.COM.AR

En el golfo

Desde Tucumán hasta tu encuentro con el mar recorrerás poco más de 1.700 kilómetros. Pasarás por Córdoba y luego, casi en línea recta hacia el Sur, irás hasta las puertas de San Antonio Oeste: las Grutas está a 10 kilómetros de allí; vos dirás si es tu opción. Si no lo es, no llegues a San Antonio: tomá la Ruta Nacional 3; vale la pena tanto para la izquierda (será el Este) como para la derecha.  Yendo hacia el Este, en la desembocadura misma del río Negro, el Camino de la Costa se inicia con el balneario El Cóndor, el primero de una sucesión de playas de 150 km. Si tomás la Oeste, doblarás pronto hacia el Sur, y desde la ruta saldrán cada tanto caminos más “humildes” que te acercarán al mar.

Algunos de los poblados son tan pequeños que cuesta descubrirlos,  Un paraíso argentino que pocos conocen y que te está esperando.

Algunas propuestas

Bahía Creek

Aguas turquesa y templadas (por la corriente de Brasil); acantilados bajos,  médanos y amplias playas de arena. El pueblo, según el censo de 2010, tiene, oficialmente cinco habitantes fuera de temporada. Pero hay un club de Pescadores, unas 30 casas y un hostel (casi sobre el mar). Si hay viento, puede haber unas olas verdes; pero casi siempre el mar está tranquilo para nadar y, algo raro en la costa argentina, verte los pies a través del agua.

Punta Perdices

No hay casi infraestructura (salvo un parador, a unos kilómetros) pero es ideal para pasar el día y ver cómo varía el paisaje con la subida y bajada del mar. La forma más sencilla de llegar es por la Ruta 3 y bajar a San Antonio Este. Desde allí un camino ripio, pero: corto y firme, te llevará a la entrada. Por sus aguas cristalinas, templadas y color esmeralda, se ganó el título de “Caribe” argentino. En el parador se pueden alquilar equipos para snorkel, kayaks o gomones.

LA LOBERÍA. Es la reserva de lobos marinos más importantes del norte patagónico y una playa de restingas. FOTO TOMADA DE FACEBOOK.COM/BALNEARIOLOBERIA / FOTO DE MARCELO MINICHELLI

La Lobería

Hacia el extremo más oriental del Camino de la Costa encontrarás un gran combo: la reserva de lobos marinos más importantes del norte patagónico y una playa de restingas: una serie de diques naturales que, cuando baja la marea, forman piletones naturales. La playa está protegida del viento por los acantilados, y se accede por una escalera de cemento o  un cablecarril.  Cerca, sobre un acantilado de 40 metros, el faro Río Negro -el más antiguo de la Patagonia protege desde 1887 a los navegantes.

Comentarios