Internación en Concepción: cómo fue la operación a la paciente con covid

Médicos del Hospital Regional dieron detalles de cómo se preparó el quirófano y qué recaudos tomaron antes y después de la cirugía.

24 Ago 2020 Por Martín Soto
2

CUIDADOS EXTREMOS. Todo el equipamiento fue recubierto con plásticos de color rojo que fueron desechados tras la cirugía, mientras que el quirófano fue desinfectado completamente.

Uno de los cuatro quirófanos que tiene el Hospital Regional de Concepción fue el escenario de la primera cirugía que se realizó en Tucumán a una paciente con coronavirus. La mujer tiene 57 años y es vecina del barrio Municipal, que ayer fue liberado del bloqueo sanitario que se realizó para contener un brote (se informa por separado). Ella estuvo aislada unos 10 días en la Casa Caná de Galilea, uno de los nodos dispuestos para los afectados por el virus, cuando comenzó a tener molestias en el abdomen. Se le diagnosticó entonces una hernia umbilical estrangulada que se estaba complicando, y el viernes se resolvió realizar una cirugía de urgencia en el último turno del sábado.

El director de la institución, Rodolfo Cecanti, contó que en los protocolos internacionales está establecido que para poder llevar a cabo una intervención quirúrgica a pacientes con SARS-Cov-2, los profesionales de la salud requieren de los elementos de bioseguridad de mayor tecnología para evitar contagios. Entre estos insumos, están: barbijos N95; máscaras faciales; camisolines hidrorepelentes; y botas impermeables. Señaló que el quirófano debe ser recubierto con una protección plástica -de color rojo- que se retira luego del procedimiento y se lo trata como material contaminado. Además, se activa un protocolo para el traslado de los pacientes a la cirugía, mediante el cual se libera y se sanitizan los pasillos. Aseguró que todo este proceso demandó unas cuatro horas, mientras que la operación duró sólo una.

Predisposición vs. miedo

“El intestino de la paciente no tuvo lesión. Ella está ahora en una sala covid, de aislamiento, con los controles postoperatorios. Hoy (por ayer) estaba compensada, con un poquito de dolor. Quedará en control hasta que se le dé el alta”, explicó Cecanti a LA GACETA.

De la cirugía participaron los cirujanos Pedro Bollea y Jorge Rodríguez; los anestesistas Luis Jalis y Campos; las instrumentistas Noemí Corbalán y Fernanda Vildoza; el camillero Hugo Medina; y la jefa de Instrumentistas Elsa Fernández.

El director del hospital indicó que pudieron llevar a cabo de manera óptima y ordenada el protocolo para estos casos, y destacó también el factor humano. “Diariamente vemos mucho miedo en el personal de la salud, pero en ellos veíamos un ímpetu importante, con mucho estímulo. Ellos saben que esto no es fácil, que ya internar un paciente covid es complicado. Y tener que operarlo suena doblemente complicado”, expresó el médico, que remarcó que el hospital Regional de Concepción cuenta con todos los insumos de bioseguridad.

PREDISPOSICIÓN. Los profesionales contaron con todos los elementos de bioseguridad.

El doctor Rodríguez, reconocido triatleta tucumano, fue uno de los protagonistas de la operación. Afirmó que ni él ni el personal que participó del procedimiento sintieron un estrés especial por tener que operar a una paciente con coronavirus. “La tomamos como una cirugía convencional programada, pero tomando todos los recaudos porque es un virus muy contagioso”, dijo en diálogo con este diario.

El concepcionense, que en 2016 fue noticia internacional por reconstruirle la cara a un rival que se accidentó en medio de un triatlón, explicó cómo actuaron para no contaminar el hospital luego de un procedimiento de este tipo. Relató que, al finalizar, de a uno se fueron quitando -según el protocolo- los elementos de protección desechables y que los dejaron dentro del quirófano. De allí, pasaron a ducharse en un baño contiguo, se vistieron luego con ambos limpios y salieron para continuar sus tareas habituales en la guardia. “No es que terminamos y nos fuimos. Teníamos siete ambulancias esperándonos”, afirmó. Y en cuanto al quirófano, dijo que quedó cerrado para ser desinfectado. Por último, como profesional que está día a día en la guardia del hospital, Rodríguez reconoció que percibe en algunos colegas cierto temor a contraer la enfermedad.

“Habrá más pacientes”

Cecanti se expresó satisfecho por el trabajo realizado por el personal, principalmente por su predisposición, y consideró que esta seguramente fue la primera cirugía de muchas otras que puedan realizar a personas con el virus activo. “La historia dice que de estos pacientes va a haber más, pero es un comienzo que a nosotros nos siembra esperanza”, reconoció. En ese sentido, el director del hospital desarrolló que la vida continúa a pesar de la pandemia, por lo que las personas continuarán sufriendo, por ejemplo, infartos, ACV, accidentes de tránsito, pancreatitis o apendicitis que requerirán de intervenciones quirúrgicas. Y que dado que se estableció la circulación comunitaria en Tucumán, se incrementa la posibilidad de contagio. “Todos podemos tener coronavirus. Uno trata de trabajar como si todos los pacientes fueran probables covid. Tenemos que estar alerta y prepararnos, no confiarnos. No hay que desechar el riesgo que corre el personal de la salud”, remarcó.

Comentarios