Por qué se incluyó en la vacunación contra el coronavirus a embarazadas - LA GACETA Tucumán

Por qué se incluyó en la vacunación contra el coronavirus a embarazadas

Comprobaron que en esta segunda ola, la letalidad del virus se triplica en mujeres gestantes y puerpéreas. Qué decidieron hacer con AstraZeneca.

19 Jun 2021

Los ministros de salud de todo el país consensuaron el martes pasado, en su habitual reunión del Consejo Federal de Salud (Cofesa), la recomendación de incluir a las mujeres gestantes o en período de lactancia sin condiciones de riesgo y con indicación médica individual dentro de los grupos priorizados para recibir la vacuna contra la covid-19.

"Ya estaba vigente la vacunación de personas gestantes con condiciones de riesgo desde febrero. Ahora se incorporan con la indicación personal de su médico tratante", ha explicado la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti. La recomendación cuenta con el aval de la Comisión Nacional de Inmunizaciones (Conain). Así las cosas, ahora en los lineamientos técnicos de la Campaña Nacional de Vacunación, las embarazadas o aquellas que se encuentran dando la teta deberán consultar a su obstetra  y presentar una prescripción suya.

Pero, ¿por qué se tomo la decisión de incluir a este sector? Los datos sobre seguridad y eficacia de la vacunación contra el coronavirus en embarazadas eran, hasta hace unos meses, muy limitados, ya que este grupo fue excluido de los ensayos clínicos iniciales, básicamente. Sin embargo, con el paso del tiempo y el avance de la campaña, hay más evidencia científica, especialmente con las vacunas que emplean la técnica del ARN mensajero, como las de Pfizer y Moderna (ninguna de éstas ha llegado aún a la Argentina).

Ahora se sabe, además, que tanto en Europa como en Estados Unidos se han vacunado mujeres que formaban parte de los grupos de riesgo y no hubo inconvenientes.

Un tercer dato que alentó a los ministros de la Argentina a tomar esta resolución es que, la semana pasada, la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, en consonancia con lo que pasa en el resto del mundo, reveló que el 11% de las mujeres internadas en terapia intensiva con coronavirus estaba embarazada. Incluso, un estudio publicado en la revista científica Journal of the American Medical Association Pediatrics evaluó a 2.130 mujeres embarazadas de 18 países, incluida la Argentina, y concluyó que las mujeres con covid-19 durante el embarazo tuvieron un 50% más de probabilidades de experimentar complicaciones, como parto prematuro, preeclampsia, ingreso a cuidados intensivos y muerte. Durante la primera oleada de la pandemia, en cambio, no se habían verificado complicaciones en embarazadas. De hecho, en 2020 fallecieron seis embarazadas en nuestro país, mientras que en lo que va de 2021 se han registrado más de 30 muertes causadas por el virus.

Para peor, un informe del Ministerio de Salud bonaerense muestra que la letalidad en personas gestantes o puérperas triplica a la letalidad de las personas no gestantes del mismo grupo etario (15 a 49 años).

EMPEORAMIENTO CON LA SEGUNDA OLA. Hubo un aumento de la severidad y mortalidad por coronavirus en este grupo. ARCHIVO

Ante este panorama, el Ministerio de Salud de la Nación concluyó que las personas gestantes presentan un riesgo mayor de evolucionar hacia formas severas de la enfermedad, documentado por un mayor número de ingresos a Unidades de Terapia Intensiva y requerimiento de Asistencia Respiratoria Mecánica. Este riesgo aumentado se observa principalmente en el tercer trimestre.

Finalmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el uso de la vacuna de AstraZeneca y Sinopharm (hasta el momento no concluyó la evaluación de la Sputnik V) en embarazadas cuando los beneficios de la vacunación superan los riesgos potenciales. En el caso de la vacuna de Sinopharm, no obstante, aclaran que los datos disponibles son insuficientes.

Pero, ¿qué pasa con la vacuna de AstraZeneca? Ésta se ha asociado a un síndrome muy infrecuente e inusual que implica trombos (coágulos de sangre). Los ministros optaron por incluir en los últimos lineamientos técnicos que en los casos de las embarazadas o de quiénes amamantan el siguiente texto: "si en el centro de vacunación hubiera más de un tipo de vacuna disponible, se podrá ofrecer como primera opción una vacuna diferente a AstraZeneca/Covishield. Sin embargo, si no estuvieran disponibles otras alternativas, no se deberá retrasar la vacunación". Para ver la recomendación completa del Gobierno, haga click aquí

SISTEMA INMUNE. El cuerpo materno baja sus defensas para poder llevar a término el embarazo. LA GACETA


Comentarios