En tres años hubo cuatro transfemicidios y la Justicia no enjuició a ninguno de los acusados - LA GACETA Tucumán

En tres años hubo cuatro transfemicidios y la Justicia no enjuició a ninguno de los acusados

Las hermanas de tres víctimas apoyaron a la familia de Vanesa Rotolo, la joven trans que fue asesinada la semana pasada en zona Sur. “Espero que la Justicia le dé perpetua al asesino de Vanesa; si no, salen al poco tiempo y vuelven a matar”, dijo Jesús Perea.

19 Ago 2020
3

EN LULES. A Gala Estefanía Perea la golpearon y luego la ahorcaron.

El transfemicidio de Vanesa Rotolo, ocurrido hace ocho días en barrio Manantial Sur, caló hondo entre sus familiares y en los de otras víctimas trans. Desde 2017 hasta la fecha se van registrando cuatro crímenes de este tipo, uno por cada año.

“Me dolió muchísimo ver esa noticia, fue un día antes del tercer aniversario de mi hermana. Me partió el alma ver que otra familia tendría que afrontar una gran lucha como la nuestra para pedir justicia. La pérdida de Ayelén fue terrible, y por eso quiero que la familia Rotolo sepa que la acompaño en lo que haga falta”, aseguró Johana Gómez, hermana de Ayelén Gómez. “Acompañamos a la familia de Vanesa y a todas las que atraviesan este dolor. El fin de semana tuvimos un nuevo problema; hay un grupo de vigías ’pititos’ que golpearon a dos chicas trans en la esquina de Roca y Chiclana; se creen sus proxenetas”, dijo Laura Moreira, hermana de otra víctima.

Jesús Perea, por su parte, añadió: “cuando puedo acudo a acompañar, nadie más que nosotros conocemos lo que es atravesar un dolor así, pero por mi pequeño hijo no puedo estar siempre, Laura (Moreira) encabeza nuestra lucha siempre. Espero que el asesino de Vanesa reciba lo que merece: la perpetua. Cuando la Justicia les da pocos años de cárcel, salen y vuelven a matar”.


Los casos

El 12 de agosto de 2017, el cuerpo de Ayelen Gómez, de 31 años, fue encontrado a pocos metros de las instalaciones del Tucumán Lawn Tennis, en el parque 9 de Julio. Las pericias determinaron que murió por asfixia; los agresores le habrían colocado tierra en la garganta y la habrían golpeado luego de que mantuvieran relaciones sexuales con ella. Por este crimen se acusó a un grupo de hombres que la habrían matado para robarle. Uno quedó detenido y los demás continúan prófugos.

Johana Gómez aseguró que siguen en la lucha por obtener justicia. “La causa fue elevada a juicio pero quedó paralizada, Adrián ‘Bandera’ Miranda ya quedó libre tras cumplir una preventiva de sólo un año; desde entonces fue acusado por cuatro ataques con armas blancas a otras chicas en el parque y por una causa de robo agravado”, explicó.

También dijo que por el caso Ayelén se presentaron nuevas pruebas a la Justicia y se le solicitó el cambio de carátula de homicidio simple por el de transfemicidio, y para que la víctima sea nombrada en el expediente judicial bajo su nombre femenino.

El 14 de febrero de 2018, Cynthia Moreira, de 25 años, salió de casa. Cinco días después su cuerpo fue encontrado, descuartizado, dentro de dos bolsos, por un hombre que realizaba tareas de mantenimiento en una casa de 9 de Julio 1.500, en Villa Amalia. Por este crimen se detuvo a un miembro del clan Díaz, pero siempre se sospechó que hubo más implicados.

“Aún no tenemos fecha pero la causa fue elevada a juicio con un detenido; nosotros creemos que hubo tres implicados más. Pedimos que se investigara a Maia Amaya, una chica trans que acompañaba a Cynthia y a quien que los testigos dijeron haberla visto con ella entre el 14 y el 15 de febrero; ella niega eso. Creemos que intenta encubrir algo o a alguien”, sostuvo Laura Moreira. La joven agregó que no cree que Amaya haya hecho eso por miedo: “ella nunca se acercó luego del crimen a mi familia ni nos acompañó en las marchas; de hecho se burló de ciertas cosas, lo cual la volvió una persona poco querida entre las chicas trans. Creo que no miente por miedo sino porque tuvo alguna participación”. Moreira consideró que ya se sabe quiénes fueron los implicados, y que espera por su captura.

El 26 de mayo de 2019 Gala Estefanía Perea, de 19 años, fue ahorcada hasta la muerte en una casa de Eliseo Cantón al 300, en Lules. El cuerpo de la joven trans fue encontrado con muchos golpes. Por este hecho está imputado el dueño de la vivienda, Víctor Exequiel Natalio Martínez, de 42 años, quien habría sido pareja de Perea durante cuatro años.

“El acusado está detenido desde el mismo momento porque se entregó. La causa fue elevada a juicio pero por las ferias judiciales y la pandemia hoy todo está paralizado. Él cumple con la preventiva en la comisaría de La Reducción”, detalló Jesús Perea, hermano de Gala.

Finalmente, el pasado 11 de agosto, Vanesa Rotolo, de 20 años, murió de una puñalada en las inmediaciones de avenida Alem y canal Sur. El taxista Daniel Díaz, de 30 años, fue acusado por ese asesinato. La fiscalía de Homicidios investiga cuál fue el móvil del crimen.


Exclusión laboral

“Gala buscaba trabajo pero no conseguía, estaba desempleada. Ella se prostituía porque su pareja se lo exigía para tener más dinero: eso lo contó la propia hermana del detenido. Hoy a las mujeres trans se las sigue discriminando y matando; es feo que la sociedad no haga nada para detener esto”, comenzó diciendo Perea. La mujer se quebró en llanto cuando se le preguntó por las medidas del 1% mínimo de cupo laboral trans que fueron ordenadas para la planta de empleados de algunas instituciones públicas como el Concejo Deliberante capitalino y la Justicia. “Me sentí muy satisfecha de que empiecen a aceptar a personas trans. Mi hermana no lo podrá disfrutar, pero sé que esto la alegraría mucho, que todas puedan trabajar como cualquier otra persona”, expresó entre lágrimas.

Moreira reconoció que en su casa nunca estuvieron de acuerdo con que Cynthia saliera a trabajar en la calle, pero nadie podía impedir su deseo de ganar su propio dinero. “Se han logrado avances; insistimos para lograr un cupo en el Poder Legislativo, que no dan brazo a torcer hasta el momento. Hay chicas que están preparadas e instruidas para ejercer cualquier trabajo pero no se les da el espacio”, analizó.

“Es necesario que se vea este problema, para ellas es difícil que consigan un trabajo estable; Ayelén se rebuscaba con la venta de cosméticos pero al igual que muchas tenía que recurrir a la prostitución también. Es la única opción para ellas hoy”, concluyó Gómez. (Producción periodística: Santiago Re)

Comentarios