Por las redes sociales: la feroz pelea por la sucesión del fallecido Rey de la Pasta - LA GACETA Tucumán

Por las redes sociales: la feroz pelea por la sucesión del fallecido Rey de la Pasta

“Basado en hechos reales” es una propuesta del Ente Cultural dirigida por Guillermo Montilla Santillán que se emite a través de podcast.

05 Nov 2020 Por Jorge Figueroa
1

NUEVA EXPERIENCIA. Con “Basado en hechos reales”, el Ente Cultural busca llegar a un nuevo público.

El poder siempre se apetece, sobre todo cuando se trata del trono que acaba de perder al Rey de la Pasta, nada menos. El relato “Basado en hechos reales”, del dramaturgo tucumano Guillermo Montilla Santillán, ya está disponible en las plataformas digitales Spotify, Apple Podcast y Google Podcast.

La obra es interpretada por un elenco de integrantes del Teatro Estable: es un podcast de seis capítulos de entre 10 y 12 minutos cada uno, donde el formato pone a prueba las voces de los artistas, sus acentos y el tono que define de alguna manera la puesta en escena.

Montilla Santillán cuenta que es un texto escrito y producido entre abril y mayo, con una gran dosis de humor. “Se trabaja un lenguaje distinto al radioteatro”, asegura el teatrista a LA GACETA. Es una de las primeras experiencias con este formato, sino la única hasta el momento en la provincia, con la cual el Ente Cultural de Tucumán busca sumar un nuevo público.

Los personajes son interprepados por Daniela Villalba, Emilia Guerra, Facundo Vega Ancheta, Guillermo Arana, Sergio Aguilar, Nelson Alfonso y Mariano Juri, con dirección de Montilla Santillán.

- ¿Cómo surgió el proyecto?

- En los primeros días de abril, con un mundo en pausa y expectante, vacío de teatros, arrojado a la incertidumbre del futuro, surgió el deseo de entablar un nuevo vínculo con el otro, como un tambor que llamase al encuentro en el fragor del presente. Un relato atento a la época que lo sujeta y a los canales y lenguajes por los que dialogan las nuevas generaciones. En este caso, el mundo del podcast. Es una propuesta del Estable abierta a la experimentación.

- Elegiste el formato podcast.

- No se trata ya del ritual del radioteatro que reúne a la familia alrededor de la radio -como al sapiens primitivo junto al fuego-, sino de material a la que una persona puede acceder cuando quiera y donde quiera, por lo general a través de una experiencia individual. Este universo transita posiblemente los últimos momentos de su marginalidad desde el momento en que plataformas como Spotify lo agrega entre sus opciones, así que es nos gustó explorar.

- Vayamos a la historia.

- Cayetano Shiltman es un poderoso empresario de una cadena de restaurantes de pasta italiana. Es el rey y todo el mundo lo sabe. Su repentina muerte a causa de un insólito accidente, pone en pie de guerra a un grupo variopinto de personajes que ven una oportunidad para ocupar el trono vacante de la pasta a cualquier precio. Es una historia tan increíble que parece real.

- ¿Cómo fue el proceso?

- En cuanto comenzamos las charlas con el Ente Cultural empecé a trabajar sobre el texto. La escritura y la investigación fueron de la mano. Tomé contactos con gente que producía podcast, escuché –y escucho– una enorme variedad de trabajos y consulté a Dj’s, editores, guionistas, directores de cine, en busca del alma de este trabajo que estaba produciendo. El texto pasó por muchas instancias, siempre con la idea de que había que escribir con las manos atadas. Ritmo e intriga puesta en función del relato. Justito y al pie. Y luego comenzaron los ensayos a través de Zoom, con las actrices y actores del Estable. Esta fue una experiencia mística. La estrategia fue aceptar todas las limitaciones que nos ofrecía el momento: no podíamos juntarnos a ensayar, solo podía recogerse el material grabado a través de celulares y los diálogos finalmente serían interpretados sin el partener. Así que nos tomamos todo el tiempo para crear, para jugar y para explorar hasta dar con los personajes. Y luego para entender la forma en que se iba a grabar, que fue algo que muchos encontrábamos similar al cine. El material que produjo el elenco es de una belleza abrumadora. Cuando estuve en su posesión comencé la edición de sonido con el imprescindible acompañamiento del sonidista Martín Alé. Su aporte es, quizás, el alma del trabajo, lo que le da entidad propia. Y así dejamos un relato de seis capítulos.

Comentarios