El Estado usurpó un terreno para construir una escuela - LA GACETA Tucumán

El Estado usurpó un terreno para construir una escuela

La Provincia expropió media manzana en Famaillá, pero luego ocupó todo el predio. Ante el reclamo de los dueños, admitió el exceso en un proyecto de ley, hace 10 meses. Aún no se trata.

17 Oct 2021 Por Álvaro José Aurane
3

FONDOS FEDERALES. Mediante dos programas nacionales se hicieron la Escuela Primaria General Lavalle y la Escuela de Nivel Inicial de igual nombre. la gaceta / fotos de Osvaldo Ripoll

“El saber no ocupa lugar” es una de las pretensiones proverbiales más extendidas de nuestra cultura. Curiosamente, nada menos que el Estado tucumano ha venido a poner en crisis esa suerte de dogma popular con una situación tan llamativa como gravosa: para afincar una escuela, la Provincia terminó convirtiéndose en usurpadora de terrenos privados. Y más aún: aunque la situación está documentadamente admitida por el Gobierno, los dueños del inmueble aún no reciben una solución.

El caso se da en Famaillá. Allí, sobre avenida Yrigoyen, en la manzana que se encuentra entre Azcuénaga y Lavalle, se construyó la Escuela Primaria General Lavalle y su jardín de infantes: la Escuela Nivel Inicial General Lavalle. Ambos establecimientos ocupan la totalidad del predio: unos 10.700 metros cuadrados. Sin embargo, propiedad del Estado es poco menos de la mitad: sólo 4.300 metros cuadrados.

MEDIDAS. El gobierno expropió 4.000 m2 y terminó usando 10.000 m2.

Esa porción fue expropiada de manera legal por parte del Gobierno, mediante la Ley 7.541, de 2005. Párrafo aparte merece el hecho de que la indemnización fue pagada no a los propietarios (fue adquirido en el proceso caratulado Sancho Miñano, María Inés del Valle, sobre prescripción adquisitiva y el auto de adjudicación es del 6 de junio de 2006), sino a un tercero, como consecuencia de que había una superposición dominial.

La cuestión terminó subsanándose y los dueños convalidaron la operación mediante una donación de los derechos posesorios y litigiosos de esa fracción de poco menos de media hectárea, que se concretó entre 2009 y 2010. El decreto de aceptación del Gobierno es de 2011. El problema es que el Estado tucumano tomó, en los hechos, también la otra media hectárea. Y allí construyó el jardín de infantes.

“A pesar de los claros límites del título, la Provincia procedió a ocupar el resto del inmueble, que consiste en una extensión mayor que la expropiada”, puntualizó el abogado Rafael Alejandro Carranza, que representa a los propietarios del inmueble (Jorge Hernán Jiménez, María Eugenia Jiménez Sancho Miñano, Isaías Alejandro Jiménez, Juan Pablo Jiménez y Exequiel Jiménez Sancho Miñano, según consta en el expedente 5.607/11, Jiménez, Juan Carlos - Sancho Miñano, María Inés del Valle, sobre sucesión).

El 23 de mayo de 2019, Carranza intimó a la Casa de Gobierno, por vía administrativa, para que “en el término de 15 días proceda a restituir el inmueble que detenta de modo ilegítimo y se abone a mis demandantes las sumas representativas de la ilegal ocupación”.

POBLACIÓN. Según el PE, a la primaria van 772 chicos. Al jardín, 256.

La presentación obtuvo una respuesta. Tomó algo más que los 15 días de la intimación y no se tradujo en una restitución de la propiedad (hay construidas dos salas de nivel inicial sobre los más de 5.500 metros cuadrados que reclaman los propietarios). Pero el 23 de diciembre del año pasado, el Poder Ejecutivo remitió a la Legislatura un proyecto de ley para expropia el resto de la manzana en disputa.

En esa iniciativa, la Casa de Gobierno reconoce la usurpación. (Se informa por separado)

A casi 10 meses de presentada, la propuesta aún no ha sido debatida en el recinto. ¿La razón? La interna que estalló el 8 de marzo entre el gobernador Juan Manzur y el vicegobernador Osvaldo Jaldo con la elección del nuevo ombudsman. En la Cámara, los proyectos del Ejecutivo dejaron de tener prioridad. Y esto incluyó hasta los pliegos para cubrir vacantes judiciales. El caso de la “escuela okupa” corrió con la misma suerte.

Ahora que el primero es jefe de Gabinete de la Nación y que el segundo está a cargo de la Gobernación, y que ambos manifiestan públicamente estar “más unidos que nunca”, una de las fuentes más encumbradas de la Legislatura confía en que la tendencia cambiará. “No nos terminamos de acomodar en la pelea, y ahora nos estamos reacomodando a la reconciliación”, reconoció.

Comentarios