San Martín recibió un cachetazo contundente que debe hacerlo reaccionar - LA GACETA Tucumán

San Martín recibió un cachetazo contundente que debe hacerlo reaccionar

Rafaela lo superó de principio a fin y desnudó todas las falencias de un equipo que no se encuentra a sí mismo.

14 Dic 2020 Por Bruno Farano
1

NO PUDO HACER DIFERENCIA. Purita no pudo imponerse cuando pasó al ataque. El conjunto santafesino fue superior. LA GACETA / DIEGO ARÁOZ

La tres nuevas torres de iluminación ubicadas detrás de la tribuna de calle Pellegrini le dieron una fisonomía completamente diferente a La Ciudadela. Las 72 lámparas LED, Philips Stage 600 le cambiaron imagen al estadio. El duelo contra la “Crema” pareció haberse disputado en horario diurno, pese a que al proyecto de la nueva iluminación todavía le falta una etapa.

Justamente, esa imagen impactante que mostró el estadio fue todo lo contrario con lo que exhibió San Martín en un juego que era clave en la lucha por pelear el primer ascenso a la Liga Profesional. Los dirigidos por Favio Orsi y Sergio Gómez carecieron de luces, ideas y estuvieron un par de marchas atrás de un rival que lo superó casi de principio a fin.

El golpe que le propinó Atlético de Rafaela es casi letal para las aspiraciones de un equipo que se formó con la intención de defender lo que había hecho en la primera parte de la temporada, pero que en tres fechas aún no pudo encontrarse a sí mismo.

“Nos armamos casi a las apuradas, por eso es fundamental encontrar rodaje cuanto antes”, había dicho Orsi tras la victoria hace ocho días en el Juan Pasquale de Núñez. Y pese a que el equipo pareció tener un poco más de movilidad que en el juego contra el “Dragón”, se lo notó errático, confundido y apabullado por un rival que lo golpeó cada vez que tuvo una chance.

El primer remate al arco de Guillermo Sara fue obra de Ricardo Noir (una volea que el arquero tapó con su pierna derecha), a los 11 minutos del complemento. Esa fue una clara muestra del nivel que mostró el “Santo”. Durante la primera mitad, el local no tuvo profundidad, juego asociado y regaló pelota, campo y protagonismo. Además, ese remate de “Tito” fue lo único rescatable en 95 minutos de juego.

Otro punto clave en la abultada derrota fue la diferencia de velocidad entre los dos equipos. La “Crema” pareció un Fórmula Uno, mientras que San Martín una máquina que no pasaba de la tercera marcha.

El golpe es casi de nocaut, por lo menos mirando la definición de la zona B, de la fase campeonato de la Primera Nacional. Rafaela, ese equipo que se muestra letal en ataque (tiene nueve goles en tres juegos) le sacó cuatro puntos con 12 en juego. “Habrá que comenzar a pensar en el segundo ascenso”, fue una de las frases que se escucharon en la zona de los palcos del estadio. Pero para eso, San Martín deberá mejorar muchísimo.

Sin juego asociado, sin velocidad, sin sorpresa ni cambio de ritmo todo será difícil. Cuando en Bolívar y Pellegrini decidieron esperar el fallo del TAS antes de ponerse manos a la obra, esta era una de las consecuencias que podían aparecer.

Otra mala noticia

En estas tres primeras fechas, San Martín evidenció una falta de rodaje alarmante. Para colmo, la defensa sufre mucho. Los centrales aún no terminan de amoldarse y como si eso fuera poco, anoche los perdió a los dos. Juan Orellana y Joaquín Varela se fueron expulsados y generan aún más incertidumbre de cara a lo que se viene en el campeonato.

¿Qué debe hacer San Martín? Por el momento debe serenarse y saber que pese a que tiempo no le sobra, debe trabajar para intentar recobrar lo que fue hasta la cancelación del torneo. Está lejos de ese equipo que jugaba casi de memoria, que imponía condiciones en cualquier escenario y al que los rivales lo respetaban.

Rafaela desnudó todas las falencias de un San Martín que viene sufriendo golpe tras golpe. La dupla deberá hacer borrón y cuenta nueva. El cachetazo debe despertarlo, porque si el cambio no es contundente la ilusión se apagará de manera definitiva.

Comentarios