Llegó la paz a Tafí del Valle, pero siguen los roces políticos - LA GACETA Tucumán

Llegó la paz a Tafí del Valle, pero siguen los roces políticos

La concejala Saavedra fue reconocida como intendenta interina. La secretaria Centeno defendió sus actos y desafió a Yapura Astorga.

02 Dic 2020 Por Irene Benito
1

LA FOTO DE LA REGULARIZACIÓN INSTITUCIONAL. La presidenta del Concejo y desde ayer intendenta interina, Saavedra, y la secretaria Centeno. MUNICIPALIDAD DE TAFÍ DEL VALLE

Pareciera que en la Municipalidad de Tafí del Valle ganaron todos y que, por ende, todos deberían estar contentos. Pero las apariencias engañan invariablemente. Si bien el gabinete del intendente con licencia, Francisco Caliva, logró aplazar casi un mes el reemplazo de aquel y, si bien la presidenta del Concejo Deliberante, Sonia Saavedra, consiguió ayer que la reconozcan como jefa municipal interina, tal y como exigía, lo cierto es que prosigue el enfrentamiento entre los dos espacios del peronismo que aquellos representan, y que se remota a los comicios y al cambio de mando de 2019.

Luego de forcejear con notas y actas notariales durante más de tres semanas, Saavedra pudo entrar a la Intendencia y reunirse con el gabinete que, durante la ausencia de Caliva, lideró la secretaria de Gobierno, Beatriz Centeno. Este encuentro sucedió cuando se cumplía el plazo que la edila aliada al legislador oficialista y ex intendente, Jorge Yapura Astorga, había dado al equipo del Ejecutivo para que “recapacitara”. En una conversación muy amable sostenida durante la tarde, Centeno confirmó que funcionarios del Ministerio del Interior del Gobierno de Juan Manzur participaron en el cónclave. Minutos antes del mediodía concluyó la incertidumbre existente desde el 6 de noviembre. Por las redes sociales, la Municipalidad anunció el inicio del interinato sin más preámbulos ni precisiones.

La noticia no disipó los nubarrones porque, según trascendió, los sectores en conflicto no se pusieron de acuerdo sobre la legalidad de lo que había pasado. Centeno insistió en que ellos habían hecho lo correcto al resistir la sustitución de Caliva y que el artículo 42 de la Ley 5.529 avalaba. Fuentes cercanas a Saavedra, que no pudo ser ubicada este martes, expresaron que ella se había negado a apoyar aquella interpretación -en definitiva, sostuvo que la Ley 5.529 ordenaba que ella asumiera el control del Ejecutivo desde el primer día de la licencia- y que la discusión se desarrolló en un clima crispado. Las diferencias constarían en un acta que tampoco fue divulgada.

“Es un pésimo precedente”, evaluó el legislador Yapura Astorga, quien agregó que no estaba para nada conforme con la situación institucional de Tafí del Valle. El ex jefe municipal incluso planteó que durante la ausencia de Caliva habría habido movimientos anómalos de fondos (se informa por separado).

“Boca grande”

“Aquí tenemos una Secretaría de Hacienda: yo no manejo dinero. Seguimos (los movimientos) y las cuentas están controladas. Me gustaría que el legislador, que así como tuvo la boca muy grande para decir lo que dijo, sepa que yo me pongo a disposición de la ley y de la Justicia. Gracias a Dios, no tengo nada para esconder. Los funcionarios públicos debemos estar disponibles (para dar explicaciones) y presentarnos. Él tendrá sus pruebas, pero en esa polémica no voy a entrar”, retrucó Centeno.

La funcionaria expresó que necesitaba respeto como persona y como mujer, y “que no dijeran lo que ella no ha dicho”: “no ataco y estoy dispuesta a dar explicaciones ante la Justicia. El que nada debe, nada teme. Yo, por más humilde que sea, tengo honestidad y dignidad”.

La secretaria de Gobierno de la Intendencia evaluó que “se respetó el artículo 42 (de la Ley 5.529)”, como habían pedido. “Nosotros sólo objetábamos ese tema. Como todo el mundo sabe, Caliva sacó una licencia por cinco días (el 6 de noviembre). Cumplido ese término, nosotros requerimos una licencia por 10 días hábiles más, como estipula el artículo 42. Vencieron los términos y se ejecutó el paso siguiente, que es que la señora concejala esté a cargo del municipio”, reflexionó Centeno. La secretaria manifestó que Saavedra había firmado el acta labrada este 1 de diciembre en la Intendencia, pero que le correspondía a ella precisar los términos.

La duración del interinato de la edila depende estrictamente de la salud de Caliva, pero todavía no hay previsiones al respecto. Centeno dijo que desconocía cuándo aquel iba a poder reintegrarse. “No manejamos el parte médico nosotros, sino la familia. Sabemos que está evolucionando muy bien, pero carecemos de detalles”, afirmó. Y comentó que justo estaba yendo a una misa para rezar por la recuperación del intendente.

Centeno acotó que sentía que “los estaban golpeando por todos lados” en referencia a las usurpaciones de tierras detectadas en La Quebradita (ver artículo en esta misma edición). “Venimos de un año muy doloroso de pandemia. Tenemos que ser solidarios y apelo a la sensibilidad de la comunidad”, dijo.

La emergencia sanitaria se sumó a problemas de fondo que Tafí arrastra desde hace tiempo, como el caos del espacio público en la zona de la villa por la radicación creciente de vendedores ambulantes; el colapso del tránsito; los accidentes por animales sueltos en la ruta y el manejo de los residuos. Todo esto se verá potenciado por un verano en el que se espera un récord de visitantes por las dificultades existentes para viajar. “Yo llamo a que convivamos y a que esta temporada transcurra en paz. Tafí del Valle va a estallar durante la temporada”, admitió Centeno. Y agregó que para este fin de semana largo habían montado un operativo con Gendarmería y el Ministerio de Seguridad para tener la situación controlada. “Es agotador. Los conflictos políticos duelen porque Tafí del Valle es un destino turístico internacional y debemos estar a la altura de eso. Hablé con Sonia y quedamos en que íbamos a trabajar para el bien de nuestro pueblo”, aseguró, a modo de conclusión, la secretaria de Gobierno.

“Es un pésimo precedente”: Yapura Astorga dijo que hay que investigar los cheques emitidos en ausencia de Caliva

El legislador oficialista y ex intendente tafinisto, Jorge Yapura Astorga, expresó que no estaba conforme con lo que había sucedido en la Municipalidad porque, según su criterio, la presidenta del Concejo Deliberante y aliada, Sonia Saavedra, debió haber estado a cargo de la Intendencia desde que el jefe municipal, Francisco Caliva (PJ), informó que tenía covid-19, el 6 de noviembre. “Interrumpimos un reemplazo natural y automático, que sucede en todos los niveles, como cuando el gobernador se va y es sustituido por el vicegobernador. Tafí del Valle sentó un pésimo precedente”, opinó. Yapura Astorga además manifestó que había versiones sobre manejos irregulares de fondos municipales en ausencia de Caliva, quien está internado en la capital. “Concretamente hay que investigar los cheques cobrados por ventanilla el 11 de noviembre. ¿Nadie va a poner la lupa ahí?”, interrogó en un diálogo telefónico con LA GACETA.

Comentarios