Fernández consideró un peligro implementar las clases presenciales

El mandatario pidió un esfuerzo adicional para continuar con la escolaridad virtual y recordó que otros países habilitaron la vuelta a las aulas y luego la situación sanitaria por la covid-19 se complicó.

23 Sep 2020
1

ADVERTENCIA. El presidente, Alberto Fernández, pidió que se vea lo que ocurrió en otros países que habilitaron la vuelta a las aulas, pero luego tuvieron complicaciones con la covid-19. TÉLAM.

El presidente, Alberto Fernández, consideró un peligro implementar clases presenciales en esta etapa de la pandemia, porque el coronavirus no está superado. En ese sentido, pidió un esfuerzo adicional para continuar con la escolaridad virtual y recordó que otros países habilitaron la vuelta a las aulas y que luego la situación sanitaria por la covid-19 se complicó.

"Tenemos que hacer el esfuerzo para que los chicos sigan llevando por este año el estudio con clases virtuales, pedirle un favor adicional a los padres y esperar un poco más porque abrir las clases presenciales es un peligro; está visto en todos los lugares donde ocurrió", señaló Fernández.

El jefe de Estado se pronunció así en una conferencia de prensa que ofreció a medios locales en Entre Ríos, donde junto al gobernador, Gustavo Bordet, firmó convenios de obra pública, financiamiento al desarrollo productivo y fortalecimiento administrativo.

"Es muy difícil empezar las clases en estas condiciones; la única ventaja que tenemos es que podemos ver la experiencia de otros y los que abrieron las clases complicaron la situación rápidamente y eso tiene que ver con que el virus sigue circulando", insistió.

Explicó que la fórmula para contener el avance del coronavirus sigue siendo estar alejados del otro y planteó: "cuando los chicos van al colegio sociabilizan con otros y tienen mucha facilidad de contagiarse".

"El problema no es que se contagien los chicos porque ellos claramente, en su inmensa mayoría, se reponen; el problema es que llevan la enfermedad a la casa y si llega a haber un adulto mayor, ahí la cosa es mucho más compleja", subrayó.

"No hay zoncera más grande que ver la experiencia del otro y querer repetirla, cuando esa experiencia es mala", graficó. (Télam)

Comentarios