La Selección, en la Copa América: de buenas intenciones, pero con la mandíbula muy floja - LA GACETA Tucumán

La Selección, en la Copa América: de buenas intenciones, pero con la mandíbula muy floja

Otra vez, como en las Eliminatorias, Argentina no supo sostener la ventaja y terminó masticando bronca por un empate con gusto a poco; ahora se viene Uruguay, el viernes, en Brasilia.

15 Jun 2021 Por Federico Espósito

En esta búsqueda por desentrañar la identidad de la Selección que dirige Lionel Scaloni todavía hay más dudas que certezas, pero lo visto en estos primeros tres partidos del año (los dos de Eliminatorias y el debut en la Copa América) permiten vislumbrar algunos rasgos a priori. Por ejemplo, que Argentina sigue necesitando a Lionel Messi más de lo conveniente. Jugadores de jerarquía y buen pie no le faltan, pero al final de cuentas sigue siendo el 10 el que marca la diferencia. Sea digitando jugadas de peligro que otros no pueden o no saben definir, generando sus propios espacios de remate o sacando conejos del sombrero, como el que le coló en el ángulo al arquero Bravo con una rosca fenomenal. Ya era hora: el chileno y el colombiano Ospina le habían adivinado las intenciones noches atrás, pero esta vez ganó la zurda del virtuoso. Bien a lo Maradona, en la pegada y en el festejo, como para completar ese lindo homenaje en la previa.

Después viene el segundo problema, más circunstancial y ajustable que el anterior, pero que se ha pagado con seis puntos perdidos en tres partidos: esta Selección muestra, a la vez que buenas intenciones, una alarmante incapacidad de sostener un resultado. Como contra Colombia, empezó muy bien y se deshilachó de manera inexplicable en el segundo tiempo. Lo peor del caso es que, al igual que en Santiago del Estero, a Chile le alcanzó con muy poco para hacerle daño a Argentina. Esta vez ni siquiera necesitó a Alexis Sánchez para exponer la endeblez de una defensa que sintió la falta de Cristian Romero. Sí, de un chico que tiene apenas dos partidos. Así de flojo fue lo de Martínez Quarta y Otamendi, amplificando la descompensación producida ante las subidas de Tagliafico y Montiel. Fueron pocos, pero cada contragolpe chileno fue con peligro de gol. Seguramente Uruguay habrá tomado nota, por lo que Scaloni tendrá que ajustar algunas tuercas. Si Romero está en condiciones, es una fija que estará de vuelta. ¿Será el turno de Pezzella?

Está claro que otro sería el tono si Nicolás González y Lautaro Martínez hubieran acertado al menos una de las ocasiones claras que tuvieron. ¿Quién no se agarró la cabeza cuando el primero, sin marca y perfilado para su pie, eligió buscar al segundo en lugar de pegarle al arco, o cuando el de Inter falló una volea en el punto penal? Si algo se puede rescatar es que al menos se crearon situaciones como para merecer algo más que el empate. La idea de juego sigue sin estar muy clara, pero por momentos Argentina intenta jugar y ser protagonista. Y está bien, porque tiene con qué hacerlo.

Sin preocupación
“Las situaciones de gol están, y tarde o temprano la pelota va a empezar a entrar, así que no hay problema”, fue la reflexión del DT de Argentina, Lionel Scaloni luego del empate ante Chile.

Breves coperos

Calentamiento especial

Argentina realizó la preparación física antes del partido con “Live is life”, la canción que Diego Maradona utilizó para su entrenamiento en la previa del partido entre Bayern Münich y Napoli por las semifinales de la UEFA 1989. El baile, la acrobacia con la pelota, los botines de cordones desatados y un tarareo despreocupado quedaron en la inmortalidad.

Regreso y concentración

Argentina retornará a Brasil el jueves, un día antes del duelo ante Uruguay que se jugará el viernes, desde las 21, en Brasilia. Hasta entonces la concentración seguirá en Ezeiza.

La acción continúa el jueves

Por la segunda fecha del Grupo B, Colombia enfrentará a Venezuela y Brasil, a Perú. Luego de quedar libre en la primera fecha, el debut de Perú será ante Brasil, Río de Janeiro, mientras que Venezuela-Colombia se jugará en Goiania.

Comentarios