Desarrollo Social: cómo conseguir que la Tarjeta Alimentar rinda al máximo

Recomendaciones de una especialista en el marco de la campaña “Rico, sano y barato” que lanzó el Gobierno de la Provincia.

28 Sep 2020 Por Claudia Nicolini
5

PREVISIÓN. Los especialistas recomiendan elegir alimentos frescos y hacer las compras en base a una lista.

Sólo una semana después de asumir, el Gobierno nacional lanzó el plan “Argentina contra el Hambre”. Por efecto de la pandemia parece que hubieran pasado siglos; pero no: pasaron poco más de nueve meses desde ese 17 de diciembre. Y, según el balance de agosto, se invirtieron 70.000 millones de pesos en asistencia a sectores desprotegidos, y su herramienta principal, la Tarjeta Alimentar llegó a 2,8 millones de niños.

“El plan parte de la base de que la alimentación es un derecho. El plan implica la promoción y el fortalecimiento del acceso a la canasta básica de alimentos”, señaló a LA GACETA la licenciada en Nutrición Alejandra Rodríguez, jefa del Departamento Nutrición del Ministerio de Desarrollo Social de Tucumán.

“Unos de los ejes del plan es la educación alimentaria y nutricional, y es ese eje el que vamos a encarar con la campaña”, agregó.

La campaña a la que se refiere se llama “Rico, sano y barato”, y busca ayudar a las familias beneficiarias de la tarjeta a que le “saquen el jugo” (en algún punto, literalmente).

“La idea es llegar a la población con consejos e ideas que ayuden a que el dinero alcance para lograr una alimentación que sea sana y placentera al mismo tiempo”, explicó Rodríguez, y añadió: “cuando elegimos alimentos frescos y mínimamente procesados, evitamos el exceso de sal, de azúcares y de grasas. Por ejemplo: son preferibles los quesos blandos a los duros, porque tiene menos grasa y menos sal”.

Organizar las compras

“El primer gran consejo es tener claro, antes de salir a comprar, que es lo que realmente se necesita, y más en estos tiempos, cuando por la pandemia no conviene salir más de lo indispensable”, resaltó la experta, y recordó el consejo de principios de la pandemia, que sigue siendo válido: tratar de hacer las compras en almacenes, verdulerías y carnicerías del barrio.

Para organizar las compras es buena ayuda -indicó también- imaginar las comidas de toda la semana. Si se cuenta con una heladera, hacer las compras todas juntas permite aprovechas ofertas. Si no se puede adquirir todo, al menos se tiene claro en cada compra qué es lo que nos falta.

La lista

“Al pensar las comidas lo ideal es elegir alimentos frescos y no olvidar que los necesitamos de tres grupos diferentes -agregó-: frutas y verduras; lácteos, y carnes y huevos” (ver “Recomendaciones”).

Por otro lado, destacó, es saludable minimizar el consumo de comidas industrializadas, desde las galletas a las gaseosas. “Es preferible siempre hacer una pastafrola o masitas caseras, y exprimir fruta, o mejor todavía, preparar con ellas un licuado con leche o con yogur”, propuso.

“Es entendible, de todas formas, que de vez en los chicos tengan ganas de tomar una gaseosa; también es cuestión de poder disfrutar -reconoció-. En ese caso, lo mejor es que sean de las que no tienen azúcar”.

Recomendaciones

Grupo 1: frutas y verduras

Ahora que se va instalando el calor, la oferta es más variada. Son muy importantes porque aportan, además de agua y fibra, vitaminas, minerales que nos ayudan a prevenir enfermedades. Recordá lavarlas siempre con agua segura. Es bueno elegir las de la región, que serán más frescas y más baratas. Su calidad depende del color, la textura y olor; conviene estar atentos a ello.

Grupo 2: carnes y huevos

Variar entre distintos tipos (vaca, pollo, pescado); elegir cortes con poca grasa y sin hueso (pueden ser un poquito más caros, pero rinden más). Quitar la piel al pollo antes de cocinar y cuidar que no queden partes rosadas en e las carnes luego de la cocción. Los huevos son nutritivos y baratos. Comer uno por día, especialmente si no se consume suficiente carne. Lavarlos y conservarlos en la heladera,

Grupo 3: lácteos

Consumir todos los días leche, yogur o queso, mejor descremados. Si nos les gustan solos, leches y yogur se pueden combinar con frutas, y los quesos, en ensaladas, tartas, y budines de verduras. Son fuente de proteínas y de calcio, necesarios en todas las edades. Al comprar controlar la fecha de vencimiento y ponerlos en el carrito al final de la compra, para mantener la cadena de frío.

Agua: que sea segura

Siempre, y más cuando empieza a apretar el calor, el cuerpo necesita al menos dos litros de agua por día. Si no tenés conexión segura, acordate de que podés potabilizar el agua y no necesitás gastar de la tarjeta en comprar agua embotellada. Por cada litro de agua del caño, poné 2 gotas de lavandina en una botella limpia y dejá reposar 30 minutos. Usá esta misma agua para lavar frutas y verduras.

Comentarios