Por los nuevos brotes, cada vez más municipios restringen sus accesos y suspenden actividades

Limitaciones en los accesos a las ciudades y recortes del horario comercial son algunas de las medidas implementadas ante los brotes de covid.

07 Ago 2020 varios autores
1

TOMA DE TEMPERATURA. Este control sanitario, que busca detectar febriles que puedan estar contagiados con covid, se ha extendido en la provincia. la gaceta / foto de Osvaldo Ripoll

En cuestión de semanas, el coronavirus se ha expandido por todos los puntos cardinales de Tucumán. La formación de nuevos focos de contagios en distintos municipios ha llevado a que se dispongan nuevas medidas restrictivas en varios de ellos. Y si bien el Ministerio de Salud Pública sigue sosteniendo que la circulación es por conglomerados, las limitaciones -argumentan los intendentes- son para evitar que la propagación de la covid-19 sea mayor. En especial, el objetivo es prevenir que aparezcan casos cuyo origen no pueda ser determinado.

Uno de los brotes más recientes se ha producido en el sur provincial. En particular, entre Concepción (Chicligasta) y Villa Quinteros (departamento Monteros). Hasta anoche, ambas localidades sumaban una treintena de casos positivos de covid-19 relacionados al mismo nexo epidemiológico.

El intendente de la “Perla del Sur”, Roberto Sánchez, profundizó ayer las restricciones que rigen en el municipio. Por medio del decreto 240, suspendió el funcionamiento de gimnasios y de las canchas de fútbol cinco. La medida se incorpora a otras que adoptó el lunes el jefe municipal, como la limitación horaria para el funcionamiento de los comercios. Desde las 18, sólo pueden funcionar farmacias, estaciones de servicios, institutos médicos y servicio de delivery hasta las 24.

También a partir de las 18, rige la restricción del ingreso a la ciudad para ciudadanos de otras localidades. Lo pueden hacer sólo aquellas que justifiquen casos de emergencia. “La idea es bajar la cantidad de movimiento. Además de evitar más contagios, sirve para que las guardias de los hospitales de la zona no se abarroten de ingresos por accidentes y peleas callejeras, que estaban sucediendo más a la noche”, justificó Sánchez en diálogo con LA GACETA.


“Medidas necesarias”

El intendente dijo que la situación sanitaria es dinámica, preocupante y que espera no tener que adoptar ninguna otra restricción. “A nadie le gusta esto tipo de medidas, pero son necesarias. La adopción de otras va a depender de la evolución de esta crisis. Trabajamos junto al Siprosa para frenar el brote”, insistió el radical.

A su vez, apuntó que los inspectores municipales fueron desplegados en la ciudad para ser “extremadamente rigurosos” con aquellos que incumplan las medidas dispuestas. Sin embargo, destacó que “no hizo falta multar o clausurar ningún negocio porque todos estaban cumpliendo”.

“Sabemos que la curva de casos va a seguir creciendo, pero hay que tratar de que lo haga lo menos posible”, examinó. Entre los 23 casos positivos en Concepción, hasta ahora sólo uno presentaría complicaciones, pero no de gravedad, se informó ayer.

En Aguilares, Monteros, Alberdi y otros pueblos, las autoridades locales acentuaron los controles de acceso a sus jurisdicciones. Los provenientes de localidades “de riesgo” son los más inspeccionados y el hecho generó el disgusto de algunos concepcionenses que deben viajar a esas comunidades por razones laborales.

Por ejemplo, en Alberdi, la intendenta Sandra Figueroa prohibió el ingreso a la ciudad de vehículos y personas de otros lugares a partir de las 13. Al mismo tiempo, reforzó los controles sanitarios en camioneros a través de un testeo rápido con muestra de sangre. Medias similares fueron dispuestas en otras ciudades del interior tucumano (ver aparte).


En los Valles

Ayer, un empleado de la Municipalidad de Tafí del Valle manifestó síntomas compatibles con covid-19 y se activó el protocolo. El hombre, que había viajado a la capital a realizar diligencias, fue aislado en el hospital local. Anoche, el intendente Francisco Caliva informó que el hisopado que se le practicó dio negativo.

Ante la situación, los ediles opositores exhortaron al jefe municipal a que disponga un asueto extraordinario de una semana para los empleados municipales “con el fin de extremar los recaudos y evitar eventuales contagios”.

Yésica Yapura Astorga, vicepresidenta del Concejo Deliberante tafinisto, denunció el “negligente manejo que está teniendo el intendente Caliva de la crisis sanitaria”. “A los empleados no les suministró barbijos, ni les realiza control febril. El municipio carece de un lugar de aislamiento adecuado”, protestó. Caliva negó las acusaciones. “Estamos haciendo todo lo posible para evitar que el virus llegue (no hay casos) y se propague en los Valles”, replicó.

Temas

Coronavirus
Comentarios