Mercedes se fortalece, nuevos equipos se posicionan y Ferrari va para atrás

23 Jul 2020 Por Carlos Cazón
1

Lewis Hamilton volvió a ser el más veloz en el circuito Red Bull Ring. (Reuters)

Apabullante. Esa es la palabra que describe el presente de Lewis Hamilton y de su equipo, Mercedes. El GP de Hungría les dio otra victoria. El campeón dominó la carrera de punta de punta y faltando dos vueltas hasta se dio el lujo de entrar a boxes para poner neumáticos rojos (blandos) y así marcar la vuelta rápida, nuevo récord de esa pista.

Mercedes ha construido el mejor auto de la historia de la F-1. El W11 es rápido en rectas y curvas y sus dos pilotos se sienten confiados a bordo.

Para Red Bull estar detrás de Mercedes en el campeonato de constructores es motivo de festejo. Esa es una diferencia sustancial en esta temporada respecto a las últimas cinco. Si bien la supremacía Mercedes no retrocede (de hecho saca más ventaja aún) la lucha por los siguientes puestos se modificó radicalmente. Hoy el tercer lugar está ocupado por McLaren. Después viene Racing Point y su Mercedes “rosa” y recién luego aparece Ferrari, en su peor arranque de la historia.

Sebastian Vettel salvó las papas para la Scuderia, pero la imagen, en la que faltando tres vueltas para el final, frena para dejar pasar a Hamilton, describe el presente de los italianos. Su auto está una vuelta atrás del Mercedes. Los pilotos no están cómodos con el monoplaza y los ingenieros tienen graves problemas de correlación: lo que calculan en el túnel de viento no se ve reflejado en la pista. Las pérdidas respecto a la Ferrari 2019 son de potencia (60 HP) , aceleración (5,2 metros en tres segundos) y además hay un incremento del downforce a 3,3%. Mattia Binotto, director de equipo, declaró la semana pasada que la caída de rendimiento es 80% responsabilidad del motor y 20% del chasis. La teoría dice que el flujo de combustible que se perdió se usaba también para refrigerar el motor: sin ella, el motor calienta más y no se puede aplicar la potencia máxima.

Los italianos deberán trabajar arduamente en las modificaciones del auto de cara a las dos carreras en Inglaterra. A lo largo de la historia Ferrari ha demostrado contar siempre con un as bajo la manga. ¿Lo tendrán esta vez?

Comentarios