Prevén que la curva de contagios se aproxima a su pico y meseta

18 Oct 2020 Por Juan Martín de Chazal
1

ARCHIVO

Las autoridades del Ministerio de Salud siguen de cerca un grupo de variables epidemiológicas cuyo análisis indica que, en un plazo cercano, la curva de contagios de covid-19 en Tucumán podría menguar. Sin embargo, hasta que la anhelada previsión se cumpla, la propagación es veloz y la provincia marca nuevos máximos diarios: sólo ayer se reportaron 1.400 casos nuevos y 21 decesos más por la enfermedad pandémica.

“La curva epidémica muestra una transmisión de tipo propagada, con una primera parte con muy pocos casos diarios y en los últimos días con un promedio de 1.000 nuevos contagios. Parece haberse estabilizado la curva, o al menos haber hecho una inflexión”, dice el último informe de seguimiento del Ministerio, fechado ayer. “Sigue subiendo rápido la cantidad de positivos diarios, pero también sube la cantidad de testeos. De ese modo, podría aumentar la tasa de positividad, pero se va reduciendo”, explicó a LA GACETA Luis Medina Ruiz, secretario ejecutivo médico del Sistema Provincial de Salud (Siprosa).

¿Qué significa esto? Que hasta hace unas semanas, el 60% de las muestras procesadas por día llegaba a dar positivo, sobre un total de 1.500. Fueron valores récord. En cambio, ahora se analizan a diario hasta 3.000 pruebas -entre la parte pública y privada, con métodos PCR y de antígenos- y la positividad ya es menor al 45% (la Organización Mundial de la Salud recomienda que sea inferior al 10%). “La curva sigue en ascenso, pero vemos que estamos cerca del pico y de la meseta. Aumentar el número de testeos y mantener o reducir la positividad es una buena noticia”, evaluó el funcionario.

La duplicación de casos detectados, otra de las variables fundamentales para medir la capacidad de respuesta del sistema sanitario, se mantiene cerca de los 16 días. Lo aconsejable, reiteran los especialistas, es que sea mayor a 20. Por esta cifra y otras más, aún las alertas son máximas.

Arribo de respiradores

La ocupación de camas críticas es superior al 80% (ayer había 127 personas con asistencia respiratoria mecánica: 65 en el sector público y 62 en el ámbito privado). No obstante, las autoridades sanitarias insisten en que la capacidad de respuesta de ciertos hospitales aún es amplia. Incluso -resaltan- hay unidades modulares sin uso.

Por caso, ayer llegaron a Tucumán desde la Nación 15 respiradores, 55 bombas de infusión y 15 monitores nuevos. Además, el Ministerio de Salud que conduce Rossana Chahla entregó otros siete respiradores a sanatorios y clínicas de la capital y el sur provincial (algunos atienden a pacientes cuya cobertura es de PAMI).

¿Qué otras variables epidemiológicas están bajo la lupa? Una de ellas es que existe una gran cantidad de infectados que no está reflejada en las estadísticas provinciales porque no han sido testeados, ya sea por ser asintomáticos o porque no han consultado. “Esto pasa cuando la circulación comunitaria es alta. La cantidad real debe ser el doble o incluso el triple. Por cada positivo, hay de 3 a 4 contactos cercanos que tuvieron que cumplir un aislamiento”, estimó Medina Ruiz.

Según estos cálculos, el total de personas que han portado el virus desde marzo en Tucumán podría acercarse ya a los 100.000 (los diagnosticados son 36.368). Hay situaciones que reflejan este escenario: entre 100 testeos realizados al azar el viernes en el centro, 17 dieron positivos. “Son personas que circulaban y no sabían de su infección”, leyó el médico. Tucumán, además, escaló posiciones y ya es la sexta provincia con mayor incidencia de covid: 2.146 casos cada 100.000 habitantes.

Comentarios