Alfaro cruzó al vocal Leiva: "no debe transformarse en un comisario político"

El intendente de la capital afirmó que el Gobierno no reconoce la “falta de institucionalidad” y que acude a la denuncia por “desestabilización” como estrategia política.

30 Oct 2020

Después de sus críticas por Twitter al gobernador, Juan Manzur, y al vice, Osvaldo Jaldo; el intendente Germán Alfaro redobló la apuesta y ratificó sus dichos en una entrevista en vivo con “Buen Día”. En LG Play, volvió a denunciar un pacto entre el oficialismo y Fuerza Republicana (FR), con Ricardo Bussi a la cabeza. “Es funcional y lo usan”, manifestó.

Además, el titular del Departamento Ejecutivo municipal afirmó que el Gobierno no reconoce la “falta de institucionalidad” en la provincia y que acude a la denuncia por “desestabilización” como estrategia política.

Sobre el caso Pedicone-Leiva, afirmó que el miembro de la Corte Suprema de Justicia (CSJT), Daniel Leiva, perdió “la confianza y la credibilidad de la gente”, lo que afecta a los miembros del máximo Tribunal, e insinuó que debería renunciar. Asimismo, advirtió que la crisis judicial tiene origen en la política de selección de fiscales por parte del Ministerio Público Fiscal (MPF).

Las frases del intendente:

-“Es una medida innecesaria (que no haya alfaristas en la mesa de conducción del Concejo Deliberante). No cambia nada ni le lleva provecho al vecino de San Miguel de Tucumán. La agenda de la gente va por otra parte y, al parecer, es paralela a la de los políticos. La gente sigue angustiada e insegura. Es un momento en el que se tiene que construir consenso”.

-“Esto demuestra cómo funciona un gobierno, cómo funcionan las instituciones. Me llamó la atención que en una encuesta de LA GACETA.com se reflejó que un 11% pidió mayor institucionalidad. ¿Qué otra encuesta mostró a la institucionalidad (como problema)? No vi esto en otras provincias ni en el país. Allí, salieron la seguridad, la pandemia, la economía, el desempleo, pero aquí fue la institucionalidad. Esto ocurre en Tucumán”.

-“Ante este problema, ellos (el oficialismo) contestan que ‘no importa, vamos como estamos y hacemos acuerdos con ese partido, con esos legisladores  y concejales, que son funcionales a nosotros'. Y esto no lo dice Alfaro, sino un miembro de la Corte (el caso Leiva-): 'son funcionales, que repique bajo para que nosotros lo podamos usar’. Este tipo de cosas no le hace bien a la sociedad”.

-“La gente está convocando a eso, a que nos juntemos todos. Nadie va a salir de forma individual de esta situación. Pero es importante una autocrítica sincera y no buscar responsables afuera, si no estás jugando al ‘Rey desnudo’. Primero la culpa la tuvo Alfaro, luego los trolls y ahora los que quieren desestabilizar. Por qué no me miro un poquito (y me pregunto) qué hice yo, en qué he fallado, qué hice de malo y por qué la gente me reclama”.

El caso por tráfico de influencias

-“Creo que quieren esconder el hecho. La práctica (política) es: 'ya va a pasar, ya se van a olvidar; son dos o tres semanas de ebullición, siempre fue así'. Ahora nos dicen que lo que escuchamos (en los audios) no sirve (por el fallo del juez Francisco Pisa). Esto está haciendo mucho daño. La crisis comenzaba por los poderes legislativos, pero en esta parte se da en la Justicia”.

-“El problema comienza con los nombramientos de los jueces en la Legislatura. Esta Corte Suprema está conformada por cuatro miembros. Por más que Leiva dicte buenas acordadas o sentencias, ha perdido la confianza y la credibilidad de la gente”.

-“Para llegar a ser integrante de la Corte, supuestamente, uno debe ser avezado y un estudioso jurista. Y sabemos que Leiva no lo es, y en cualquier momento puede ser cabeza de ese poder (por el Judicial). Tiene que ser impoluto, hablar a través de su sentencia, y no transformarse en un comisario político. Si yo me quiero perpetuar en esa silla, después del escándalo, es para ocuparla y nada más, porque ya no tenés el respeto de la gente”.

-“El ser humano, cuando no alcanza el respeto de sus pares y subordinados, se debe retirar por dignidad. En este caso, le está haciendo mucho daño a la Justicia. Los otros miembros de la Corte no saben qué hacer, si hablan o no. El problema de la Justicia comenzó cuando los Fiscales de Estado pasaron a ser miembros de la Corte. Después, vino por la elección de los fiscales: buscan a aquellos que traten de solucionar los problemas de funcionarios con dificultades en la administración. Los fiscales y jueces penales es lo que le interesa al Gobierno.

-“Cuando los fiscales comienzan a tener signos de independencia, los cambian. Ya no dividen a los jueces por turnos, sino por materia (tipo de delito). Como ya tienen individualizados a los fiscales afines y flexibles, llegan las causas para tales fiscales”.

 -“Y llegamos a este momento. Un miembro de la Corte se juntó con un juez penal para hacer picar la causa de Bussi. Y el objetivo es lo que sucedió ayer (la elección de autoridades del Concejo Deliberante). Este señor (Bussi) es funcional y lo usan. Lo tienen agarrado con varias causas penales; le dicen “vos votás lo que nosotros te decimos, sino tus causas terminan’”.

Comentarios