Mientras sube la nafta, el GNC pelea para subsistir

El cambio de programa expone a los dueños de expendedoras a salir a buscar el fluido al mercado libre. Una medida en estudio nacional.

PROBLEMAS PARA LA ACTIVIDAD. Los propietarios de las expendedoras plantearon sus incertidumbres a la subsecretaria de Hidrocarburos. PROBLEMAS PARA LA ACTIVIDAD. Los propietarios de las expendedoras plantearon sus incertidumbres a la subsecretaria de Hidrocarburos. LA GACETA / INÉS QUINTEROS ORIO (ARCHIVO)

El precio del combustible líquido tiende a recomponerse. Las petroleras anunciaron un nuevo incremento del 1,3%, debido a la entrada en vigencia de un impuesto, con lo que sería el último reajuste de este complicado año. Pero las estaciones de servicio del norte del país tienen otro problema: cómo abastecerse de Gas Natural Comprimido (GNC) ante el cambio de las reglas de juego que implica la vigencia del Plan Gas 2020-2023. Sin embargo, anoche, al cierre de esta edición, los propietarios de las expendedoras representadas por la Cámara de Comerciantes de Derivados del Petróleo, Gas y Afines de Tucumán (Capega) que la medida no entraría en vigencia y que su ejecución se prorrogará hasta marzo del año que viene, indicó a LA GACETA el presidente de la entidad, Daniel Gargiulo. Sin embargo, la cuestión de fondo no se resolvió: los empresarios tendrán que salir a buscar un proveedor del fluido en el mercado libre, lo que puede significar un incremento en el valor del GNC.

“Con los lineamientos actuales, no se podrá disponer del servicio completo de la distribuidora zonal (Gasnor), tanto para contratarlo como para utilizarlo como valor de referencia del precio del gas natural, lo que generará una gran inseguridad al momento de negociar”, indicó Gargiulo.

Gonzalo Rodríguez, vicepresidente de Capega, profundizó en la cuestión. Afirmó que a partir del 1 de enero, los propietarios de las 70 de las 110 estaciones de servicios que venden GNC ya no podrán comprarle a la distribuidora el fluido a precios razonables, quedando fuera del cuadro tarifario especial que tenía esta actividad.

Sucede que esas empresas firmaron con Gasnor (ya no podrá comercializar) convenios que van desde el 1 de abril de este año hasta el 31 de marzo de 2021, con lo que la aplicación de la medida implicaría colocar a la actividad en un limbo durante los tres primeros meses del nuevo año. Hasta ahora, el GNC había sido tratado en el mercado energético nacional como demanda prioritaria, es decir, que las distribuidoras debía adquirirlo con un precio determinado en pesos por el Estado nacional. Por esa razón, el metro cúbico hoy se comercializa en un promedio de $ 25. Con la nueva regulación, el gas deberá ser adquirido de la misma manera que lo hacen las industrias, es decir, negociando directamente con proveedores. Aquí se observan dos cuestiones:

• Los expendedores de GNC deben salir a cotejar precios en el mercado y, generalmente, ese valor está en la misma cotización que el dólar oficial. Hasta ahora el valor de referencia, según fuentes de la actividad, era equivalente a $ 40. La distribuidora sólo hacía un pase del productor al vendedor final del GNC.

• El precio de referencia por millón de BTU (unidad inglesa que se utiliza en la actividad) era de U$S 4,35 y ahora podría conseguirse en el mercado a U$S 3, aunque con otro escenario para el tipo de cambio por los saltos del dólar durante este año.

El problema de fondo al que aluden los expendedores es que no hay seguridad en la provisión del GNC y deben salir a negociar el nuevo valor del producto, con el impacto al alza que puede generar en el precio final al usuario con el esquema de Gas Argentina (GasAr). La situación puede llegar a complicarse durante los meses con bajas temperaturas, ya que el gas de Vaca Muerta no llega a esta parte del país y, así, los empresarios deberían recurrir a Integración Energética Argentina Sociedad Anónima (Ieasa), que importa gas boliviano. La cuenca del norte argentino esa abastecida por ese fluido del vecino país que puede llegar a conseguirse a U$S 7 el millón de BTU. Allí viene otra negociación: a qué precio y a qué tipo de cambio se compraría ese gas.

Colapso

Frente a este marco de situación, el vicepresidente de Capega indicó que todas las expendedoras de GNC del NOA entrarían en crisis al no saber quién les abastecerá del producto y a qué precio. “Tal como está planteada la situación estarían firmando el certificado de defunción para el negocio del GNC”, planteó Rodríguez.

La cuestión no es menor. El GNC es el combustible que utiliza, mayoritariamente, el transporte de pasajeros.

“Todo esto generará una enorme inseguridad al momento de negociar la adquisición del gas natural con un impacto directo hacia los clientes de GNC, sean usuarios de taxis, remises, transportes escolares y particulares, todos ellos de muy alta sensibilidad social”, plantearon las distintas cámaras que representan a los propietarios de estaciones de servicio en una nota enviada a la subsecretaria de Hidrocarburos de la Nación, Maggi Luz Videla Oporto. “La falta de respuestas concretas está generando una presión incontenible de nuestras bases, en momentos especialísimos, bajas ventas, con mantenimiento en sus puestos de trabajo de todo el personal, sin la ayuda de salarios complementarios, aguinaldos y liquidación de vacaciones de por medio, situación que puede generar repercusiones en los medios que nuestras entidades no desean, pero que indefectiblemente llegarán”, advirtieron en otra nota a la funcionaria.

“Estamos trabajando por este tema a nivel nacional”, se limitaron a decir en la Secretaría de Energía de la Nación ante la consulta de LA GACETA sobre el planteo de los propietarios de estaciones expendedoras de GNC.

Evolución del sector

El mercado del Gas Natural Comprimido (GNC) en la Argentina se ha podido desarrollar por la interacción entre los distintos sujetos de sistema: talleres de montaje, estaciones de carga, productores de equipos completos, fabricantes de autopartes, cilindros, surtidores, compresores, entre otros, que acompañan la evolución del sector. En este sentido, si bien la evolución del parque automotor a GNC presenta períodos de aumento y de caída, se observa una tendencia creciente hasta 2019, que se corresponde con la expansión que ha tenido el mercado durante las dos últimas décadas, dice un informe elaborado por el Enargas. En el último año, el parque automotor de GNC ha experimentado una caída de casi 72.400 conversiones.

Los datos de la actividad

En Tucumán se venden nueve millones de metros cúbicos de GNC al mes, que equivalen a ocho millones de litros de naftas.

Según datos del Enargas, en la provincia hay 66.260 vehículos que efectuaron la conversión para funcionar con GNC (1,65 millón en el país).

el total de autos convertidos a GNC en Tucumán, casi 65.000 son de uso particular, mientras que 550 son taxis.

Comentarios