Creaciones tucumanas en Londres y en la Capital Federal - LA GACETA Tucumán

Creaciones tucumanas en Londres y en la Capital Federal

Gabriel Chaile expone en el Soho y Alejandra Mizrahi llevó randas al Museo del Traje. Los aportes de las culturas indígenas proliferan en distintas obras.

11 Dic 2020 Por Jorge Figueroa
3

FORMAS Y FIGURAS. Cuatro son las piezas de grandes dimensiones que expone el tucumano Gabriel Chaile en el Soho, el barrio artístico londinense.

Las tradicionales randas de Monteros y los objetos antropomórficos de antiguas culturas inspiran a dos artistas tucumanos, que han instalado sus esculturas y tejidos en Londres y en Buenos Aires. Como si se tratara de dar parte de un proceso identitario que, como tal, no es una identidad fija.

Gabriel Chaile inauguró una nueva exposición en Londres, en un espacio ubicado en el Soho. “Me hablan de oscuridad pero yo estoy encandilado” es el título de un conjunto de cuatro esculturas, de grandes dimensiones, y de una serie de dibujos.

El artista exhibe en un formato diferente al de una galería que ha surgido en el mercado de arte: lo hace con una agencia. “Esto está más cerca de los intereses del artista, trabajan con uno a la vez y ponen mi trabajo en la escena internacional”, le dijo el tucumano a LA GACETA.

Henia Artists Agency publicó un video en su cuenta de Instagram en el que puede observarse cómo una grúa de gran porte levanta una de las obras de Chaile. A pesar de que no hubo inauguración, la muestra se puede visitar presencialmente solicitando turno.

CON UNA GRÚA. La tarea de montaje de una de las piezas de Chaile.

Construidas con metal, arcilla, carbón, latón y pigmento, sus piezas llevan las marcas y las huellas de culturas indígenas del NOA, así como las figuras geométricas que presentó en las ollas en la feria de Basilea. Chaile permanece en Europa desde principios de año, haciendo una residencia en Lisboa, Portugal.

Patrimonio

“Randa Testigo” es una muestra presencial y virtual, aclara la curadora Alejandra Mizrahi, que está instalada en el porteño Museo de la Historia del Traje. Las randeras son de El Cercado, un paraje en Monteros, que han pasado técnicas de ese tejido a través de las generaciones. Es un textil considerado como patrimonio cultural desde 2015.

Mizrahi organizó el guión curatorial sobre algunos ejes: los cuerpos, la materia y el hábitat. “La virtualidad y la presencialidad dialogan y conviven, una no es sin la otra”, se puede leer.

VESTIDO. La indumentaria pertenece a la tejedora Claudia Aybar.

Comentarios