Cómo movía la droga la organización liderada por "El Mono" Reyna - LA GACETA Tucumán

Cómo movía la droga la organización liderada por "El Mono" Reyna

Mario Dardo Reyna será juzgado desde mañana, junto con Lorena del Valle Herrera y Paola Roxana Juárez, entre otros imputados.

16 May 2021
1

Detenidos del clan Reyna ingresan a tribunales federales de calle Las Piedras. FOTO DE ARCHIVO

Mario  Dardo “El Mono” Reyna, Lorena del Valle Herrera y Paola Roxana Juárez lideraron una de las organizaciones narcocriminales más importantes de la provincia. Los tres coordinaban una minuciosa logística para el tráfico de estupefacientes: adquirían grandes cantidades de droga y organizaban el transporte, la tenencia y luego la distribución y la venta en distintos barrios de la provincia. Marcaron su territorio en los vecindarios Juan XIII, Manantial sur, en la zona de San Miguel de Tucumán, y Las Acacias, en Yerba Buena.

Entre 2016 y 2018, al menos, los tres “jefes” conformaron una estructura integrada por decenas de personas que se distribuyeron las tareas de comercio, almacenamiento, fraccionamiento, acondicionamiento, preparación, transporte y distribución de cocaína y marihuana.

Los fiscales federales Pablo Camuña (fiscal general subrogante) y Lucía Doz Costa (auxiliar fiscal) ratificarán estas imputaciones en contra de Reyna, Herrera y Juárez, además de otros 13 acusados, en el inicio del juicio oral previsto para mañana en el edificio del Tribunal Oral Federal (TOF). Los representantes del Ministerio Público Fiscal (MPF federal) describirán cómo era el esquema del “negocio ilícito” que se estableció en estas zonas, de acuerdo a la investigación oficial.

“Mario Reyna, Lorena Herrera y Paola Roxana Juárez realizaban y coordinaban la compra, el transporte y la venta de sustancias estupefacientes. A la vez, Paola Juárez organizaba los denominados ‘bunkers y kioscos’ de venta de estupefacientes en la modalidad menudeo, en los lugares referidos”, precisaron en el MPF.

La audiencia debate se iniciará, a las 9.30, en la sede de calle Chacabuco al 100, en la capital. El Tribunal estará integrado por los jueces Enrique Lilljedahl, Abelardo Jorge Basbus y Mario Eduardo Martínez. Mariano Galletta será el defensor oficial.

El resto del grupo y las funciones

Allí, serán juzgados también Elena Beatriz Juárez, Pamela Elizabeth Bravo, Nancy Beatriz Molina, Lourdes Estefanía Salazar, Mercedes del Valle Juárez, Aldana Malena Cabrera, María Celia Molina, Juan Enrique Risso Patrón, quienes fueron detenidos en el marco de los allanamientos llevados a cabo en junio de 2018. Posteriormente, fue atrapado Francisco Horacio Juárez.

Según datos de la causa, Gustavo Alexis Villalba Sosa, Jonatan Javier Krujowski, y Carlos Alejandro Sosa formaron parte de la misma organización criminal, desde al menos el 19 de septiembre de 2017 hasta el 3 de diciembre del mismo año.

Entre los denominados “dealers” se encontraban Francisco Juárez alias “Frank” e Isaías Reyna, que se sumaron a Lourdes Estefanía Salazar, Aldana Malena Cabrera alias “Brigitte”, Mercedes del Valle Juárez alias “La Jova”. Todos  se encargaban de guardar, transportar y fraccionar las sustancias en dosis para la comercialización.

Nancy Molina, por su parte, desarrollaba la venta, el acopio y el fraccionamiento de sustancias estupefacientes, junto con su madre, Elena Beatriz Juárez alias “La Paya”. Ellas respondían a Pamela Elizabeth Bravo, quien “se encontraba en un segundo eslabón y tenía como colaboradores a su madre María Celia Molina alias ‘La Chela’ y a Juan Risso Patrón alias ‘Tortillero’”, conforme el requerimiento de elevación a juicio.

Los contactos

En esa línea, Pamela Bravo realizaba el contacto con proveedores desustancias, haciendo de nexo entre éstos y los demás integrantes de la organización. Los estupefacientes que obtenían en forma aleatoria por parte de distintos proveedores, como Juan Jiménez y su mujer Rosa Correa, fue proporcionada desde la provincia de Buenos Aires, por Gustavo Alexis Villalba Sosa, alias “Camarada”, conforme a la acusación.

Gustavo Alexis Villalba Sosa, alias “Camarada”, recibía los cargamentos desde Misiones por parte de Jonatan Javier “Javi o Javichi” Krujowski y de Carlos Alejandro “Maestro” Sosa, quienes fueron los encargados de enviar, en forma aleatoria con otros proveedores (entre septiembre y diciembre de 2017), los estupefacientes. Estos enviaban las sustancias, probablemente, por micros de larga distancia, siempre por instrucciones y bajo la coordinación de Mario Reyna, Lorena del Valle Herrera y de Paola Roxana Juárez, quienes eran los jefes.

Las “escuchas” telefónicas

A partir de la investigación, se determinó que la organización había utilizado diversos teléfonos celulares, con el fin de no ser detectados por las fuerzas de seguridad y el Ministerio Público Fiscal. Durante los procedimientos de junio de 2016 y el mismo mes de 2018, se secuestraron unos 40 equipos, lo que exponía esta idea.

Fuentes judiciales indicaron que mediante las “escuchas” telefónicas se ha podido establecer que la organización utilizaba, entre otras, las siguientes palabras como eufemismos para referirse a la droga: “cosa”, “alita”, “ala”, “bolsas”, “faso”, “merca”, “Pollito”, “verde”, “blanca”, entre otros.

Los allanamientos se concretaron en viviendas ubicadas en calle Juan José Paso y Chile de la capital, lugar donde funcionaba una distribuidora de bebidas pertenecientes a Herrera y Reyna. En este lugar se secuestraron 4.003,37 gramos de marihuana, distribuidos en cuatro envoltorios rectangulares, y más de $ 800.000.

En otros procedimientos se hallaron más de 2.298,15 gramos de cocaína y 1.107,67 gramos de marihuana, además de dos balanzas para pesar el material estupefaciente, una trituradora  para  preparar dicha sustancia, y casi $ 500.000 en billetes de diferente nominación, entre otros materiales.

Comentarios