Ganar es la cuenta pendiente para lo que viene en San Martín - LA GACETA Tucumán

Ganar es la cuenta pendiente para lo que viene en San Martín

Con sus debilidades a cuestas, el “Santo” volvió a convertir; pero cerrar los partidos continúa siendo una de sus falencias.

11 Ene 2021 Por Bruno Farano
2

MÁS QUE UNA PROMESA. Lucas González anotó el segundo gol de San Martín y lo celebró junto a sus compañeros. LA GACETA / OSVALDO RIPOLL

El análisis de lo que ofreció San Martín ayer, en el duelo que cerró su participación en la fase campeonato de la Primera Nacional importa poco. De movida, el juego contra Gimnasia de Mendoza no ofrecía nada relevante y Sergio Gómez y Favio Orsi habían decidido darles descanso a algunos futbolistas. Pero lo claro es que el “Santo” deberá seguir ajustando tuercas de cara a una etapa en la que el margen de error es casi nulo. El próximo escollo será Atlanta, como un capricho del destino que decidió poner frente a los dos equipos que deberían haber jugado la final por el ascenso y ahora se cruzarán en el arranque de una fase de eliminación donde el que pierde se despide hasta la próxima temporada.

El “mix” de San Martín no ofreció nada nuevo. Muchas ganas, algo de lo que había evidenciado en los últimos juegos, unos cuantos desacoples en la última línea que lo hicieron sufrir (de hecho los goles de Ramón Lentini y Omar Andrada llegaron por esa vía) e idénticos problemas en la generación de juego que le impidió tener mayor peso ofensivo.

En la lista de cosas positivas pueden anotarse que el “Santo” siempre fue al frente, incluso con sus falencias a cuestas, que volvió a marcar un gol tras 399 minutos y que Lucas González cortó la mala racha de los delanteros.

En La Ciudadela deben hacer borrón y cuenta nueva. El primer ascenso se escapó porque el equipo no logró encontrarse en las siete fechas y porque, durante gran parte de esta etapa, tuvo la cabeza más en el pasado que en el presente. Ahora, los entrenadores deben hacerles entender a sus pupilos que deben olvidarse del conflicto que tuvo el club con la AFA y de todo lo que sufrieron en los últimos meses. Lo que se viene será a cara de perro y en cada llave 90’ separarán la gloria del fracaso.

“En los mano a mano, la motivación va a cambiar y eso puede ayudarnos a encontrar nuestra mejor cara”, dijo hace algunos días Gómez. Eso puede llegar a ser un aliado, pero lo cierto es que el equipo también debe mejorar.

En un torneo demasiado parejo, en el que los duelos se definieron por detalles mínimos, y en el que ahora esa paridad se acentuará producto del sistema de definición y de los nervios propios de instancias eliminatorias, San Martín no puede relajarse ni un segundo.

En las últimas jornadas, el equipo recuperó algo del juego y ayer volvió a convertir luego de mucho tiempo. Pero no pudo volver a ganar. Esa es la cuenta pendiente de cara a una etapa en la que eso es importantísimo para que pueda volver a soñar. Si no puede lograrlo habrá que empezar a apuntar al futuro.

Rincón “santo”

El regreso del goleador

Ramón Lentini dejó su sello en La Ciudadela cuando integró el plantel de San Martín entre 2016 y 2017. Antes del partido, los dirigentes le entregaron una camiseta con su nombre (foto).

Malas noticias

Pier Barrios, Gonzalo Rodríguez y Ramiro Costa sufrieron lesiones musculares y tienen pocas chances de jugar el próximo partido. Hoy les harán los estudios para determinar los tres se desgarraron.

Los finales

Sarmiento de Junín empató 0 a 0 con Atlético Rafaela y se metió en la final por el primer ascenso al ser líder de la zona B. Su rival será Estudiantes de Río Cuarto, que goleó a Agropecuarios 4 a 0 y desplazó del primer lugar de la zona A a Platense (le ganó a Temperley 2 a 1) por mejor diferencia de goles. El partido decisivo se jugará el sábado en cancha neutral a designar. Además, San Martín de San Juan y Barracas Central jugarán por el segundo ascenso (ver recuadro). Hoy se definen las dos últimas plazas.

Comentarios