Incertidumbre por el accidente protagonizado por dos hijos del legislador Orellana - LA GACETA Tucumán

Incertidumbre por el accidente protagonizado por dos hijos del legislador Orellana

Los jóvenes, uno de ellos concejal, chocaron de frente con una moto. Perdieron la vida dos personas. Las dudas de la familia. Dos versiones.

19 Oct 2021 Por Homero Terán Nougués
3

DESTROZO. La moto donde viajaban las víctimas quedó destruida.

Un fatal accidente sobre la ruta 324 despertó a los vecinos de Famaillá en la madrugada de ayer. Jesús María Robles (19) y su primo Lautaro Arias (17) regresaban a sus casas en moto de reunirse con sus amigos cuando chocaron de frente con una camioneta y perdieron la vida casi al instante. La camioneta, según el parte oficial, era manejada por el concejal famaillense Juan José Orellana, acompañado por su hermano Pedro Pablo Orellana, ambos hijos del legislador Enrique Orellana.

“Es una familia que está destrozada, con dos jóvenes que hoy no están acá, y un edil que está en Simoca, seguro, durmiendo en su casa después de un caso con muchas cosas que le permiten desconfiar a la familia”, dijo Verónica Figueroa, amiga de Noelia Juárez, madre de Jesús María.

Búsqueda nocturna

Noelia Juárez y su marido se despertaron pasadas las 5 de ayer, leyeron el grupo de WhatsApp del barrio y se enteraron del terrible accidente. Al ver que Jesús María no había llegado la noche anterior decidieron ir hasta el lugar del accidente para verificar si su hijo había sido parte del choque. Al llegar sólo vieron pequeñas partes de una moto que ya no estaba en el lugar y una zapatilla gastada. “Por la zapatilla es que sospecharon que podría ser él. Entonces fueron a la comisaría y ahí les mostraron los pedazos de una moto, que era la de Jesús. Nunca fueron notificados a pesar de que todos se conocen acá”, relató Figueroa.

El procedimiento de los policías que actuaron en el caso no deja conformes a los padres de la víctima. “Al parecer eran cinco o seis los que iban en la camioneta, y no sólo dos personas. Al parecer estaban alcoholizados, y no sé si algo más... Pero la policía a todo esto no lo dice, entonces los padres tienen miedo de que haya un encubrimiento”, señaló Figueroa.

El incidente dejó a una familia destrozada, a una joven sin su pareja, y a tres bebés -Emir, de dos años, Xiomara, de un mes, y Gerónimo, de cuatro meses- sin su padre, además del resto de familiares y amigos de Jesús.

“Salía, se reunía con amigos, como la mayoría de los jóvenes. Pero también era responsable, era papá... La última vez que lo vi estaba saliendo con sus hijos de la casa de sus abuelos. Él vivía acá y con su pareja -que vive en otro lugar- iban y venían de paseo con los chicos”, contó Figueroa.

Pericias

En el lugar trabajó personal de la comisaría local, de Criminalística y del Ministerio Público Fiscal. Las pericias técnicas serán clave para determinar las circunstancias de la tragedia, indicaron fuentes policiales a este diario.

“Lo único que la familia busca para encontrar consuelo es que la Justicia arbitre las medidas necesarias para que esto no quede impune”, agregó.

“Si realmente había dos hijos de Enrique Orellana, que se sepa. Y si no hay nada raro ¿por qué tendrían que estar ocultando que había otras personas en la camioneta? La gente acá dice que lo había visto raro. No es lo mismo un accidente, que un accidente donde hay consumo de alcohol, y si es un concejal mucho peor”, expresó Figueroa, que también trabaja con la madre del fallecido y acompañó a la familia en el velorio.

Descripción oficial

Existen dos versiones del hecho. La primera es la que sostiene la Policía en los informes oficiales e indica que en la camioneta sólo iban dos personas: el concejal Juan José Orellana al volante y su hermano Pedro Pablo Orellana de acompañante, ambos hijos del legislador Enrique Orellana.

“Los vehículos colisionaron de frente, pero la causa del choque es materia de investigación. Al parecer la camioneta iba muy rápido y por el golpe que le dio a la moto los jóvenes murieron casi en el acto”, dijo Marcos Goane, comisario a cargo de la Unidad Regional Oeste de la Policía de Tucumán.

Además, aclaró que los exámenes de dosaje y toxicológicos se le hacen al conductor, al acompañante y a las víctimas, pero que la Policía no tiene acceso a los resultados.

Otra versión

La segunda versión es la que mantienen los familiares de las víctimas, y sugiere que en el auto viajaban más personas, alrededor de cinco o seis, una de las cuales sería prima de Lautaro Arias, quien habría contado lo sucedido a los parientes. “Ella también dijo que era Pablo Orellana el que manejaba, y que estaba alcoholizado y drogado”, dijo Gustavo Morales, abogado de la familia de la víctima.

Sin embargo, aseguró que la prima de Arias pidió explícitamente que no compartan su nombre por miedo a perder su trabajo (trabaja en la Municipalidad de Famaillá).

Por otra parte, LA GACETA intentó infructuosamente comunicarse con el legislador Enrique Orellana para conocer su opinión de los hechos.

Comentarios