Sacaron 300 kilos de basura de El Cadillal - LA GACETA Tucumán

Sacaron 300 kilos de basura de El Cadillal

19 Dic 2020 Por Franco Vera
5

MÁS DE 300 KILOS. Las bolsas se acumularon a la orilla.

Viernes por la siesta y el Tata Inti (sol) se nubla con blancas nubes que logran amenizar los casi 40 grados de temperatura, a 26 kilómetros de San Miguel de Tucumán. Un lugar bello para disfrutar de la naturaleza, del agua y de las verdes montañas.

Conocido popularmente como “El Cadillal”, el dique Celestino Gelsi, está rodeado por el cerro Medici y las incomparables Sierras de Medina. El embalse, que terminó de construirse en 1965, tiene 11 kilómetros de largo por 4 kilómetros de ancho, y una profundidad de 67 metros. Lleva su nombre en honor al ex gobernador de Tucumán, quien impulsó su construcción.

“Ante la problemática de contaminación en las costas del dique, no nos podemos quedar sin hacer nada” afirman las y los integrantes de S.O.S Tierra, movilizadores de la idea, a la cual se fueron sumando organizaciones sociales , instituciones, vecinas y vecinos que realizaron una actividad de conciencia ambiental en el dique. Fue una acción comunitaria compartida y apoyada entre todas y todos.

En 20 kayaks, se distribuyeron dos equipos, los cuales fueron acompañados por una velero del club de vela y la lancha de la policía lacustre. A la búsqueda de colillas, vidrios, botellas de plástico, latas y todo tipo de basura que contamina la reserva de agua de la provincia.

Gorra, repelentes, guantes y a remar hasta llegar a la basura. Seguramente no podremos limpiarlo entero, pero ya con toda esta basura que retiramos, aunque sea algo ayudamos”, comenta Lucas de 12 años de edad quien ya participó de dos limpiezas de las costas. La degradación del plástico es un proceso tan lento, que una botella tarda en descomponerse un promedio de 450 años.

En el velero, el capitán Eduardo hace magia para poder navegar. “Hoy rompimos un timón antes de salir y perdimos una pieza clave para controlar las velas”, comenta, mientras Cristian intenta arrancar el motor.

Bolsas verdes colmadas con residuos, entre botellas plásticas y de vidrio, cajas de tetrabrik, bolsas plásticas, latas metálicas y algún calzado olvidado, conforman la lista.

LA GACETA

“¡No nos alcanzó el tiempo, nunca nos va a alcanzar! Esto tiene que ir de la mano de una legislación que regule y atienda esta problemática, de un cambio de hábitos rotundo que transforme a los ciudadanos en consumidores responsables”, grita Pablo Córdoba desde su kayak, mientras cae el atardecer en los cerros, señal que es hora de volver a tierra.

El sol regala rayos rojizos y amarillos, dignos de una postal fotográfica bien tucumana de El Cadillal. Entre aplausos y posando para la última placa, se va cerrando una jornada colectiva de trabajo, cooperativismo, y conciencia ambiental. Se recolectaron aproximadamente 300 kilos de basura.

BASURA. Lucas participa activamente de la jornada

“Elegimos estar en constante acción, y convocar a la comunidad, porque entendemos que es la manera de dar un mensaje concreto para que llegue a la sociedad”,cierra Magdalena Sorondo. Con una mezcla de exaltación, alegría y satisfacción afirma que estas son jornadas que se deben multiplicar.

Temas

El Cadillal
Comentarios