En Atlético hay sangre fresca y renovada en el medio campo

Mientras espera la de continuidad Bravo y de Heredia, Zielinski sabe que en la mitad de la cancha tiene valores probados y mucha juventud.

05 Ago 2020 Por Nicolás Iriarte
1

LA GACETA / ARCHIVO - FOTO DE OSVALDO RIPOLL

En este análisis línea por línea que venimos haciendo del plantel de Atlético versión 2020/21 podríamos decir que ya pasaron los sectores mejor armados para la temporada que viene: la delantera y la defensa. Sobre todo después de que el sólido y polifuncional Marcelo Ortíz renovó el préstamo y aseguró su continuidad hasta fines de 2021. Pero el arco y el medio campo por ahora están incompletos y habrá que trabajar para alistarlos.

Ahora analizaremos nombre por nombre a la línea media, la que más bajas sufrió tras el vencimiento de los contratos a finales de junio. Ariel Rojas, José Luis Fernández, Ramiro Carrera y (desde mediados de la anterior temporada) Tomás Cuello ya no están en el plantel. Pese a que la mayoría se marchó con el consentimiento del técnico, se supone que debería haber cierta compensación para equilibrar la balanza. Al menos con otras renovaciones. Federico Bravo y Leonardo Heredia, por ejemplo, son dos jugadores cuyos contratos también vencieron en junio pero que podrían sumarse y engrosar cualitativamente la nómina de volantes.

Una lista que encabeza Cristian Erbes, uno de los que sí renovó el contrato y pieza clave en la columna vertebral del equipo. “Pichi” empezó mal la temporada anterior hasta que fue ganado ritmo, levantando su nivel y convirtiéndose en el pilar defensivo fundamental del círculo central.

2 meses hace ya que Cristian Erbes renovó con el club. No sólo fue el primero de los mediocampistas en hacerlo; también el primero de los que tenían contrato hasta el 30 de junio que eligió quedarse en Tucumán. Es el volante central titular de Zielinski. Al jugar con doble cinco, necesitará un acompañante, pues Ariel Rojas ya no está.

Guillermo Acosta continúa en el equipo y su desafío será recuperar el nivel que supo alcanzar antes de la partida a Lanús. El “Bebé” se fue con un rendimiento altísimo pero a la vuelta le costó igualarlo. Sobre todo en su posición natural (si es que acaso tuviera una), de volante por derecha. Sobre el final de la temporada, Ricardo Zielinski -viendo que su nivel no levantaba- lo ubicó de doble cinco, acompañando justamente a Erbes, y los resultados fueron positivos.

3 posiciones son las que ocupó Guillermo Acosta desde que llegó a Atlético: dos en el medio campo y una en defensa (lateral derecho). Generalmente lo hizo como volante por derecha pero también jugó como doble cinco. Podría ser la pareja de Erbes en caso de que Bravo no renueve o de que no llegue un refuerzo.

Nicolás Aguirre ya fue mencionado como uno de los “falsos” refuerzos que podría tener el equipo. “Bicho” llegó en enero y jugó poco debido a lesiones importantes. En el poco tiempo que lo hizo demostró que el carril izquierdo puede ser suyo sin dramas.

1 gol marcó Nicolás Aguirre desde su llegada a Atlético. Lo hizo en el partido ante Lanús (su ex club). “Bicho” podría tranquilamente ocupar el carril izquierdo durante la próxima temporada. Las lesiones complicaron al volante zurdo, al que le llevó tiempo readaptarse a nuestro fútbol. Puede ser un jugador de alta calidad para el equipo.

Por último aparece la sangre joven. Nos referimos a los juveniles que tendrá en cuenta Zielinski. De hecho, el bajo promedio de edad es una característica especial del medio campo, aún contando a los profesionales. Aguirre, Erbes y Acosta apenas superan los 30 años (solo el “Bebé” tiene 31). Bravo y Heredia (si renuevan) tienen 26 y 24 respectivamente. Los chicos de inferiores en cuestión son Ramiro Ruiz Rodríguez, Abel Bustos y Hernán Rosales. El primero debutó en Primera ante Lanús la Superliga pasada y ya en 2014, con apenas 14 años, su mentor Jorge Artero lo señalaba como una promesa del carril izquierdo o derecho. Con 20 años está listo para equiparar a los referentes con los que Artero lo comparaba: Daniel Bilos y Jonás Gutiérrez.

24 minutos jugó Ramiro Ruiz Rodríguez en su debut en Primera, por la Superliga pasada, ante Lanús. El juvenil es una de las mayores promesas del club y si bien jugó un tiempo como delantero, su posición natural es de carrilero por derecha. También puede hacerlo por izquierda. En inferiores llegó al gol con mucha facilidad y le puede servir mucho a Zielinski.

Los santiagueños Bustos (21) y Rosales (20) aún no debutaron y quizás su proceso sea un poco más lento hacia la Primera. Igualmente habrá que tenerlos en cuenta. Bustos, que vivió un tiempo en la pensión del club, es volante central y bien podría darle una mano a Erbes. Además, convirtió goles en Reserva, donde juega junto a Rosales. Este último es un enganche que hizo infantiles y e inferiores en River y también promete.

5 es la camiseta que suele usar Abel Bustos y hace honor a su posición en el campo. El santiagueño mide 1,72 metro, pesa 70 kilos, tiene 21 años y jugó de titular durante la mayor parte del último torneo de Reserva. También llega al gol y es otro detalle que puede añadir a su juego, generalmente vinculado con la marca.

2 años aproximadamente estuvo Hernán Rosales en las inferiores de River, antes de llegar a Atlético. Juega de volante creativo y junto con Bustos (ambos son santiagueños) estuvieron haciendo la cuarentena en un hotel durante los últimos días, junto al preparador físico Alfonso Meoni. Hay mucha confianza en él.

Comentarios