Sigue libre el supuesto autor del crimen de Ana Dominé

En la causa ya hay cuatro procesados, pero uno de ellos quedó en libertad.

19 Sep 2020
3

GOLPEADOS EMOCIONALMENTE. El taxista Raúl Antonio Greco y Sebastián “Hormiga” Quiroga estuvieron juntos durante la audiencia.

La investigación del crimen de Ana Dominé sigue avanzando a pasos firmes. Ya están procesados cuatro acusados, pero la Justicia sólo ordenó que tres de ellos continúen detenidos. Según la acusación que realizó ayer el fiscal Carlos Sale, aún falta que se detengan a por lo menos otras tres personas, entre ellas el autor material del hecho.

La audiencia de ayer fue clave para conocer más detalles del caso. Tal como lo había anticipado LA GACETA, se trató de un hecho protagonizado por al menos siete personas. Cada uno tuvo un rol diferente. Y con el correr de las horas, se va determinando cómo se produjo el mortal hecho ocurrido hace exactamente una semana. Esta es la secuencia y el rol que les adjudicó el fiscal Sale a los miembros de la banda:

- La espera: en un taxi Fiat Palio que era conducido por Raúl Antonio Greco, junto a dos hombres y al menos otras cuatro personas, en dos motos, aguardaron en Lamadrid al 1.300 que Dominé y su hijo Lucas Quesada se retiraran de la distribuidora. Al ver que lo estaban por hacer, el auto hizo cambio de luces y los primeros en partir fueron las motocicletas.

LA VÍCTIMA. Ana Dominé.

- El seguimiento: el taxi y las motocicletas persiguieron al vehículo buscando una oportunidad para asaltarlos, porque sabían que llevaban una importante suma de dinero. La encontraron cuando los empresarios se detuvieron en avenida Alem y Crisóstomo Álvarez.

- El ataque: Sale dijo que del taxi se bajó primero Federico “El Loco Fede” Sánchez y fue el primero en llegar a la camioneta. Luego se sumó “Pety” Godoy (no pudo ser ubicado por la Policía) que, según la hipótesis del fiscal, fue el que efectuó el disparo en contra de la mujer porque se resistía a entregar el bolso en el que tenía el dinero.

- El apoyo: mientras se producía el robo, a la par de la camioneta de la víctima, pasó una moto muy despacio. Se sospecha que ese rodado era conducido por Sebastián “Hormiga” Quiroga o Ezequiel Tous, que está prófugo.

- El escape: el fiscal también estableció que los dos acusados huyeron en una moto que era conducida por Edgard Visuara (también con pedido de captura) por Crisóstomo. El taxi, en cambio, siguió de largo después de que se bajaran los asaltantes.

- El entregador: esa es una de las dudas que aún queda por investigar. Entre los que podrían aparecer como los que brindaron datos figurarían Braian Leguizamón, que visitó cuatro veces el local de Dominé antes de que se produjera el crimen. (Ver “Un acusado…”). En tanto que no se descarta que también podría haber hecho tareas de inteligencia Greco.

Los fundamentos

Sale sostuvo que la hipótesis la elaboró en base a las imágenes de las cámaras de seguridad, los testimonios de varias personas y por el GPS que tenía instalado el auto que conducía Greco que le marcó el recorrido que hicieron el sábado por la noche. Al mismo tiempo, este imputado, de manera espontánea, cuando fue detenido por el personal de la división Homicidios, al mando de los comisarios Jorge Dib, Diego Bernachi y Juana Estequiño, dijo a los gritos: “¡Jefe no tengo nada que ver. Solo los llevé a ´El Loco Fede’ y a ´Pety’”.

El fiscal los acusó de homicidio doblemente agravado por haber sido cometido por más de dos personas, criminis causae (mataron para lograr la impunidad) y por haber utilizado un arma de fuego. El momento de mayor tensión se produjo cuando, ajustado a las normas del nuevo código procesal penal, Rafael Macoritto, al considerar que Sale y Char no fundamentaron las razones por las que debería continuar detenido, ordenó la libertad de Leguizamón. A Greco y a Sánchez, como ya había ocurrido con Quiroga, sí se les dispuso que sigan detenidos por 90 días.

Comentarios