El peronismo cierra las heridas, dos semanas antes de las elecciones

Jaldo limó asperezas con Noguera y el PJ se encamina hacia la unidad definitiva.

30 Oct 2021 Por Marcelo Aguaysol

Fue una señal. La más clara desde que se desató la feroz interna en el Frente de Todos. Osvaldo Jaldo, vicegobernador en ejercicio del Poder Ejecutivo, se sentó hoy a limar asperezas con el intendente de Tafí Viejo, el manzurista Javier Noguera, tras una semana tumultuosa con una sesión extraordinaria de renovación de autoridades en el Concejo Deliberante y que derivó en algunas situaciones de violencia. "Vamos a priorizar el funcionamiento de las instituciones", declaró Jaldo a LA GACETA, tras el encuentro realizado esta mañana en el Sheraton, y luego del acto en Simoca, donde el propio jefe de Gabinete de la Nación, Juan Manzur, llamó a la unidad peronista.

De la charla surgió que habrá un diálogo más periódico entre las partes, que hay voluntad de ambas partes de acercar posturas, porque detrás de toda decisión están los reclamos sociales que hay que atender. De la misma manera se buscará acercar posturas en el Concejo Deliberante que sigue presidido por Gabriela Suárez, acompañada por los vicepresidentes, Alejandro Martínez (jaldista), y Gabriela Olea, de Juntos por el Cambio.

Noguera era una de las voces disonantes en el entorno oficialista. Su posición contra el jaldismo fue mantenida, incluso, luego de que el presidente de la Legislatura se instalara el 20 de septiembre pasado en la Casa de Gobierno para conducir el Poder Ejecutivo, tras la designación de Manzur como jefe de Gabinete de la Nación. La paz justicialista llega dos semanas antes de las elecciones del 14 de noviembre.

ACUERDO PERONISTA. El intendente Javier Noguera, junto al vicegobernador en ejercicio del PE, Osvaldo Jaldo.

Tras las PASO, el interrogante que se plantea es cómo hará el Partido Justicialista para encarar otra campaña que requerirá financiamiento para movilizar a los adherentes al oficialismo. Las principales cabezas del Frente de Todos señalan que, para los próximos comicios, se apelará a la militancia, a la mística partidaria y al compromiso de los dirigentes. ¿Cuál será entonces la zanahoria que movilizará voluntades? El análisis interno partidario explica que aquellos que decidan no trabajar o hacerlo con menor fervor que en las internas tendrán un largo camino para sostenerse en la vidriera política. Tanto Manzur como Jaldo mirarán más detenidamente las planillas del escrutinio para establecer cómo ha sido el trabajo territorial de la dirigencia. "Peronista que no juega en esta se encamina hacia un desierto por seis años", dice un viejo referente oficialista, al contar tanto los dos años de gestión que le queda a esta gestión como los cuatro que vienen en caso de que el PJ revalide el poder en las elecciones de 2023.

Anoche, Manzur ha marcado la cancha durante su mensaje en Simoca. Por un lado, le puso presión a todos los referentes al decir que el Frente de Todos debe mejorar el resultado obtenido en las PASO y que, globalmente, ha significado un acompañamiento de casi el 49% del electorado hacia el oficialismo. Por el otro, la meta que estableció el jefe de Gabinete al decir que el oficialismo está a 7.000 votos de obtener la tercera banca en la Cámara Baja.

Durante toda esta semana, la fórmula gubernamental tucumana ha estado al teléfono para diseñar todo lo que está sucediendo alrededor del Frente de Todos. La simbiosis de los máximos conductores políticos de l provincia es evidente. En la noche simoqueña, Manzur repitió no menos de cinco veces que el gobernador de Tucumán es Jaldo. Éste, a su vez, no ha dejado de reconocerle la conducción política e institucional a Manzur. Tras seis años de mandato, cada uno de ellos sabe perfectamente cómo trabajar coordinadamente con solo mirarse; también se dan cuenta cuando uno le miente al otro.

Ahora, Monte Bello los encontrará nuevamente sentados en la misma mesa, en la cumbre con los referentes de la sección Oeste de la provincia, en una finca propiedad del presidente subrogante de la Legislatura, Sergio Mansilla. El peronismo une el agua con el aceite, como el caso de la organización del acto de esta tarde en el complejo de ATSA para el que la ministra de Gobierno, Carolina Vargas Aignasse, coordina acciones con el asesor y ex legislador jaldista Marcelo Caponio. 

Pero también hay otros que leyeron la jugada de unidad antes de que Manzur reiterara su pedido. Esto sucedió por ejemplo en Monteros donde los concejales se reunieron en una misma mesa y decidieron la conducción del cuerpo sin grandes contratiempos. Fabián Giménez se desempeñará como presidente, acompañado por los vicepresidentes Gonzalo Racedo y Omar Pérez. Los dos primeros responden al vicepresidente primero de la Legislatura, Regino Amado. El restante al intendente de esa ciudad, Francisco Serra. La votación fue por unanimidad, incluyendo a los ediles que responden al ex intendente Luis Olea y al presidente de la comisión de Hacienda de la Cámara, Juan Antonio Ruiz Olivares.

Pérez, Giménez y Racedo

El mensaje del Frente de Todos, a pocos días de las elecciones, se centrará en que, a partir de la incursión en la Casa Rosada de Manzur y la unidad de la dirigencia local alrededor del gobernador interino, Jaldo, el oficialismo es la única fuerza que le puede garantizar a los ciudadanos la concreción de viejos proyectos de obras, cuyas promesas se renuevan campaña tras campaña. El proyecto de Presupuesto 2022 marca un horizonte en ese sentido, pero también la Casa de Gobierno espera una gran mano del jefe de Gabinete, para lograr, definitivamente, el financiamiento para la construcción de 3.600 viviendas, y mejorar la infraestructura vial de una provincia que es el corazón político, económico y social del NOA.

Elecciones Generales 2021

Todo lo que tenés que saber en estas elecciones Ver más noticias

Comentarios