“El desafío es volver a encantar con la información democrática”

En el cierre del foro que analiza el trabajo del periodismo profesional se abordó desde los riesgos de las fake news hasta la coyuntura local.

26 Sep 2020 Por Juan Martín de Chazal
1

VÍA ZOOM. Los expositores analizaron por dos horas los retos de la prensa.

¿Qué lecciones deja la crisis institucional que atraviesa Tucumán sobre el trabajo del periodismo profesional? ¿Cuán extensa es la distancia que existe hoy entre los medios y los intereses cotidianos de la ciudadanía? ¿Cómo afectan las fake news y el ejercicio tendencioso de la comunicación a las instituciones? ¿Y qué hablar de la cada vez más recurrente mezcolanza entre opinión e información en la prensa? Estas y muchas más fueron las cuestiones abordadas ayer durante la última jornada del Foro “Nuevos desafíos del Periodismo”, un evento que organiza desde hace seis años la Fundación Federalismo y Libertad, con el auspicio de la Fundación Friedrich Naumann.

El evento virtual convocó ayer a cuatro especialistas para reflexionar acerca del estado actual de la profesión. Tras las exposiciones del jueves, en las cuales se advirtió sobre la situación actual de la libertad de expresión en el país, ayer se hizo un énfasis especial sobre los peligros de la desinformación. El primer panel estuvo a cargo de Irene Benito, periodista de LA GACETA, abogada y máster en Periodismo; y de Adriana Amado, docente y doctora en Ciencias Sociales especializada en el análisis de medios.

La denuncia penal explosiva que realizó a principios de este mes el juez Enrique Pedicone contra el vocal de la Corte Suprema de Tucumán Daniel Leiva fue el primer tema tratado. “Esto es consecuencia de décadas de degradación institucional que han producido acostumbramiento, silencios y extorsiones. Existe un desprestigio y una difamación muy grande”, planteó Benito luego de repasar la magnitud del trabajo periodístico que sigue al respecto este diario.

A su turno, Amado consideró que esa investigación es el “ejemplo claro” de que un medio del interior puede explotar al máximo el profesionalismo. Enseguida, reflexionó sobre el “escepticismo generalizado” y la “fatiga democrática” que existe entre la ciudadanía y las instituciones, incluida la prensa. “El desgaste es importante y hay un círculo vicioso. Creo que el desafío que tenemos es volver a encantar a la gente con la información democrática”, reflexionó la experta en medios de comunicación.

Ella y Benito se refirieron a la “pandemia de la desinformación” que abunda en las redes sociales (también en algunos medios, sostuvieron) y a la importancia de combatirla con fuentes confiables.

Desde España, el cierre del Foro estuvo a cargo del multipremiado escritor y periodista Martín Caparrós. En diálogo con Ezequiel Martínez, presidente de la Fundación Tomás Eloy Martínez, repasó nociones sobre el “buen periodismo”. “Hasta hace unos años, la prensa escrita se había salvado de las imposiciones del rating. Ahora vivimos bajo la ‘tiranía del click’ y las métricas de lectores. La verdad es que el buen periodismo no es masivo; es consumido por un porcentaje pequeño”, expresó Caparrós. Por último, recetó que los medios que han perdido el monopolio de la actualidad deben seguir dos caminos: contar y analizar mejor los hechos.

Temas

Coronavirus
Comentarios