El frío cala en las aulas y los abrigos son la única alternativa - LA GACETA Tucumán

El frío cala en las aulas y los abrigos son la única alternativa

Una docente asegura que el dictado de clases se vuelve dificultoso en este contexto y hay padres que tienen temor ante posibles enfermedades.

17 May 2021 Por Nahuel Toledo
3

INDUMENTARIA. Camperas, gorros, guantes y mantas se convirtieron en las nuevas prendas de los uniformes escolares

El cumplimiento de los protocolos sanitarios y la llegada del otoño resulta una combinación peligrosa para los estudiantes tucumanos. Las ventanas de las aulas deben estar abiertas para garantizar la circulación cruzada de aire y así evitar posibles contagios de coronavirus, pero ante esta realidad los chicos quedan expuestos a enfermedades, por más abrigos que lleven. Camperas, capuchas, gorros, bufandas, guantes y mantas se convirtieron rápidamente en prendas fundamentales de los uniformes escolares para pasar el frío.

“¿Qué pueden aprender los chicos si tienen frío y hambre?”, se preguntó María José Hernández. Ella es docente en la escuela Cooperativismo Argentino y afirmó que dictar clases en este contexto es difícil para los trabajadores y para los alumnos.

En diálogo con LA GACETA, la docente de nivel primario relató que durante la jornada, los chicos sienten frío dentro de las aulas y el desarrollo de la clase se vuelve complejo. “A las ocho entran a las aulas y a las diez de la mañana están helados, empiezan con dolores de estómago y cabeza. Incluso, a los barbijos no los soportan todo el tiempo y por momento piden bajárselo un instante para respirar”, relató.

La trabajadora educativa confesó que al igual que sus alumnos, ella también siente frío en su lugar de trabajo. “Por los protocolos no podemos comer ni tomar algo caliente y a las escuelas ya no llega el suplemento, por el cual los chicos recibían una taza de té o chocolate caliente”, agregó.

Como docente, pero también como mamá de una nena de ocho años, Hernández reconoció que enviar un chico a una escuela resulta “angustiante” porque no se sabe cómo volverá. “Hay padres que me dicen que tienen miedo de enviar a sus hijos y los entiendo. Si les pido que manden fotos de las tareas para tener un seguimiento”, confesó.

En octubre de 2020, la Sociedad Argentina de Pediatría se pronunció a favor de las clases presenciales en nuestro país. A través de un comunicado, el organismo manifestó su preocupación por la “brecha tecnológica y la inequidad producida por déficit habitacionales, falta de agua, luz precaria y sin conexión a redes de internet” y requirió a las autoridades brindar las condiciones necesarias para tal finalidad

Consultado por esta situación que atraviesan los estudiantes de la provincia, el médico pediatra Federico Caillou explicó que “el cuerpo humano debe mantener una temperatura adecuada para estar cómodo” y la mejor manera de afrontar esto es con ropa de abrigo. El profesional también explicó que los niños poseen mayor metabolismo basal, lo que les permite tener una temperatura central un poco más elevada y los hace más tolerantes al frío que los adultos.

“El frío es condicionante para estar de manera confortable en un lugar”, dijo Caillou, aunque también sostuvo que se trata de un “factor modificable” que podemos controlar.

“No sabemos si como consecuencia de esto pueden incrementarse algunas enfermedades, todavía es pronto. Pero si podemos inferir que el correcto cumplimiento de los protocolos disminuyen los problemas”, afirmó el doctor.

Panel coronavirus Tucuman

Estadísticas actualizadas de nuestra provincia Ver panel covid

Temas

Coronavirus
Comentarios