Historias de artistas: Nelson Velárdez Lai se desplaza a la figuración - LA GACETA Tucumán

Historias de artistas: Nelson Velárdez Lai se desplaza a la figuración

Una carrera que comenzó en Trancas; de la madrugada al anochecer. Disfruta de la postproducción, la fotografía y los colores.

30 Nov 2020 Por Jorge Figueroa
1

CUERPOS SEMIDESNUDOS. El sexo, la muerte y la soledad están presentes en la mayoría de sus obras.

Nelson Velárdez Lai recuerda cuando salía a las 5 de su casa en Trancas a la Facultad de Artes de esta ciudad y regresaba a las 23. Durísimos tiempos que comenzó en 2015, aunque dice que los disfrutaba; luego pudo alquilar en una pensión y actualmente vive con sus abuelos. Hasta su adolescencia pasaba sus días en una casa de adobe y tirantes de palo que sostenían el techo de paja y barro.

Durante una entrevista con LA GACETA, el joven artista defiende la figuración, “aunque digan que está pasada de tiempo”. Bacon, Freud (Lucien) lo movilizan (basta ver algunas de sus pinturas). Pero está claro, se corre a distintas disciplinas. “Me gustan Jenny Saville y su profundo abordaje con el cuerpo y la autorreferencialidad al igual que Nicola Costantino; son algunos artistas que me inspiran y consulto constantemente”.

Pocos pueden vivir del arte, pero las becas y los encargos de murales, retratos y algunos premios, ayudan; como la madre.

- Trabajás con la figura humana.

- También disfruto mucho pintar paisajes o usar colores que a menudo se observan en las puestas de mi Trancas; Luis Lobo de la Vega ya lo hizo, y en su producción se ve la fuerza de la naturaleza. Vivir en esta contemporaneidad nos lleva constantemente a modificar y adaptarnos a distintas situaciones, la escena se vuelve tan amplia, rica y a veces hasta caótica, lo cual influye en nuestras producciones.

- ¿Cómo fueron tus comienzos?

- Desde nuestra formación en los talleres de la Facultad de Artes podemos iniciar este camino con referentes de nuestra provincia, las muestras en los espacios culturales expositivos nos traen las producciones desde otros rincones, pero por sobre todo lo que se produce aquí en nuestra escena, como Iván Ríos el cual me recibió en su taller y me dio una herramienta invaluable, que es el valor en esta profesión y un gran ejemplo. Dicen que cuando las cosas se consiguen con sacrificio y esfuerzo se valoran un poco más.

- Atrae el arte contemporáneo.

- Del arte contemporáneo me atrae la diversidad en la puesta. Los múltiples sentidos y la variedad de producciones que se presentan, llegamos a un punto en el que nos replanteamos sobre los modos de ver y hacer arte; las reglas cambian como paso en los movimientos que nos preceden. la historia y las manifestaciones dieron fruto a lo que hoy conocemos como arte, y esta es nuestra tarea, el buscar nuevos modos de reflexión sobre nuestra vida y ser un testimonio a las futuras generaciones. Mientras, disfrutar de esta profesión que todo lo admite, la que se presta a la experimentación constante en sus temas, materiales y disciplinas.

-¿Y cómo encaras tus obras?

- Desde mi formación me di cuenta que me interesaba lo multidisciplinar. Me gusta ir y venir entre las disciplinas, puedo sentarme y hacer una pintura sobre mi atril, con la paciencia y los tiempos que el óleo te da, o la inmediatez que exige el acrílico, esculpir en arcilla y buscar el gesto con el uso de las herramientas que a menudo se aplican en un modelado, o hacer calcos de mi cuerpo. Decidí abordar los temas desde lo autorreferencial, el uso de mi cuerpo como signo sobre el cual experimento constantemente. Los registros fotográficos de los laburos en sus respectivas disciplinas me permiten hibridar los resultados en plataformas como photoshop. Busco un encuentro entre las disciplinas y las técnicas, una fusión no forzada que las reconcilie. Disfruto mucho de los procesos de postproducción; trabajar las capas en las plataformas digitales y las pinceladas clásicas y embarradas sobre la superficie de las telas. El sexo, la muerte y la soledad se hacen presente en mis trabajos como un reflejo de lo que a mi entender vivimos constantemente en este cambio de paradigma; la desnudez y la vulnerabilidad, lo ambiguo.

Comentarios