Atlético mejoró y sigue vivo, pero ahora está obligado a ganar - LA GACETA Tucumán

Atlético mejoró y sigue vivo, pero ahora está obligado a ganar

Atlético se trajo un punto de Córdoba (hasta el minuto 73 eran tres) y si derrota a San Lorenzo, puede volver a soñar.

20 Dic 2020 Por Nicolás Iriarte
1

LAVOZ

En varios momentos de esta fase Campeón de la Copa Diego Maradona pareciera que Atlético sufre de jetlag. Ese trastorno de sueño que padecen las personas cuando van de un país a otro con un huso horario muy diferente. Tal vez el equipo esté sintiendo la diferencia de desafío que existe entre la fase clasificatoria y esta. No podemos ser tajantes (el equipo todavía tiene una chance más ante San Lorenzo) pero lo que ha mostrado hasta aquí en los dos primeros partidos tiene muy poco que ver con los anteriores seis que jugó.

Anoche, en el 1-1 ante Talleres, claramente mejoró lo hecho en el 0-2 ante Banfield pero el equipo de Ricardo Zielinski sigue sin ser ese que se floreaba en los duelos contra Racing, Arsenal y Unión. Claro, la diferencia de desafío realmente existe porque la etapa que disputa ahora está compuesta por los mejores equipos del torneo. Y son esos equipos los que han complicado al “Decano” hasta ahora en esta etapa.

Aún así, admitiendo esta pequeña baja en el rendimiento de un equipo que se había mostrado perfecto, el empate de ayer es para mirar con cierto cariño. No solo por la reacción de Atlético respecto del partido anterior sino por la buena cantidad de situaciones que le generaron y lo atrás que terminó en el campo. Es decir, mejoró pero bien podría haberlo perdido. El punto, entonces, no está mal.

Los rendimientos de Mauro Osores (pese a que la defensa volvió a sufrir un gol de cabeza) y Javier Toledo fueron de lo mejor en el equipo. La presencia de Cristian Erbes hizo recordar lo mucho que se había sentido su ausencia en el partido previo. El pase de Leonardo Heredia a Toledo es una pequeña prueba de que el Atlético de la fase anterior todavía está ahí, esperando por explotar nuevamente.

En el primer tiempo vimos a la versión más valiente de Atlético en el partido. En el segundo, las dimensiones de la cancha como bien lo marcó Toledo en la entrevista pos partido, y la energía de un equipo joven como el local, terminaron acorralando al “Decano” contra su arco.

“¿Por qué no nos guardamos un par de victorias que sólo sumaron para la estadística en la fase pasada para “usar” ahora?”, piensan algunos y algunas hinchas de Atlético. El pensamiento quizás también está en la cabeza de algunos jugadores. El escenario planteado es imposible de recrear no solo porque sencillamente la realidad no funciona así sino también porque evidentemente las paradas son más difíciles en esta fase.

El próximo rival será San Lorenzo en casi 10 días y allí Atlético deberá demostrar (será su última chance, repetimos) si está o no a la altura. Si ya se recuperó o no del jet lag que lo tiene un poco dormido en el huso horario de la fase campeón pero que lo tenía muy despierto en la clasificatoria. Tiene tiempo suficiente para preparar ese duelo y hacer lo que tiene que hacer.

Comentarios