Gesto opositor contra Alfaro de cara al año electoral

Las bancadas peronista y bussista del Concejo ratificaron la mesa de autoridades del cuerpo, que por otro año estará conformada por Juri, Assán (ambos del PJ) y Verón Guerra (FR). Los concejales del alfarismo no participaron y denunciaron, desde la puerta, un acuerdo entre Manzur y Bussi.

30 Oct 2020 Por Martín Dzienczarski
2

ADENTRO. Los concejales peronistas y bussistas participaron de la sesión con un tercio de las bancas vacías.

El viraje en la política de Germán Alfaro respecto del gobierno de Juan Manzur, que cambió los mensajes de concordia por los dardos políticos, también tuvo su capítulo entre los concejales. Aunque el Concejo Deliberante de San Miguel de Tucumán está conformado por tres bancadas, sólo dos estuvieron presentes ayer para la renovación de las autoridades del cuerpo.

Con las seis bancas del alfarismo vacías, los ediles del peronismo y del bussismo ratificaron la mesa de conducción que había asumido en 2019: Fernando Juri en la presidencia; Sara Assán, vicepresidenta primera; y Eduardo Verón Guerra como vicepresidente segundo. Afuera, en el ingreso al recinto, los seis concejales aliados a la Intendencia aguardaban por un gesto para entrar: que alguno de los presentes proponga una mesa en donde la vicepresidencia primera sea cedida al alfarismo. Como no ocurrió, denunciaron que se trató de un acuerdo entre el PJ y el bussismo, que estaría refrendado por Manzur.

Juri ordenó que suene el timbre en el Concejo, para que bajen todos los ediles a las bancas. Transcurridos unos minutos, había quórum: 11 concejales presentes, siete del PJ (Ernesto Nagle, titular de la bancada, se encuentra aislado por ser contacto estrecho de un positivo de coronavirus), y cuatro bussistas.

David Mizrahi levantó la mano para mocionar que los tres lugares en la mesa se voten en conjunto y no una por una. Fue aprobada. Luego propuso a la fórmula: Juri, Assán y Verón Guerra. No hubo otra propuesta. Fue aprobada por unanimidad: 11 votos a favor de 11 posibles. Acababan de ratificar la mesa directiva del cuerpo.

De esta manera, la oposición gobernará el cuerpo legislativo durante el año electoral de 2021.

En la entrada

Sandra Miranda, Agustín Romano Norri, José “Lucho” Argañaraz, Rodolfo “Johny” Ávila, Cristian Petersen y Daniel Alfaro en el vestíbulo del Concejo, escuchando junto a la puerta del recinto. Con la mesa confirmada, apuntaron sus dardos políticos contra el PJ y contra el partido comandado por el legislador Ricardo Bussi.

AFUERA. Los miembros de la bancada alfarista no ingresaron a la sesión.

“La elección de las autoridades no se realizó en el recinto, sino en la Casa de Gobierno. Esto demuestra que hay un pacto entre el gobernador Manzur y Bussi”, disparó Romano Norri. El radical insistió en que por distribución de bancas, a su espacio le corresponde la vicepresidencia primera.

“Fuerza Republicana es funcional al gobernador Manzur y al vicegobernador Osvaldo Jaldo. No lo decimos nosotros, lo dijo un vocal de la Corte. Acá lo único que faltó en la sesión es que el doctor (Daniel) Leiva haya venido a votar esta mesa de autoridades. Esta gente vive en una burbuja, la gente pide que las instituciones funcionen, ¿de esta forma van a funcionar? Juri debería haber sido votado por los 18 concejales. Me da vergüenza decir que este es un honorable Concejo Deliberante”, disparó “Johny” Ávila aludiendo a la denuncia del juez penal Enrique Pedicone donde sostiene que Leiva le habría pedido que “maneje la intensidad” de la investigación por abuso sexual contra Bussi. “Lo hacen año tras año. Con nuestra ausencia se notaba que había un acuerdo preestablecido para que ocurra esto”, agregó Argañaraz.

En el recinto, Juri asumió en la presidencia por un año más y tomó juramento a sus vicepresidentes, Assán y Verón Guerra. Evitó leer el discurso preparado y brindó una breve alocución en la que agradeció a los concejales y funcionarios del cuerpo, al gobernador Manzur y al vice Jaldo. Apuntó a que hay dos problemas principales a resolver: el del transporte y el medioambiental.

“La agenda de la gente pasa por la situación económica, social y sanitaria. Pero por las normas estábamos compelidos a elegir a las autoridades. Lamento profundamente la no participación del bloque que responde al municipio, porque siempre me incliné y me inclinaré por el diálogo. Nos llenamos la boca hablando de democracia y de República pero parece que no les gusta perder. Al menos hubieran participado”, expresó Juri.

Verón Guerra cargó las tintas contra el alfaristmo: “Hay actitudes que no se pueden dejar pasar, este cuerpo es la casa de los vecinos. Es lamentable que no vean el humor social. Seguramente están en la puerta del Concejo haciendo declaraciones a la prensa llorando como mujer, como decía la Sultana Aixa al último rey islámico de Granada. No vinieron ni siquiera a plantear otra propuesta”. Assán y la bussista María Belén Espinosa levantaron las cejas por la cita historiográfica machista que reza “llora como mujer lo que no supiste defender como hombre”.

“Lo del bloque oficialista nos habla de lo que hace la derecha a lo largo y a lo ancho del país: no son dueños de la pelota, no juegan”, cuestionó Assán. Luego, agregó: “nos gustaría saber qué opinión tienen porque no la conocemos, la conocen los medios. En el Concejo no quedará asentada su postura porque no lo dijeron en el recinto, no quedará nada en la versión taquigráfica”. Mizrahi apuntó a que el Concejo respaldó la gestión municipal: “durante la pandemia se aprobaron beneficios para sectores gastronómicos, turísticos y otras medidas para dar todas las herramientas de gestión al intendente”.

“Somos la oposición al intendente y debemos controlar su gestión. Estamos contentos en ocupar el lugar que nos corresponde y trabajar para los vecinos”, expresó el bussita Ramiro Ortega.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios