Rugby: “Dejé todo lo que tenía” - LA GACETA Tucumán

Rugby: “Dejé todo lo que tenía”

Santiago “Tati” Pérez le puso fin a su etapa de jugador luego de 14 temporadas en Primera.

11 May 2021 Por Federico Espósito
2

LO PRIMERO ES LA FAMILIA. Los afectos de “Tati” lo esperaron al terminar su último partido con los “Benjamines”. Su club le obsequió un cuadro con una camiseta para reconocer su exitosa trayectoria.

Para el cabulero de ley, el respeto por los rituales se mantiene incluso en situaciones excepcionales. Por eso Santiago Pérez decidió seguir su rutina habitual previa a los partidos incluso sabiendo que se trataba del último, el de la despedida. Almorzó temprano con su familia, esperó que su mujer, Jimena Calliera, se llevara a Santiago y Malena (sus hijos) y se dispuso a armar el bolso despacio, sin apuro, como saboreando cada paso de ese libreto que había seguido por tantos años. Aunque la pandemia le vetó algunas partes, como la de llegar con el tiempo calculado para tomarse un cafecito en la cantina del club antes de enfilar hacia el vestuario para los masajes y el estribo. De todos modos, en el camino fue repasando algunas de las escenas más destacadas de esas 14 temporadas en Primera: el debut, el primer try, los títulos, la llegada al seleccionado, los viajes, los amigos.

Esa es la parte que no se vio de su despedida. La otra sí la pudo compartir con el resto: salir de la cancha y recibir el reconocimiento de compañeros y rivales. Lawn Tennis le obsequió un cuadro con una camiseta suya. Gabriel Ascárate, Matías Orlande y Matías López, de Natación, le entregaron una camiseta “blanca” con el 5, el número que solía lucir “Tati” como segunda línea.

“Estoy muy agradecido. No esperaba todo eso, pensé que iba a ser algo así nomás, salir de la cancha y abrazarme con mi familia, pero fue mucho más. Fue un gran gesto de mi club y también de los de Natación, son unos capos”, devolvió Pérez.

RIVALES Y AMIGOS. Matías Orlande, Gabriel Ascárate y Matías López le obsequiaron una camiseta “blanca” con el dorsal 5.

A diferencia de lo que le sucede a muchos, “Tati” jura que no hubo presiones externas en su decisión de ponerle fin a su etapa como jugador. “Hace varias semanas que lo venía pensando. Uno sabe mejor que nadie cómo se siente, las ganas de entrenarse, el cansancio, los golpes. Y yo ya sentía que no me quedaba mucho para dar. Le fui contando a mi mujer cómo me sentía, le hablé de lo mismo todas estas semanas, y me dijo que iba a apoyar cualquier decisión que tomara. Ella escucha y sabe, si hace 10 años que estamos juntos. Y la verdad es que me fui contento, sabiendo que dejé todo. Quedé vacío, no puedo reprocharme nada”, asegura.

Contra Natación se despidió en Intermedia, y de visitante. Una fecha antes se había despedido de la cancha 1 del Lawn Tennis con el plus de ganar un duro clásico contra Los Tarcos en Primera. “Se te vienen muchas cosas a la cabeza. De los momentos más lindos, como los campeonatos, te acordás siempre, pero también hay otros que aunque no fueron muy felices, sirvieron para el aprendizaje. Rescataría muchas cosas, pero creo que lo mejor de todo fueron las personas que pasaron y que se convirtieron en mis amigos”, resalta.

El gran dilema del retiro no se agota en el último partido. Por el contrario, se diluye a lo largo de esa primera semana en la que ya no hay que ir a entrenamiento, o al gimnasio, o prepararse para el siguiente partido. Muchos sienten ese faltante como vacío. “Tati” prefiere verlo en términos de libertad para hacer otras cosas. “Es fuerte, pero estoy tranquilo, armando la semana sin compromisos. Quiero tener tiempo para hacer lo que me vaya saliendo: si está la oportunidad de viajar a algún lado, voy; si quiero quedarme en casa relajado con mis hijos, me quedo; si quiero irme a andar en moto, lo hago. Por supuesto, ver los partidos del club cuando se pueda, hasta entonces lo veré por la tele si lo dan”, cuenta.

Entre esas actividades, está la de llevar al pequeño Santiago a la M6 del club. “Todavía es chiquito, pero por suerte le encanta. La idea es dar una mano ahí porque son muchos chiquitos, pero por ahora no quiero comprometerme 100% con alguna división. Tal vez el año que viene sí me ofrezca a colaborar en juveniles o en infantiles, cualquiera sea el rol que me toque. Por ahora, solo quiero disfrutar del tiempo con lo que me vaya saliendo”.

Comentarios