Propietarios de La Quebradita denuncian más usurpaciones y crece la preocupación en el valle - LA GACETA Tucumán

Propietarios de La Quebradita denuncian más usurpaciones y crece la preocupación en el valle

La zona con más terrenos afectados se encuentra en las cercanías del Río Blanquito. El cacique de la Comunidad Diaguita dice que no promueve tomas.

04 Dic 2020 Por Juan Martín de Chazal
2

APACHETA Y CARTEL. La familia Terán denuncia ocupación en su estancia.

Cuando Ana María Terán leyó en LA GACETA que había ocupaciones en tierras fiscales de La Quebradita, pensó que se trataba de la propiedad que ella y sus cuatro primos poseen allí. Tras constatar las ubicaciones, pudo establecer que no se trataba del mismo caso. Sin embargo, la pesquisa demostró que existen varios focos conflictivos -y recientes- en esa zona de Tafí del Valle con la Comunidad Diaguita. Ocurre que la familia de Terán denunció que en su estancia, heredada de Guillermo Chenaut, se han instalado casillas de chapa junto a apachetas, letreros y banderas whipala. Aparte, en las cercanías del lugar, la Dirección de Catastro comprobó que hay dos terrenos de la Provincia que también han sido tomados de forma ilegal (ver en esta edición).

“Tenemos el título de propiedad y podemos comprobar que las tierras son nuestras. Pagamos los impuestos al día y ya hemos iniciado una medida de desalojo”, relató Terán. El 25 de noviembre, su sobrino, Matías López Campo, denunció en la Comisaría de Tafí del Valle la usurpación de parte de aquel predio, ubicado frente al Río Blanquito y próximo a la Iglesia de Los Cuartos. “Había personas desconocidas haciendo techos y divisiones. Les comenté que era propiedad privada y me dijeron que tenía que hablar con el cacique Santos Pastrana”, expone el escrito al que accedió este diario.

CASILLA Y WHIPALA. En otra área, los vecinos capturaron esta imagen.

No es la primera vez que la familia Terán sufre intentos de usurpación ni en único lugar en el valle, afirman. “También nos tomaron tierras frente al dique y colocaron prefabricadas”, acotó la mujer sobre otro caso. “No tenemos nada en contra de la gente de Tafí, que es muy querida por nosotros, y entendemos sus problemas habitacionales. Simplemente necesitamos que se respete la propiedad”, agregó. Ya han presentado un amparo a la simple tenencia por la situación en La Quebradita y aún aguardaban respuestas.

Consultado por LA GACETA, el cacique Pastrana negó ayer que su intención fuera provocar una ola de tomas en esa zona de la ciudad. “Yo no insto a las usurpaciones, pero hay una necesidad habitacional muy grande. Nuestra estrategia, que surtió efectos, fue llamar la atención del Gobierno para resolver ese grave problema. Por ahí hubo gente de la Comunidad que entendió que podían ir, tomar y ver qué onda. No es la idea”, sostuvo el referente indígena.

“Nosotros, los tafinistos, somos los verdaderos nativos y sentimos bronca cuando vienen terratenientes de afuera y corren los alambrados para sus mansiones de fin de semana. Se creen dueños de todo y nuestra gente no tiene dónde vivir dignamente”, respondió sobre las presuntas situaciones delictivas con propiedades privadas, como las de Terán, y sostuvo que su “estrategia de diálogo” sólo involucró tierras fiscales. “No queremos enfrentamientos con nadie. La gente se puede retirar tranquila con el compromiso de que habrá respuestas. Ahora es tiempo de diálogo y avanzar con los proyectos necesarios”, expresó Pastrana.

“El valle es de todos”

Carlos Ponce de León es propietario en el área de La Quebradita y, como arquitecto, observó los riesgos de que ocurran edificaciones irregulares allí. “El Valle de Tafí nos pertenece a todos los tucumanos y es nuestra principal fuente de turismo. Es nuestro deber conservarlo. El loteo de La Quebradita es de fines de los años 50 y fue diseñado con gran criterio, respetando las curvas de nivel, sacando máximo provecho a las vistas y resguardando los pulmones de manzana. También es un área con un patrimonio arqueológico muy rico que hay que conservar”, examinó sobre las tomas probadas en espacios verdes, en particular.

Si bien ya hay denuncias radicadas en la comisaría tafinista, el Centro Judicial de Monteros (comprende a Tafí del Valle) no recibió hasta anoche presentaciones formales. “Estamos al tanto de la situación y esperando que lleguen las denuncias. Tenían que determinar aún si hay tierras fiscales afectadas. Según los argumentos de la Comunidad Diaguita, habría que recurrir al relevamiento ancestral si es necesario”, explicó Mariano Fernández, fiscal regional del Centro Judicial.

“Hemos hecho tantos planteos y hemos ganado juicios. Esto ha servido para que nos reunamos con la Municipalidad y avancemos con respuestas del Gobierno”, insistió Santos, que remarcó que procuran una ley de propiedad comunitaria para tierras que, aseguran, les pertenecen por derechos ancestrales protegidos por legislación.

La temporada turística

Según pudo establecer este diario, en las últimas semanas han ocurrido controversias de ocupación con la Comunidad Diaguita en al menos cinco terrenos, tanto fiscales (espacios verdes) como de propiedad privada. Unos 60 vecinos de La Quebradita han creado un grupo de WhatsApp para compartir novedades e inquietudes sobre el tema, justo cuando se reanudó el turismo en Tucumán.

“No es un problema que tenga relación con el inicio de la temporada. Es un problema de larga data con el que luchamos. Hemos realizado operativos para recuperar terrenos y tenemos programados otros más junto a Catastro, Vialidad, la Fiscalía de Estado y Seguridad. Queremos salvaguardar la propiedad privada y la pública en todo el territorio”, transmitió Sebastián Giobellina, titular del Ente Tucumán Turismo.

Comentarios