La pandemia estraga la capital rodeada de pobreza y polución

La provincia y los municipios no dan abasto para la limpieza integral

27 Ago 2020 Por Juan Manuel Montero

“A Tucumán le cuesta millones de pesos la limpieza y mantenimiento de los canales. Si no tuviéramos tanta basura que tiran los vecinos en el interior se podría destinar ese dinero a otras obras que también son muy importantes”. Mario Parrado es el titular de la Dirección Provincial del Agua y cuando se le plantea el estado desastroso de los canales en el gran San Miguel de Tucumán se muestra preocupado. “Estamos a semanas de que empiece la época de lluvias y sabemos que puede ocurrir un desastre”, afirma.

El especialista dice que a pesar del trabajo que hace la provincia, en compañía de los municipios, remarca, no dan abasto para avanzar en las obras. “No terminamos de limpiar el sector de un canal que ya está lleno de basura de nuevo. Encontramos cosas inimaginables”, dice en su despacho.

En la edición de ayer, Carlos Arnedo, titular de la Secretaría de Servicios Públicos de la capital había responsabilizado a los vecinos por el estado de los canales ya que, afirmó, tiran allí toneladas de basura, o bien se la dan a carros que les dan el mismo destino. “Se paran arriba de cualquier puente y tiran todo el canal”, se quejó. Y Parrado coincidió con él. El funcionario afirmó que es imposible solventar el gasto de la renovación total de los canales con presupuesto provincial. “Hace cinco años para la renovación eran necesarios 500 millones de dólares, son obras sumamente costosas y se habían iniciado negociaciones para financiamiento con el gobierno de Las Yungas. Imagínese lo que podría costar hoy esa obra con los valores en dólares”, indicó. Y dejó un ejemplo más: “actualmente se está haciendo una obra en Las Yungas. Estamos haciendo a nuevo 450 metros de un canal, y la obra cuesta 300 millones de pesos. Y son sólo 450 metros”.

El experto diferenció a los dos canales más importantes de la capital. “El canal Sur es el más importante. Nace en la avenida Belgrano y Camino del Perú y llega al río Salí. Recibe agua desde Tafí Viejo, Yerba Buena y toda la cuenca urbana del Gran San Miguel de Tucumán. El canal Norte, en tanto, nace en Lomas de Tafí y también llega al Salí. Recibe agua de Tafí Viejo, Las Talitas y Villa Mariano Moreno”, advirtió.

Pero no sólo le preocupa el hecho de tener que sacar constantemente la basura. “Hay muchos asentamientos a la vera de los canales, y no podemos pasar a limpiar con las máquinas. Hay zonas incluso en las que nos apedrean. Tuvimos que pedir ayuda a la Policía, explicó.

Parrado indicó que “el concepto del canal es conducir el agua, pero la gente cree que puede tirar la basura. Es cuestión de concientizar, se trata de una cuestión sanitaria muy delicada, más en momentos en que sabemos que el dengue puede regresar pronto”. “Estamos trabajando para que no tengamos problemas con las lluvias, pero si la gente sigue tirando escombros y desechos es imposible”, remarcó. “No podemos dejar de limpiar nunca; la limpieza tiene que ser recurrente, pero el caudal de basura nunca baja. Incluso las boca tormentas o rejas de captación viven tapadas a causa de eso”, añadió.


Intimación judicial

En febrero de este año, la Justicia intimó a la Provincia para que proceda a realizar “de manera inmediata, impostergable e ininterrumpida”, las tareas de limpieza, dragado y mantenimiento de los canales Sur y Norte a fin de evitar desbordes e inundaciones. El fallo se conoció a raíz de un amparo presentado ante la Cámara Contencioso Administrativo por la Municipalidad de San Miguel de Tucumán en diciembre de 2017. Según se detalló en el fallo de la Sala III, que lleva las firmas de los magistrados Ebe López Piossek y Sergio Gandur, el municipio capitalino interpuso una acción de amparo contra el Gobierno provincial para que se lo intime a iniciar las tareas preventivas en los desagües pluviales, que desembocan en el río Salí.



Un cambio de imagen

Los canales no solo llevan agua, sino también desechos y hasta suelen ser usados, por algunos ciudadanos, como depósito final de escombros. Si bien es una tarea que demanda millones de pesos para su limpieza, en las jurisdicciones municipales hacen esfuerzos extras para que la basura no se acumule y para cambiarle la imagen al distrito. Estas fotos fueron tomadas con 15 días de diferencia. En la primera puede observarse la concentración de basura arrojada por la comunidad en el Canal Norte. En la segunda se muestra cómo ha quedado el canal, tras un operativo de limpieza municipal en jurisdicción de Las Talitas.

Comentarios