Prohibido relajarse y mayor compromiso para las prácticas deportivas en Tucumán

Las postales de las últimas semanas de gente jugando al fútbol en plazas y parques quedaron otra vez prohibidas. Serán más estrictos los controles de las actividades ya flexibilizadas.

04 Ago 2020
2

MÁS MARCAS. La cancha de fútbol 5 tiene un aspecto visual distinto en el césped.

No es nada fácil acostumbrarse a la “nueva normalidad” que está imponiendo la pandemia de la covid-19. El Comité de Emergencia Operativo (COE) incursionó en todos los ámbitos de la sociedad no sólo el de la salud, también el deportivo, cultural, social, económico. La crisis sanitaria mundial obliga a marcar pautas de convivencia con el virus que, hasta el momento, trajeron complicaciones para ser acatadas. En una nueva resolución, la número 75, el COE indica que el documento (durante 14 días se suspenden reuniones sociales y familiares, ferias y salidas a parques, plazas y lugares de concurrencia masiva) se publicó debido a que el aumento de casos de coronavirus en la provincia se produce por la falta de cumplimiento de la población de las recomendaciones sanitarias.

En específico en el artículo dos se hace referencia a las actividades deportivas en equipo y de contacto entre jugadores, en espacios públicos o privados. Hubo un poco de confusión en las primeras horas y se acusó que el instrumento era poco específico. Los primeros que encendieron las alertas y tuvieron incertidumbre fueron los vinculados al sector de gimnasios y canchas de fútbol 5. Pero con las horas y las aclaraciones que hicieron las autoridades, los dos sectores volvieron a ver la claridad.

La actividad deportiva que queda prohibida es la que se ve en plazas, parques y predios periféricos con deportes, como el fútbol, que demandan la conformación de equipos y en los que hay roce. En las últimas semanas la gente salió a realizar las prácticas en distintas zonas en las que es muy complicado el control (distancias, condiciones logísticas para protocolizar), algo que las autoridades sanitarias desalentaron desde el inicio de la pandemia.

“Ya veíamos que la población se estaba relajando”, afirmó Álvaro Valladares, uno de los que más impulsó la reapertura de las canchas de fútbol 5. Si bien es un deporte colectivo y que implica contacto, para ser autorizado lo protocolizaron con medidas que evitan el roce. “Del uno al 10, la gente cumple el protocolo en ocho puntos”, reconoció el también propietario de las canchitas.

SEPARADOS. Las clases se redujeron en cantidad para garantizar la distancia.

El protocolo que presentaron al COE tiene las recomendaciones generales. Llegar cambiados al lugar de práctica, usar barbijo antes y después, higienizarse las manos, no permanecer en el lugar, entre otras medidas ya bien conocidas. Pero en el caso del fútbol 5, y no como en otras actividades, cambió radicalmente el juego con la modalidad de “metegol humano” que establece rectángulos de juego, ocho en total, uno para cada jugador de campo, en los que deben moverse. “Hicieron hincapié en que marquemos bien la cancha y en que no nos relajemos; que más que nunca hay que cumplir. No nos van a cerrar, pero, si veían falencias, iban a tomar medidas”, afirmó Valladares.

Es por ello que quienes asisten a este tipo de lugares para jugar a la pelota, también deben entender que el protocolo tendrá éxito si cumplen con su parte. “Las autoridades no quieren que volvamos a cerrar porque entienden las necesidades económicas y que nos estamos fundiendo. Pero está la otra parte y es que las personas que hacen uso de las canchas cumplan también porque esto se puede poner peor”, resaltó Valladares.

A quien le empezó a sonar el teléfono desde temprano fue a Miguel Palou que, por el lado de los gimnasios, como Valladares también estuvo en las tratativas con el COE. “La gente es el termómetro. Creo que está tomando recaudos que van al límite, como no salir. Pero no es nuestro caso”, advirtió. Los gimnasios también protocolizaron su realidad y pudieron entrar en las flexibilizaciones; se posicionaron ante las autoridades como agentes de control incluso, teniendo en cuenta que el usuario debe dejar sus datos, lo que implica, ante un posible caso, mayor facilidad para establecer la cadena de contagio. Si bien a Paula Calliera, dueña de un gimnasio en la zona de Yerba Buena, no le costó tanto la implementación del protocolo, le pone atención a la resolución del COE en el sentido de mantenerse estrictos. “Nos mataría a todos cerrar de nuevo. Ojalá que cada uno tome la situación con la seriedad que se merece”, exhortó Calliera. “Esto ya es por la salud de todos, por eso hay que ser más estrictos que nunca. Yo lo hice así desde el día uno porque sino es imposible generar un hábito”, fue contundente.

En síntesis, estas son las prácticas habilitadas: runners y trekking (de manera individual), bikers (no en grupo), tenis, golf, artes marciales (entrenamiento individual), hockey, rugby y básquet (entrenamiento individual al aire libre).

Comentarios