Con Manzur en Buenos Aires, Jaldo firmó una ley que esperaba la promulgación desde 2017

La norma establece el 19 de septiembre como "día de las personas sordas e hipoacúsicas", y lo fija como "jornada no laborable" para los alcanzados.

18 Sep 2020
1

VICEGOBERNADOR. Osvaldo Jaldo, presidente de la Legislatura. foto: Prensa HLT

El vicegobernador Osvaldo Jaldo quedó hoy en ejercicio del Poder Ejecutivo (PE), debido a la misión oficial en Buenos Aires del gobernador, Juan Manzur. Ante la ausencia del mandatario, el presidente de la Legislatura levantó el teléfono, pidió que le trajeran un expediente y le puso firma y sello a una ley que estaba pendiente de ser promulgada hace tres años.

¿Travesura política o, simplemente, un trámite de rutina en el marco de las funciones a su cargo?

La norma en cuestión era esperada por la comunidad que presenta problemas auditivos.

El 30 de agosto de 2017, la Legislatura sancionó una ley que establece el 19 de septiembre -es decir, mañana- como el Día de las Personas Sordas e Hipoacúsicas en Tucumán.

Además, la norma consigna que esa jornada será "día no laborable para dichas personas".

Esta regulación está enmarcada en la ley 6.941, vigente desde 1999, que tiene por objeto "la remoción de barreras comunicacionales" y "la equiparación de oportunidades para personas sordas e hipoacúsicas en el ámbito de la provincia" (podés ver el detalle de la norma -todavía sin la nueva disposición- haciendo clic acá). 

Hoy, Jaldo dispuso la promulgación del texto aprobado hace tres años en el recinto. Si bien podría pensarse que se trató de una "travesura política" del vicegobernador, esto parece poco factible, ya que el expediente también fue firmado por el ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin, uno de los hombres de confianza del gobernador Manzur.

De todos modos, el presidente de la Legislatura no dejó pasar la oportunidad ante la ausencia del titular del Ejecutivo y le dio fuerza de ley a un proyecto que había impulsado el poder a su cargo, y que llevaba más de 1.000 días esperando la rúbrica.

Comentarios