Paola Tacacho había presentado pruebas de ciberacoso - LA GACETA Tucumán

Paola Tacacho había presentado pruebas de ciberacoso

La denunciante Tacacho llegó a entregar 27 capturas de mensajes intimidatorios recibidos en las redes a la fiscala Reinoso Cuello.

15 Mar 2021
1

INTIMIDACIÓN. Captura de un mensaje proporcionado por Tacacho.

Paola Tacacho comenzó a detectar que su ex alumno Mauricio Parada Parejas la hostigaba a mediados de 2015, según consta en la primera de las 13 causas penales que inició para intentar frenar las agresiones, que acabaron en el femicidio seguido de suicidio ocurrido el 30 de octubre de 2020. Cuatro años y medio antes de ese epílogo criminal, la víctima llegó a aportar 27 imágenes que daban cuenta del ciberacoso que sufría: las capturas constan en el expediente archivado sin investigación por la fiscala Adriana Reinoso Cuello el 5 de septiembre de 2016. Según esa funcionaria constitucional, de las actuaciones no surgía la posible comisión de delitos (se informa por separado).

En sus presentaciones espontáneas tanto ante la Policía como en la Fiscalía de Reinoso Cuello, Tacacho describió cómo su femicida la perseguía en las redes sociales, y le hacía la guardia en el Instituto de Inglés de Barrio Norte donde dictaba clases y en el edificio que habitaba. La profesora denunció que Parada Parejas trataba de contactarla mediante perfiles falsos de Facebook; la insultaba; le enviaba mensajes obscenos y la amedrentaba. Según narró, el acosador llegó a averiguar dónde compraba comida para llevar y dónde votaba, y le anticipaba que iba a esperarla allí.

El 18 de marzo de 2016 y en la Comisaría I°, Tacacho refirió que se había decidido a denunciar porque aquel día, alrededor de las 17.45, su victimario se había hecho pasar por otra persona para tratar de ingresar a su departamento. “Le reconocí la voz (y no lo dejé entrar). Por temor a mi integridad física y psíquica, solicito a esta autoridad (policial) que por su intermedio imponga una restricción de acercamiento en contra de Parada Parejas, quien en estos últimos días se acercó a mi trabajo y me ocasionó mucho temor”, había suplicado Tacacho.

Dos meses más tarde, la docente oriunda de Salta se presentó directamente en la Fiscalía de Reinoso Cuello y declaró en forma voluntaria. “A partir del inicio de este año lectivo, (Parada Parejas) volvió a molestarme: me empezó a esperar a la salida de mi trabajo y me dejaba cartas en mi edificio con fotos mías. Voy a adjuntar pruebas de ello en este acto. La verdad es que estoy cansada: tengo miedo y me siento vulnerable”, reiteró la víctima a Reinoso Cuello, quien estampó su firma en el testimonio. Las evidencias proporcionadas por Tacacho e incorporadas al expediente 15.478/2016 muestran al agresor sentado en la vereda en distintos días y cómo incluso este intentó conseguir el número de teléfono de Tacacho por medio de una amiga a la que se presentó como “una alumna”.

Comentarios