Alberto logró más apoyos que soluciones en la gira europea, y ahora debe seducir a acreedores - LA GACETA Tucumán

Alberto logró más apoyos que soluciones en la gira europea, y ahora debe seducir a acreedores

El Presidente debe convencer al FMI para postergar pagos de la deuda, lo que está atado a la suspensión del pago al Club de París. El Gobierno ganó dos loterías.

17 May 2021 Por Nahuel Toledo
1

ENCUENTRO EN ROMA. Francisco, el Papa argentino, y el presidente Fernández hablaron de las dificultades económicas y la situación social del país.

El presidente, Alberto Fernández, culminó su gira europea y regresó al país. Durante su ausencia, el Congreso empezó a discutir la modificación del calendario electoral como consecuencia de la pandemia y un proyecto que busca respaldar por ley las restricciones sanitarias que se tomen en lo que resta del año; también se conoció que la inflación de abril fue del 4,1% y los contagios generados por el SARS- Cov2 siguieron sin dar respiro al sistema de salud. En este escenario, el Presidente bajó un equipaje cargado de respaldo a la gestión ante el FMI, pero sin soluciones concretas para una economía golpeada.

Ante el respaldo internacional conseguido en seis días, la comitiva presidencial calificó como exitosa la gira por el viejo continente. En materia política, las fotos y las reuniones concretadas con el Papa Francisco; el presidente español, Pedro Sánchez; el primer ministro de Italia, Mario Draghi; el presidente francés, Emmanuel Macron, y la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, significaron una bocanada de aire fresco para la gestión nacional. Y un importante respaldo para el ministro de Economía, Martín Guzmán.

La lotería

A finales de este mes, el Gobierno argentino deberá desembolsar U$S 2.400 millones al Club de París, pero esa postergación -trascendió que hay consenso- está supeditada a la prórroga de dos pagos inmediatos al FMI, además de la eliminación del cobro de los sobrecargos al menos mientras dure la pandemia. Según el economista tucumano Osvaldo Meloni, la gira no tendrá implicancia directa en el corto plazo para los problemas urgentes de la economía nacional y sostuvo que el respaldo conseguido representa “un guiño” de cara al próximo período eleccionario.

“Argentina se ganó dos loterías, en los últimos meses. La primera tiene que ver con el aumento impresionante del precio de la soja. Eso significa que, a partir de las retenciones, un enorme flujo de dólares que le permite al gobierno mantener con cierta calma el mercado cambiario. La otra lotería fue el aumento de capital aprobado del Fondo, por el cual a la Argentina como socio le corresponde un porcentaje. Y resulta que ese monto de Derechos Especiales de Giro (DEG) es más o menos parecido al monto que tiene que pagar este año por los intereses de la deuda”, manifestó.

Si bien consideró importante el apoyo que le expresó el Gobierno francés ante las negociaciones que deben encararse con el Club de París, el profesor universitario remarcó que los acreedores pedirán ver números para asegurarse el cobro de lo prestado. “Hay que mostrar un plan económico que el Gobierno argentino todavía no tiene. El ministro insistió muchas veces en que el plan económico era el Presupuesto, pero el Presupuesto resultó ser un dibujo torpe. Tenía en sus números una inflación del 29% y está visto que es muy difícil que se llegue a ese porcentaje. A partir de ahí todo el resto de los números se descalabran. En el Presupuesto tampoco estaba la caída de ganancias que impulsó Sergio Massa. La palabra del ministro está devaluada, al igual que la del Presidente”, enfatizó a LA GACETA.

Preocupación

En los primeros cuatro meses del año, los precios se incrementaron un 17,6%, de acuerdo con lo publicado por el Indec Las medidas adoptadas por la gestión nacional no logran frenar la readecuación constante en las tarifas de los servicios y la canasta básica de alimentos. Ante esto, el descontento social crece.

“Lamentablemente, creo que disminuir la inflación no es un objetivo del Gobierno nacional, a pesar de que la inflación conspira contra gran parte del electorado porque es un impuesto regresivo que afecta más a aquellos que no pueden comprar otras monedas para eludirlo. La inflación que tenemos es altísima para los estándares internacionales”, aseguró Meloni.

Y agregó: “en el Gobierno se junta una buena parte de técnicos que piensan que la inflación no está generada por déficit fiscal financiado con emisión de dinero. Eso trajo dolores de cabeza porque creen que la inflación se puede controlar con reguladores de precios y está visto en la historia que eso no funciona. El problema es el exceso de oferta de dinero y un elevado gasto público”.

Finalmente, el profesional afirmó que el Gobierno nacional no está viendo que la economía parece estar maniatada por los altos impuestos. “No sólo tenemos un alto gasto, cerca de 44 puntos del Producto Bruto sino también un nivel alto de impuestos. Argentina necesita una reforma laboral porque con las leyes actuales no aumentó el empleo registrado y reformas en muchos otros campos”, concluyó.

Comentarios