Manzur y Jaldo, con el celular en línea - LA GACETA Tucumán

Manzur y Jaldo, con el celular en línea

El gobernador en uso de licencia sigue la marcha de la gestión desde la Casa Rosada. El vicegobernador a cargo del PE espera más informes de ministros.

25 Sep 2021 Por Marcelo Aguaysol
1

No debería ser una novedad. Pero viniendo de una encarnizada interna en la que llegó a ponerse en duda el reemplazo de uno a otro, tal cual lo marca la Constitución de la Provincia, las llamadas telefónicas entre el gobernador en uso de licencia y jefe de Gabinete de la Nación, Juan Manzur, y el vicegobernador en ejercicio del Poder Ejecutivo, Osvaldo Jaldo, vislumbran un cese de hostilidades verbales y, en definitiva, una tregua institucional y política. Las charlas fueron en buenos términos, según pudo averiguar LA GACETA, con promesa de un pronto encuentro. Jaldo tiene pendiente un viaje a Buenos Aires que podría realizarse la próxima semana si es que el presidente de la Nación, Alberto Fernández, dispone una cumbre en la que también participaría Manzur.

En medio de las disputas por la sucesión, y como una manera de iniciar un nuevo proceso para sostener la gestión, el vicegobernador había asumido un compromiso con el jefe de Estado nacional para propender a la paz política en uno de los distritos que obtuvo uno de los mejores resultados en el país para el Frente de Todos en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). “Sólo te pido que Tucumán no sea noticia nacional; que se respete todo lo que ha venido realizando Juan y que no haya problemas internos”, habría encomendado Alberto Fernández a Jaldo.

El vicegobernador arrancó su nuevo desafío escuchando a los ministros del gabinete manzurista. Puso el foco en Seguridad y en Educación. Los ministros Claudio Maley y Juan Pablo Lichtmajer, respectivamente, estaban en el ojo de la tormenta y muchos presagiaron que sus días en el Poder Ejecutivo estaban contados. Jaldo no tomó determinación alguna. Su compromiso ante el Presidente y ante el propio Manzur, con quien el lunes mantuvo una charla en la Casa de Gobierno, era no tocar a ninguno de los funcionarios. El miércoles, el vicegobernador convocó a Maley, a los funcionarios de seguridad y a la plana mayor de la Policía para solicitarles más acción en las calles. Les dio 30 días para que se noten los cambios. Ayer mismo, Maley saturó de imágenes el celular de Jaldo poniéndole al tanto de los 15 operativos montados en distintos puntos de la provincia. Ese mismo miércoles, Manzur agarró su celular y habló con su compañero de fórmula. Lo hizo usando el nombre de pila. Quería saber cómo estaban las cosas en la provincia. El tranqueño pasó revista. Quedaron en verse la semana que viene en Buenos Aires, si la agenda lo permite.

Manzur no vendrá a Tucumán como lo habían previsto algunos de sus colaboradores. Sus actividades en el principal distrito de la Argentina imposibilitan una escapada a la provincia. De todos modos, no está descartada. Entre los manzuristas hay preocupación e incomodidad. Su líder no atiende las llamadas y no contesta los mensajes. Pocos son los “afortunados”. Tampoco hay novedades acerca de los tucumanos que posiblemente recalen en la estructura nacional. Ninguno de los mencionados sabe nada de un cambio de aire. Siguen en el gabinete, con la ratificación de Jaldo.

El vicegobernador en ejercicio del Ejecutivo, mientras tanto, sigue con las tareas administrativas propias de la administración. Esta semana firmó más de una docena de decretos habilitando la remisión de fondos para sueldos y aportes no reintegrables para obras que beneficiarán a los municipios. “Los firmó callado, como un gesto de cambio de actitud para aquellos que señalan que habrá revanchismo”, comentó a nuestro diario uno de sus allegados. La próxima semana, los intendentes desfilarán por el antedespacho gubernamental, mientras que los comisionados rurales irán al Salón Blanco. Jaldo indica que hay un solo mensaje que transmitirle a todos ellos: unidad. Todo se mantendría como hasta ahora por lo menos hasta el 14 de noviembre, fecha de las elecciones. Nadie sabe qué pasará después.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios